21
Ene
16

LA PALABRA, verso de León Felipe

“… Y sólo para que me salieran estos ojos que ven el arco iris
¿cuánto ha llorado el hombre?…”

1-retrato-de-leon-felipe1

“La palabra

PERO  ¿qué están hablando esos poetas de ahí de la palabra?
Siempre en discusiones de modisto:
que si desceñida o apretada . . .
que si la túnica o que si la casaca…
La palabra es un ladrillo, ¿Me oísteis?… ¿Me ha oído usted,
Señor Arcipreste?
Un ladrillo. El ladrillo para levantar la Torre… y la Torre
tiene que ser alta… alta, alta…
hasta que no pueda ser más alta.
Hasta que llegue a la última cornisa
de la última ventana
del último sol
y no pueda ser más alta.
Hasta que ya entonces no quede más que un ladrillo solo,
el último ladrillo… la última palabra,
Para tirárselo a Dios,
con la fuerza de la blasfemia o de la plegaria…
Y romperle la frente… a ver si dentro de su cráneo
está la Luz o está la Nada.” (León Felipe)

leon felipe

Será el invierno,
o quizá esta sociedad falta y a la vez llena de palabras
que me ha arrastrado a releer la poesía de León Felipe.
La verdad, sus obras completas siempre están como pájaros en las ramas
por mi salón de lectura.
Había leído en su día este verso LA PALABRA, verso dentro del libro EL CIERVO HERIDO.
Recuerdo que en su día me gustó este poema. Por descarnado, por balbuciente,
hasta me pareció escucharlo  recitado en la voz del propio autor,
sus palabras ensalibadas.
No, no me sonaba a oración bien compuesta como los versos de su primer libro
VERSOS Y ORACIONES DEL CAMINANTE donde la calma de la naturaleza los acompañaba. Era de un lamento especial.
Recientemente, han salido ya publicados, de su archivo en Zamora, Cuadernos donde
se publican textos inéditos o recuperados, cartas, discursos conferencias de su exilio en Méjico.
Pues bien, en uno de estos Cuadernos titulado Castillo Interior  hay una carta a su editor donde precisamente habla del poemario Ciervo Herido. Y en concreto del verso LA PALABRA.
Carta que me aclara el interés especial que noté al leerla en su día.
Es una carta que León Felipe dirige  a su editor don Jesús Silva Herzog:
“Ahí están los poemas EL CIERVO HERIDO ordenados para su publicación en Cuadernos.

l f
El poema LA PALABRA no lo he cambiado. Y he dejado la palabra “Dios” tal como surgió
al escribirla la primera vez.
Es el poema que he escrito en mi vida sin levantar la pluma del papel. Aún conservo el original.
No tiene ni una tachadura ni una pausa. Quizá por esta razón lo pongo por sobre todo lo que he escrito.
Me dolería ahora cambiar o suprimir una palabra.
pero si usted no quiere que se publique así, eliminaremos el poema del conjunto.
Ya he eliminado otros de esta selección especial para Cuadernos.
Esta carta lo pone a usted a salvo de toda responsabilidad.
Yo no niego a Dios, y el suponerle el centro de la Nada o de la Luz no es ninguna novedad.
Ciertamente, al releer estos poemas del Ciervo Herido en esta mañana, me parece
que todos estos poemas -poemas existencialistas -son producto de una crisis que afortunadamente
ya va cediendo. Ahora, ya los veo impublicables, y si usted don Jesús me liberta del compromiso adquirido
caerían bajo la furia de mis destrucción.
Creo que ya no sé más que destruir. Y que todo esto que escribo,
pesadillas sin sentido,
no tienen más que un valor biográfico,
un pobre valor biográfico muy oportuno
para dar la medida de estos tiempos.
Como biografía puede usted publicarlos”

Por fortuna, para los amantes y seguidores de su poesía,
estos poemas fueron publicados. Entre ellos LA PALABRA.
Que ahora, tras leer esta carta, entiendo ese sabor de furia y desengaño existencialista, (hoy diríamos crisis o estrés), que me produjeron sus versos.
Versos brotados del alma, escritos de seguidilla, pluma bien cargada,
sin correccíón,
con sus lagañas de la primera hora temprana,
con sus comillas donde seguro querría luego poner más palabras
o que los pusiéramos nosotros.

FormatFactoryLeon Felipe

“La torre tiene que ser alta…alta, alta, alta…”

Sin duda tan alta como para que su insulto lo oyera Dios,
y le golpeara la frente…
Porque
¿quién no ha estado dispuesto, desde la nube más alta a lanzar la palabra a Dios,
al Arcipreste,
al Monarca,
al Parlamento
o al Presidente?
Lástima que no haya escaleras tan altas…

Por Justi.

Anuncios

4 Responses to “LA PALABRA, verso de León Felipe”


  1. 1 Águeda
    21 enero 2016 en 00:00

    Yo no soy más que un vagabundo
    sin ciudad y sin tribu.
    Y mi éxodo es ya viejo…
    En mis ropas duerme el polvo de todos los
    caminos
    y el sudor de muchas agonías…
    y en la suela de mis zapatos llevo sangre,
    llanto
    y tierra de muchos cementerios.”
    Sencillamente genial Justin

    • 2 justi
      25 enero 2016 en 00:00

      Precioso poema de León Felipe, Águeda, y de la que pones una estrofa:

      Soy Un Vagabundo

      “Yo no soy más que un hombre sin oficio y sin gremio.
      No soy un constructor de cepos.
      ¿Soy yo un constructor de cepos?
      ¿He dicho alguna vez:
      Clavad esas ventanas,
      poned vidrios y pinchos en las cercas?
      Yo he dicho solamente:
      No tengo podadera
      ni tampoco un reloj de precisión que marque exactamente
      los rítmicos latidos del poema.
      Pero sé la hora que es.
      No es la hora de la flauta.
      ¿Piensa alguno
      que porque la trilita dispersó los orfeones
      tendremos que llamar de nuevo a los flautistas?
      No.
      No es ésta ya la hora de la flauta.
      Es la hora de andar,
      de salir de la cueva y de andar,
      de andar.. de andar.. de andar..
      Yo soy un vagabundo.
      No soy un tocador de flauta.
      Yo no soy más que un vagabundo
      sin ciudad y sin tribu.
      Y mi éxodo es ya viejo.
      No viene de ayer como el tuyo.
      En mis ropas duerme el polvo de todos los caminos
      y el sudor de muchas agonías.
      Hay saín en la cinta de mi sombrero,
      mi bastón se ha doblado
      y en la suela de mis zapatos llevo sangre,
      llanto
      y tierra de muchos cementerios.
      Lo que sé, me lo han enseñado
      el viento,
      los gritos
      y la sombra… ¡la sombra!…”

      Gracias Águeda. Un abrazo

  2. 23 enero 2016 en 00:00

    La palabra,
    que no falte nunca,
    para tranquilizar,
    para dialogar,
    para alabar,
    para protestar,
    para ser puente,
    para ser río y montaña,
    la palabra como instrumento insustituible
    para mostrar nuestra congoja interior, a veces,
    otras, nuestra furia o nuestra dicha…

    Gracias por contarnos la historia de este poema tan desgarrado (a mí me lo parece), como cuando estás al borde de un ataque de nervios y quieres gritar hasta quedarte mudo. Eso me transmite… un desahogo en un momento en que ya no se puede más.
    Un abrazo.

    • 4 justi
      23 enero 2016 en 00:00

      Las palabras de León Felipe, como dices en tu comentario, alineados en verso o en prosa,
      son palabras de insurrección,
      proyectan una exigencia de justicia social,
      razón y locura, a veces grito.
      “Desperté cuando el sol
      vino a herirme en los ojos con fuerza…
      y no pude, cegado, volverlos al cielo…
      y hube de mirar a la tierra.”

      Un abrazo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Zamora, Puente de Piedra

puente pequeño

Soy lo que siento

¿Quien soy yo? soy lo que me ocurre y siento, azul, rojo, espacio, a veces niño y luego sentimiento, aroma de lejanos tiempos... La mañana es clara y el amor pasa todas las tardes ante mi casa. Soñando, esperando, asomado a la ventana estoy Justi

Justi

miro sin filoazul

Emma-la mascota de casa-

enma

Las fotos que hago

Archivos

Mi poemario

soy lo que siento
callar...gritar...siempre por mantener la justicia ante nuevos vendavales...Esos somos nosotros, los que resistimos como robles tras las curvas del sendero de la vida...

moldeando la luz…la imagen y mi palabra

iconodemoldeandolaluz

Historia de nuestras palabras: mis relatos

de la a a la z

El Caballero

quijote
CABALLERO DERROTADO, HAZME SITIO EN TU MONTURA, QUE YO TAMBIÉN VOY CARGADO DE AMARGURA... (leon felipe)

Traje regional de Zamora -CARBAJALES-

trajes
ARTE, COLORIDO, ESTALLIDO DE SENTIDOS EN EL TRAJE REGIONAL DE CARBAJALES-

Aguas del Duero-los arribes-

arrives del duero
Nube blanca, que vas tan sóla en el cielo y tan alta, junto a la luna de plata vendrás a parar mañana, igual que mi amor, en agua. En agua de mar honda y clara. (León Felipe)

leon felipe -monumento en Zamora-

leon felipenuevo

PIEDRAS SAGRADAS

Con las piedras sagradas de los templos caídos grava menuda hicieron los martillos largos de los picapedreros analíticos. Después, sobre esta grava, se ha vertido el asfalto negro y viscoso de los pesimismos. Y ahora... Ahora, con esta mezcla extraña, se han abierto calzadas y caminos por donde el cascabel de la esperanza acelera su ritmo. (Poema de León Felipe)

puente del Esla

puente esla
Tú, viejo Duero, sonríes entre tus barbas de plata, moliendo con tus romances las cosechas mal logradas. Y entre los santos de piedra y los álamos de magia pasas llevando en tus ondas palabras de amor, palabras.

santovenia del esla

santovenia2

MI PUEBLO

Un pueblo entre campos, pequeño, casas llenas de hermanos, una torre de iglesia, alta, y muchos tejados rojos, bajos. Un rio, encinas, una pradera para el ganado, flores, niños por las calles, los sembrados... Gentes que abren surcos en la tierra mientras miran a lo alto a ver si llueve. SANTOVENIA DEL ESLA es MI PUEBLO.

ARTESANÍA DE PERERUELA (zamora)

hornoruela-011g
enero 2016
L M X J V S D
« Nov   Abr »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

autor JUSTI


A %d blogueros les gusta esto: