23
Oct
14

Haruki Murakami, al sur de la frontera

Hola,
hoy te hablo de los libros que leo.

Ayer acabé “SAUCE CIEGO, MUJER DORMIDA” ( de Haruki Murakami),

Son 24 relatos cortos,
historias,
cuentos…
llenos de fantasías, con personajes enfrentados al dolor o al amor,
necesitados de afecto…con mucho humor, ironía,
todos muy sorprendentes.
A veces me interrogaba como acabaría el relato…
y lógicamente acababa de una manera que yo no esperaba…
Murakami en estado puro.
Como son 24 relatos, todos tan desiguales, es difícil hacer una reseña.

Mejor leerlos. Te admirará su capacidad de perforar historias tan cotidianas

y a la vez extrañas.

sauce

Hoy he empezado a leer una nueva novela suya:

“AL SUR DE LA FRONTERA, AL OESTE DEL SOL”-

Por el título supongo sea una historia de amores perdidos y
recobrados.

Algo recurrente en sus novelas,
ese desajuste que nos persigue a los que vivimos en este mundo contemporáneo.
He leído el primer capítulo.
El protagonista, hijo único, recuerda su infancia,
su amistad con una niña de igual edad, también hija única,
van al mismo colegio.
Ella con una ligera cojera al andar…
Escuchan juntos música.
Tal vez de algún modo se atrajeran.

mur

“Me tomó de la mano una sola vez…”rápido, es por aquí…
Yo lo sabía, sabía que ella me había cogido la mano de una manera espontánea.
Nuestras manos permanecieron unidas como mucho diez segundos,
pero a mi me parecieron treinta minutos…me sentí pájaro,
surcaba el aire, sentía el viento…
Aún hoy recuerdo el tacto de su mano aquel día, mano pequeña y cálida
de una niña de 12 años,
pero que en su tacto se concentraban todas las cosas que luego tenía
que saber y que ella me las insinuó.
Me enseñó que en el mundo real existía un lugar como aquél.
Esa certeza me hizo estremecer.”

Al acabar la primaria, la niña, se apellida Shimamoto, cambia de ciudad,
se separan. El se apellida Hajime. Es el que relata la historia.
Lógicamente, estamos en Japón. Año 1963.
Bajo la luz mortecina de la distancia y la adolescencia quedó en
penumbra esta escena de manos estrechadas
durante sólo diez segundos…
Niños de 12 años, seres en formación, incompletos. Todo por aprender.
Cada uno por un lado se encontrarán ante una puerta cerrada, desconocida…

pero que hay que abrir.

Este es el resumen del primer capítulo. Veremos a ver qué pasa cuando
llegue al 15, el último.
Como soy un poco (¿sólo un poco?) curioso, me gusta leer el último
párrafo del libro.
Y dice así:
“Las gotas de lluvia golpeaban mudas las superficies del agua, sin que
ni siquiera los peces lo percibieran.
Hasta que alguien se acercó y posó suavemente su mano sobre mi
espalda mientras yo seguía pensando en el mar.”

Ni idea de quien pueda ser esa mano. Aunque quizá sí, lo sospecho…
Tengo catorce capítulos por delante para averiguarlo.
¿Me acompañas por sus páginas? Parece facilito de seguir, (no siempre es así con Murakami); Tamaño de bolsillo; Intentaré ir siguiendo el devenir de esta historia.

Espero me resulte amena su lectura.

Haruki-Murakami
Algún año le darán el premio Nobel de Literatura a Murakami,

siempre es candidato.

Cuando se lo den, me alegraré pues lo reconozco como muy merecedor.
Ya son muchos los libros de él que he leído, y me gusta su modo
de contar las historias, reales y fantásticas… abiertas a todos.

Por Justi.

Anuncios

8 Responses to “Haruki Murakami, al sur de la frontera”


  1. 27 octubre 2014 en 00:00

    Me encanta el nivel de confidencialidad y de confianza que hemos alcanzado a través de este medio sin conocernos en persona. Siguiendo con esa lógica de confianza yo estoy metido en la que parece la obra fundamental de Ramón Gómez de la Serna. Se llama AUTOMORIBUNDIA y es complicado localizarla. Es una autobiogfrafía que él, que tiene que ser diferente porque si no se muere, le ha retorcido el título. En total entre los tres volúmenes que la configuran van a ser 1000 páginas . Ya te contaré cuando la termine. Voy por la mitad y me ha sido imposible conseguirla electrónicamente. Un abrazo

    • 2 justi
      27 octubre 2014 en 00:00

      Hola, Antonio. Un saludo por aquí.
      Me gusta escuchar tus pasos por esta plaza virtual. Siempre suenan bien.
      Y sabes agradezco los comentarios de libros leídos,
      impresiones espontaneas, a pié de página, de lo que nos llaman la atención
      de lo que vamos leyendo. Ajenas a los comentarios públicos muchas veces interesados.
      De Gómez de la Serna poco o nada he leído. Por eso agradezco tu reseña.
      Recuerdo tan sólo sus Greguerías, esas chispas de ingenio sobre la vida, humor, metáfora… hasta de joven el profe de literatura nos hacía estrujar los sesos para que inventáramos las nuestras al estilo de las de Gómez de la Serna. Buen ejercicio de mente y vocabulario en píldoras.

      He aquí algunas de sus greguerías:

      “Escribir es que le dejen a uno llorar y reír a solas.

      Cuando se vierte un vaso de agua en la mesa se apaga la cólera de la conversación.

      Los ladrillos saben esperar.

      Las palmeras se levantan más temprano que los demás árboles.”

      Gracias, un abrazo. Y ya me comentarás cómo avanza esa AUTOMORIBUNDIA.

  2. 3 lolita
    27 octubre 2014 en 00:00

    Hola Justi, me ha gustado este relato corto,espero que escribas otros mas y gracias, yo no leo tanto pero me gusta leer estos que escribes, un abrazo

    lolita

    • 4 justi
      30 octubre 2014 en 00:00

      Los libros son buenos acompañantes de nuestras horas,
      y con la ventaja que los podemos seleccionar.
      Y quien dice los libros dice las palabras que escritas intercambiamos.
      Que nunca nos faltan.
      Un abrazo.

  3. 5 valcarce
    29 octubre 2014 en 00:00

    Tienes una manera de contar tus lecturas, que incitan a leerlas también. Parece interesante Murakami,
    Y ese libro que has empezado a leer, Me has despertado el deseo de leerlo…
    ¿de quién será esa mano que con suavidad se posa en su espalda?
    ¿es el pasado que viene en su busca?
    ¿o es el futuro que se abre ante sus ojos?
    ¿o son pasado y futuro que se funden en el presente?
    Lo buscaré para descifrar esa incógnica que nos has dejado…
    Gracias por esta crónica, mejor que cualquier crítica literaria.
    Un abrazo.

    • 6 justi
      30 octubre 2014 en 00:00

      Hola, pues ya he acabado el libro…muy Murakami,,,
      Si duda un viaje más en el tiempo, de los muchos viajes que nos suele proponer
      en cada novela de Murakami.
      Con una melancolía presente a lo largo de
      todo el libro
      nos traslada las insatisfacciones de un hombre
      acomodado con sentimientos de no haber triunfado en lo más anhelado,
      el amor…
      Atractiva lectura que se puede hacer con distintas miradas.
      Lectura real o lectura onírica, fantástica, donde los nombres son sentimientos.
      Por más que les ponga rostro y acercamiento.
      Termina la historia y te quedas pensando que falta algo o todo por decir.
      Esa mano que se posa en su espalda tampoco queda claro de quién es.
      Quizá la novela sea un sueño orilla el mar, una visión lejana a su infancia perdida, nunca recobrada.
      La realidad de personajes que transitan por su páginas y que describe
      como si fuera una novela convencional quizá sean sólo olas,
      viento que azota su alma. Por más que los vista de realidades.
      No es normal que la amiga de 12 años venga a su vida tantos años después
      sin decir nada de su vida…Todo una fantasía. Y tal como aparece, se esfuma. Removiendo antes
      los mares de su vida.
      Mezcla de calculada ambigüedad, a veces edulcorada, entre elementos de sueños y realidades
      ambientados con mucha música de melancólico jazz… Tal como es el final:

      “Pero me fue imposible levantarme de la silla ante la mesa de la cocina. Las fuerzas habían abandonado mi cuerpo por completo. Como si alguien se me hubiese acercado sigilosamente por la espalda y me hubiera desenchufado. Hinqué los codos en la mesa y me cubrí la cara con las palmas de las manos.
      Dentro de esa oscuridad, pensé en la lluvia….Las gotas de lluvia golpeaban mudas las superficies del agua, sin que
      ni siquiera los peces lo percibieran.
      Hasta que alguien se acercó y posó suavemente su mano sobre mi
      espalda mientras yo seguía pensando en el mar.”

      ¿Un viento por la ventana abierta? Quizá.
      Un acercamiento a la temporalidad y desajuste de nuestras vidas.
      ¿Porque quién no se ha sentado alguna vez frente al mar?
      Gracias por tus palabras que acompañan este blog.
      No he querido explicar más para no marcar a quien la lea,
      pues tiene varias lecturas. Literal o emocional. De Murakami todo es posible.
      Un beso.

  4. 22 noviembre 2014 en 00:00

    Estimado Justin: gracias por recomendarnos libros…te dejo unas frases de Haruki…””Pero, a fin de cuentas, ¿quién puede decir lo que es mejor? No te reprimas por nadie y, cuando la felicidad llame a tu puerta, aprovecha la ocasión y sé feliz”…”Cuando uno se acostumbra a no conseguir nunca lo que desea, ¿Sabes qué pasa? Que acaba por no saber incluso lo que quiere”.
    Un beso

    • 8 justi
      22 noviembre 2014 en 00:00

      Murakami en sus novelas no deja a ningún lector indiferente. a unos nos gusta en extremo, otros lo ven muy técnico, comercial. japonés occidental.
      Murakami nos ofrece bellísimas novelas sobre la amistad, el amor y la soledad de aquellos que todavía no han encontrado su lugar en el mundo. Unas más reales que otras.
      Yo empecé leyendo “Tokio blues”, que me agradó su manera de presentar los personajes y sus problemas, y luego he seguido con el resto de libros. Uno más fantasiosos que otros… Me gusta la facilidad que tiene para hacerte partícipe de la escena más trivial que pueda estar describiendo. Un mago de la narración. Muy humano.
      Un beso


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Zamora, Puente de Piedra

puente pequeño

Soy lo que siento

¿Quien soy yo? soy lo que me ocurre y siento, azul, rojo, espacio, a veces niño y luego sentimiento, aroma de lejanos tiempos... La mañana es clara y el amor pasa todas las tardes ante mi casa. Soñando, esperando, asomado a la ventana estoy Justi

Justi

miro sin filoazul

Emma-la mascota de casa-

enma

Las fotos que hago

sistema floral

4003745107_a2b2cac529

4003745281_31a660479b

4003745451_1947a8c1b2

Más fotos

Archivos

Mi poemario

soy lo que siento
callar...gritar...siempre por mantener la justicia ante nuevos vendavales...Esos somos nosotros, los que resistimos como robles tras las curvas del sendero de la vida...

moldeando la luz…la imagen y mi palabra

iconodemoldeandolaluz

Historia de nuestras palabras: mis relatos

de la a a la z

El Caballero

quijote
CABALLERO DERROTADO, HAZME SITIO EN TU MONTURA, QUE YO TAMBIÉN VOY CARGADO DE AMARGURA... (leon felipe)

Traje regional de Zamora -CARBAJALES-

trajes
ARTE, COLORIDO, ESTALLIDO DE SENTIDOS EN EL TRAJE REGIONAL DE CARBAJALES-

Aguas del Duero-los arribes-

arrives del duero
Nube blanca, que vas tan sóla en el cielo y tan alta, junto a la luna de plata vendrás a parar mañana, igual que mi amor, en agua. En agua de mar honda y clara. (León Felipe)

leon felipe -monumento en Zamora-

leon felipenuevo

PIEDRAS SAGRADAS

Con las piedras sagradas de los templos caídos grava menuda hicieron los martillos largos de los picapedreros analíticos. Después, sobre esta grava, se ha vertido el asfalto negro y viscoso de los pesimismos. Y ahora... Ahora, con esta mezcla extraña, se han abierto calzadas y caminos por donde el cascabel de la esperanza acelera su ritmo. (Poema de León Felipe)

puente del Esla

puente esla
Tú, viejo Duero, sonríes entre tus barbas de plata, moliendo con tus romances las cosechas mal logradas. Y entre los santos de piedra y los álamos de magia pasas llevando en tus ondas palabras de amor, palabras.

santovenia del esla

santovenia2

MI PUEBLO

Un pueblo entre campos, pequeño, casas llenas de hermanos, una torre de iglesia, alta, y muchos tejados rojos, bajos. Un rio, encinas, una pradera para el ganado, flores, niños por las calles, los sembrados... Gentes que abren surcos en la tierra mientras miran a lo alto a ver si llueve. SANTOVENIA DEL ESLA es MI PUEBLO.

ARTESANÍA DE PERERUELA (zamora)

hornoruela-011g
octubre 2014
L M X J V S D
« Sep   Dic »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

autor JUSTI


A %d blogueros les gusta esto: