30
Mar
13

y al tercer día resucitó

Noches de ruidos, tinieblas,

tambores de Calanda,

ráfagas de viento.

Oigo voces…

Me levanto sigiloso, abro la habitación de al lado

de cuando los niños eran pequeños,

lugar ya cerrado donde muñecos,

osos y  monstruos de peluche

comparten espacios sobre la cama,

por encima del armario,

sobre estantes…

_DSC0005

Despacito abro la puerta y entro en la habitación con intención

de sorprenderlos.

Sin embargo están callados, unos reclinados amablemente  sobre los otros,

quietos,

al pingüino  de la cabecera  le faltan los ojos de cuando mi mascota

se subió a la cama y se los arrancó.

No, no se queja,

no es el pingüino  sin ojos el que  daba voces. Tampoco los otros muñecos.

_DSC0008

Todos están fijos en la soledad.  Inertes. Dormidos.

Su inmortalidad me asombra y me tranquiliza.

Hace tiempo ya que dejaron de existir.

No, no vienen las voces de su quietud.

Y el viento, fuera,  sigue gimiendo…

Quizá sean las hojas del magnolio las que se lamentan.

A veces sucede que en  tiempo de tinieblas

el viento que  arrastra  sombras

hace llorar las hojas,

o quizá  lo haga sobre  nuestros propios rostros.

¿Serían mías las voces?

_DSC0009

Es en la noche

con el viento oscuro

cuando  se oyen gritos raros,  senderos pedregosos para el caminante…

Me calmo.  !Pronto la luz de la  mañana! – me digo-

Y espero la llegada del tren en mitad del campo,

la llegada del sol  aporreando la ventana

con los nudillos de sus rayos.

Me visto de domingo para recibirlo.

Me lamo los rasguños que me ha producido el viento frío y

espero… algo presiento.

Por todas partes agua.

IMG_4024

Agua y árboles frutales en flor,

golondrinas

en vuelo.

De nuevo la primavera.

¿Quién no ha tenido el corazón enterrado por tres y más de tres días?

Pero ya nos levanta la Resurrección.

Porque cuando el agua llega

empieza el mundo,

las palabras, el canto,

y aleja  las tinieblas,

se desactivan las sombras,

flotamos

y nos elevamos sobre la altura del laurel.

Adiós  a los miedos.

!Feliz domingo de Pascua!

(las fotos y texto son de Justi)

Anuncios

12 Responses to “y al tercer día resucitó”


  1. 1 PilMPilar
    30 marzo 2013 en 00:00

    Estaba a punto de desactivar la sombra
    Sombra asombrosa cabe texto de sábado de glorias…
    ¡Y en último instante, redescubro si no era mi corazón enterrado por tres y más de tres días!

    Dudo si habrá de levantarme la Resurrección.

    No dudo, porque lo constato, que cuando el agua llegue

    empezará el mundo.

    Muy poético tu texto. Y para reservarle reflexiones (ex semanasanteras incluso)

    Abrazo

    • 31 marzo 2013 en 00:00

      Gracias por tus palabras, Pilar,
      y sí, a desactivar las sombras, con manos y palabras…
      El texto es eso, una esperanza… de la que estamos faltos.
      A veces en la noche, y las hay muy largas,
      escuchamos ruidos extraños y los buscamos
      lejos de nosotros,
      peluches del pasado inertes en el desván,
      o en los golpes secos del viento contra la ventana que no encaja,
      piedras con las que tropieza el caminante.
      Pero no, esos ruidos vienen de nosotros, son hondos pero cercanos.
      Ya ves, el mito de la resurrección, de la primavera, que todos
      hemos de releer para nuestro diario caminar.
      Y sobrevolar por encima del laurel, símbolo de alegría, también vanidad, y gloria…
      Si hay agua habrá palabras, habrá vida y resurrección.
      Y sí, lo ves bien, es un texto también para más allá de esta semanasantera…
      Un abrazo.

  2. 31 marzo 2013 en 00:00

    !!Hermosa primavera,ilumina el pensamiento, la piel…la mirada!!!!
    Un abrazo de almendro en flor.

    • 31 marzo 2013 en 00:00

      Aquí en esta ciudad,
      en estas calles,
      que no cunda el desaliento.
      Tras el frío y la lluvia, erguirá la matizada perfección de las flores…
      Es Primavera, hay resurrección de vida.
      Un abrazo, Montse.

  3. 5 Valcarce
    31 marzo 2013 en 00:00

    Todos esperamos una resurrección,
    como resucita la tierra tras el invierno,
    resurge el manantial tras el deshielo
    o se llenan los árboles de gorriones,
    como el corazón resucita cuando se ama de nuevo
    y esperamos siempre que resucite la esperanza.
    Las voces siempre nos acechan,
    voces de miedo a veces, de consuelo otras,
    de indiferencia o de atención,
    voces que queremos escuchar o que añoramos,
    que soñamos que nos acompañan en la noche,
    voces de rebeldía de una muchedumbre
    que se siente herida,
    voces de los desahuciados, de los ausentes,
    de los que se han tenido que ir de este país,
    de los que lloran por un futuro que han perdido,
    son tantas las voces que se escuchan
    en las noches en vela,
    que siente uno también las ganas de gritar…
    Precioso texto, Justi,
    sólo espero que resucite en todos la ilusión.
    Abrazos.

    • 31 marzo 2013 en 00:00

      Con vosotros de tertulianos blogueros es un placer hacer posts:
      los perfeccionáis. Gracias, Valcarce.
      De todo eso que dices, aunque de forma encubierta, es lo que yo escuchaba por la noche:
      las voces.
      Ya sabes que en lírica hay que dejar las persianas medio bajadas… que cada cual vea lo que quiera ver en su lectura.
      No, no era el viento. No, no eran los muñecos lo que se quejaban desde su atalaya
      de encima del armario de la habitación de los niños…
      Que eran los llantos de los desahuciados,
      de los parados,
      de los que se han quedado sin asistencia sanitaria, emigrantes o no,
      ante la sordera del Gobierno.
      Eran nuestros propios gritos. ¿Quién no ha tenido el corazón en cuarentena, enterrado
      durante más de tres días?
      Al tercer día resucitó -dicen las escrituras-, ojalá que esa resurrección llegue a todos los que están marginados.
      Es Pascua. Es primavera. El misterio existe.
      He visto tras las lluvias que el caracol trepa sobre la reja de las ventanas.
      Indiferente ha sobrevivido al invierno.
      Y el cerezo en este final de marzo
      está dejando un reguero de luz blanco
      y en el arroyo el agua baja siseando…
      Como ellos, quisiera que mi brazos se alargaran más allá del puente,
      de la nube
      y la montaña que me circunda.
      Mientras, en la calle una preñada gata, color fuego, busca alimento.
      Alguien predijo que en este mundo hay lugar para que las gentes rían
      y lugares donde la gente ame.
      Alrededor de mi veo reventar las flores…
      ¿resurrección?
      Abrazos.

  4. 7 Águeda
    1 abril 2013 en 00:00

    Bellas fotos de muñecos, peluches y juguetes guardados con amor por las madres. ¿por qué no los tiramos y los vamos almacenando encima de los armarios, camas y demás sitios?…quizás esperando que algún día resuciten..para otros niños. Tras el letargo del invierno…vuelven a resucitar brotes de vida y de nuevas esperanzas…bello y dulce poema. Un beso

    • 1 abril 2013 en 00:00

      Esos peluches son recuerdos de épocas, como bien dices, Águeda;
      ojalá que la ilusión
      que guardan resucite en otros niños.
      Seguro que desde su atalaya también dan voces de canciones de cuna y esperanza.
      Pasar a su lado es contemplar un paisaje con vida, un bosque con brotes de colores. Ojos abiertos.
      Compromiso de seguir trabajando por superar obstáculos.
      La tierra es renovación, ciclos, primavera,
      resurrección.
      Y todos somos naturaleza.
      Un abrazo.

  5. 9 FERMINA
    1 abril 2013 en 00:00

    Con tantos contertulios llenos de imaginacion y poesia, yo me siento casi analfabeta y vacia, pero como tambien soy una atrevida comento que me gustan las fotos y los comentarios y hasta los peluches aunque nunca tuve niños de mi sangre; pero en loss pasados “Reyes” les dimos muchos a madres que iban a buscarlos a caritas para sus niños,(despues de haberlos pasado por la lavadora).
    ¡FELIZ SALIDA DEL LETARGO!.Y QUE LAS VOCES SEAN DE ALEGRIA. ABRAZOS.

    • 1 abril 2013 en 00:00

      Hola Fermina.
      Un placer leer tu comentario.
      Y entre tantos conterlutianos como dices, tus palabras resaltan. Son humanas y son sinceras, excelsas.
      Sé de tu labor social y cultural en nuestro pueblo. Desde aquí lo proclamo y agradezco,
      y que sirva de ejemplo.
      Seguro que es este trabajo solidario el que nos ayudará a soportar el peso de esta crisis
      que nos afecta.
      Y que las voces que cantemos (pasadas por la lavadora como los peluches de regalo)
      sean voces de ayuda y esperanza.

      Abrazos, También para mis hermanas. Se los das.
      Gracias.

  6. 3 abril 2013 en 00:00

    Qué lujo de resurrección, esa que aparece después de vencer los miedos del invierno. Ahora además, con un día más de luz que hace más remolonas las mañanas, sobre todo para los que no tenemos un horario estricto de compromisos y las tardes con mucha más luz. Francamente, las tardes cortas con las sombvras de la noche encima, francamente, me oprimen. Prefiero mil veces esta fórmula de luz.
    Desde luego, constato una vez más que eres un privilegiado y me muero de envidia por no tener un cuñado que se tenga que ir a Inglaterra y que me deje dos gallinas, la coja y la tuerta, a las que le pueda habilitar un espacio que no tengo para que me pongan huevos calentitos de dos llemas que recuerdo del corral de mi casa familiar y a las que pueda cuidar y fotografiar para mandar a los amigos para que se les pongan los dientes largos como se me ponen a mí en este momento. Maldita envidia que no me deja vivir.
    Es broma. Yo estoy muy contento de vivir como vivo y vivo bastante como quiero. Pero es verdad que da gusto leerte y ver esa especie de canto a la vida que destilas cada día y que yo te agradezco y, en la medida que puedo y sabiendo que soy diferente, comparto contigo. Un abrazo y a las dos gallinas…, pues nada, a comerse los huevos con mucho gusto.

    • 3 abril 2013 en 00:00

      Esto parece ya un tratado de supervivencia natural, amigo Antonio.
      Volvemos a lo de antes, a los animales domésticos o de corral. Tiempo atrás había tenido gallinas, en plural, a más de otros animalitos, pero ya lo había desechado como etapa vivida. Y mira por donde he tenido que acomodar el corralito (no el financiero), que había sido perrera y leñero, de nuevo acondicionado para dos gallinas. No era cuestión de dejarlas abandonadas.
      Y se portan de maravilla. Las cuidaré para que siguen en esta tónica.
      Y si se sienten solas ya les daré alguna nueva compañera.
      Es cosa de la primavera,
      contagia ver los brotes de vida (no precisamente los que dicen que ven los iluminados del gobierno) que renacen a nuestro alrededor. La solidaridad que también crezca.
      El sol y las tardes ya largas, como señalas, ayudan a ello.

      “Y tú, vida que empiezas,
      no digas nada aún:
      crece sobre tu sangre,
      sé temblor y sé alegría”

      Un abrazo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Zamora, Puente de Piedra

puente pequeño

Soy lo que siento

¿Quien soy yo? soy lo que me ocurre y siento, azul, rojo, espacio, a veces niño y luego sentimiento, aroma de lejanos tiempos... La mañana es clara y el amor pasa todas las tardes ante mi casa. Soñando, esperando, asomado a la ventana estoy Justi

Justi

miro sin filoazul

Emma-la mascota de casa-

enma

Las fotos que hago

Archivos

Mi poemario

soy lo que siento
callar...gritar...siempre por mantener la justicia ante nuevos vendavales...Esos somos nosotros, los que resistimos como robles tras las curvas del sendero de la vida...

moldeando la luz…la imagen y mi palabra

iconodemoldeandolaluz

Historia de nuestras palabras: mis relatos

de la a a la z

El Caballero

quijote
CABALLERO DERROTADO, HAZME SITIO EN TU MONTURA, QUE YO TAMBIÉN VOY CARGADO DE AMARGURA... (leon felipe)

Traje regional de Zamora -CARBAJALES-

trajes
ARTE, COLORIDO, ESTALLIDO DE SENTIDOS EN EL TRAJE REGIONAL DE CARBAJALES-

Aguas del Duero-los arribes-

arrives del duero
Nube blanca, que vas tan sóla en el cielo y tan alta, junto a la luna de plata vendrás a parar mañana, igual que mi amor, en agua. En agua de mar honda y clara. (León Felipe)

leon felipe -monumento en Zamora-

leon felipenuevo

PIEDRAS SAGRADAS

Con las piedras sagradas de los templos caídos grava menuda hicieron los martillos largos de los picapedreros analíticos. Después, sobre esta grava, se ha vertido el asfalto negro y viscoso de los pesimismos. Y ahora... Ahora, con esta mezcla extraña, se han abierto calzadas y caminos por donde el cascabel de la esperanza acelera su ritmo. (Poema de León Felipe)

puente del Esla

puente esla
Tú, viejo Duero, sonríes entre tus barbas de plata, moliendo con tus romances las cosechas mal logradas. Y entre los santos de piedra y los álamos de magia pasas llevando en tus ondas palabras de amor, palabras.

santovenia del esla

santovenia2

MI PUEBLO

Un pueblo entre campos, pequeño, casas llenas de hermanos, una torre de iglesia, alta, y muchos tejados rojos, bajos. Un rio, encinas, una pradera para el ganado, flores, niños por las calles, los sembrados... Gentes que abren surcos en la tierra mientras miran a lo alto a ver si llueve. SANTOVENIA DEL ESLA es MI PUEBLO.

ARTESANÍA DE PERERUELA (zamora)

hornoruela-011g
marzo 2013
L M X J V S D
« Feb   Abr »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

autor JUSTI


A %d blogueros les gusta esto: