08
Mar
13

luz de jaramagos

Vuelven a verse campos inundados de luz.

Vuelven los jaramagos

¿No te has fijado cómo se cimbrean

con el viento de marzo?

jaramago

El jaramago, pregonero de primaveras,
‘chivato’ o catalizador ecológico: su presencia masiva denuncia campos baldíos, jardines descuidados,
solares recién recalificados o dispuestos a ser engullidos por el cemento…
Su presencia es un signo de degradación de los campos,
siendo cada vez más prolifera porque hay más cultivos abandonados.
Y más ahora en la crisis, donde construcciones y terrenos han quedado a merced del aire y viento…y de los tribunales.
No busquemos en ella temas de baladas, ni versos donde los Poetas la canten,
ni fotógrafos que la ensalcen. No es un nenúfar y no crece en jardines reales.

Jaramago (2)

Es sólo una sencilla flor de cuatro pétalos. Amaranta.

La tenemos a nuestro lado,
y que siempre nos acompañe, como nos acompañan los gorriones.
Estos también están de nuestra parte.
Disfrutemos de lo que tenemos cercano.

Vuelven los jaramagos

¿No te has fijado cómo se cimbrean

con el viento de marzo?

por Justi.

jaramagos

“Este despedazado anfiteatro,

impío honor de los dioses, cuya afrenta
publica el amarillo jaramago,
ya reducido a trágico teatro.
¡Oh fábula del tiempo! representa
cuanta fue su grandeza y es su estrago.”
(Oda a las ruinas de Itálica, de
Rodrigo Caro )

Anuncios

12 Responses to “luz de jaramagos”


  1. 1 PilMPilar
    8 marzo 2013 en 00:00

    A escasos cien metros de mi casa, sí que sí, los jaramagos, sin conciliar permisos de nadie, en su espectacular sencillez hacen ‘como que cantan luces de amanecida’.
    Por menos, alegres, ni temen venga la pala excavadora, esa que todo lo echa abajo, y los abisme para siempre.
    De momento, lúcidos de color que solo sabe brillar: Amarillo y gentileza.
    ¡Preciosidad, Justi, el post!

    Un abrazo

    • 2 justi
      10 marzo 2013 en 00:00

      OH! las excavadoras que todo lo aplanan para dar acogida al cemento…
      son tiempos de derribo.
      Mientras tanto, estos jaramagos son luz para los ojos,
      nos lanzan sol desde abajo,
      y lo cubren todo, piedras y basuras, en los descampados.
      ¿Qué más sencillo que ese vaivén amarillo en los campos,
      y a la vez tan hermoso?… como vuelo de pájaros.
      Gocemos de la naturaleza, la respetemos.
      Gracias por tus palabras MPilar.
      Un abrazo.

  2. 10 marzo 2013 en 00:00

    Desde hace años estoy impactado por los jaramagos: plantas y flores humildes que nadie cuida y que todo el mundo desprecia, pero fuertes y poderosos, capaces de ocupar la tierra y de sembrar nuestra mirada dew vigor y de belleza. Desde entonces les canto como sé, con palabras y con la vibración y la magia de su orden hasta formar poemas. Ahí te mando el primero de ellos para compartirlo contigo. Un abrazo amarillo de jaramago, amigo

    JARAMAGO.-

    Ha sido jaramago, escándalo amarillo,
    cuyo trasunto en flor humilde se estremece
    mientras borda brisa fresca en los caminos.

    De su arcana semilla,
    junto al arcén postrada,
    escombro, olvido,
    al parecer simiente de la nada,
    este abril, de goces rencoroso,
    ha penetrado las oscuras galerías,
    ha barrenado los hilos de la vida
    con húmedo vigor,
    y ha logrado el milagro.
    La explosión ha sido en verde,
    y el culmen amarillo, como un manto de oro.

    Lirio morado pudo ser, pudo ser cardo,
    amapola sangrante, margarita.
    ¡Tanto azul incorruptible,
    tanto sol implacable,
    tanto polvo acumulado en las orillas,
    tanta plegaria inútil!.

    De imposible embarazo, parto al fin exuberante.
    Se llama jaramago y culmina, de momento, los anhelos,
    reconcilia los temores del desierto,
    a la vez que proclama
    la síntesis de vida que aguardaba en la tierra
    su preciso momento de hornacina,
    de esplendor, de insultante presencia.
    ¡Aquí está para contarlo!.

    • 4 justi
      10 marzo 2013 en 00:00

      Hola, Antonio,
      conozco tu acercamiento a estos jaramagos, flor de tus poemas.
      Son varias las veces que te he leído al ensalzarlos.
      Explosión amarilla de vida.
      Pudieron ser, como dicen en tu buen poema, lirios morados orilla el río,
      o amapolas sangrantes, margaritas, violetas, retamas…
      todas ellas sencillas, representantes del pueblo llano,
      pero son jaramagos y proclaman la vida más natural
      participándonos de su esplendor.
      ¿Qué más persuasivo al caminante que verlos a su lado,
      lavando la tierra abandonada, alma subida,
      ansiosos por retener todo el sol?
      Es un canto a la obra del trabajador, al ciudadano…
      Gracias por dejar tus palabras, tu verso.
      Cuando vaya paseando escucharé su canto,
      luz del jaramago, voz del humilde caminante.
      Un abrazo.

  3. 5 Águeda
    14 marzo 2013 en 00:00

    Hola Justin: Los jaramagos también se utilizan como base en la elaboración de una popular comida, el Potaje de Jaramagos. Se pueden comprar en los mercadillos municipales, pero lo mejor, si los conocemos bien, es recogerlos en el campo durante el invierno. Me encanta el color que tienen, ese amarillo sol. Gocemos de ellos. Un beso poeta

    • 6 justi
      15 marzo 2013 en 00:00

      No me había entretenido, Águeda, en mirar la aplicación culinaria de esta flor.
      Pero veo que sí, que es un buen complemento para los potajes, y con propiedades expectorantes en esta época de fríos y catarros.
      Y es justo ahora cuando salen por el campo cuando apetecen platos sanos, platos de cuchara.
      Sientan de maravilla, con recuerdos a infancia.
      Y además la podemos encontrar fácilmente en el campo salvaje y abandonado, en caminos,
      pedregales.
      Y tras estas lluvias abundantes que hemos tenido aún más.
      Ya ves, nos ofrecen luminosidad, nos dan base para la poesía
      y también para la cocina.
      Gracias por recordarlo.
      Un abrazo.

  4. 7 Valcarce
    16 marzo 2013 en 00:00

    En realidad no sabía como se llamaba esa planta que conozco muy bien,
    llena de color las linderas de los sembrados que hay enfrente de mi casa,
    y como dices, la he visto adueñarse también de las parcelas que esperan
    nuevos inquilinos, primero la excavadora y luego el ladrillo,
    para después ser sustituidos por el color de las rosas cultivadas,
    las risas de los niños y los ladridos de los perros…
    En un viaje que hice el año pasado, antes de aterrizar,
    se veían enormes campos de ese mismo tono dorado,
    similar a la foto que has puesto,
    dije, parecen las plantas silvestres que crecen en la primavera por todas partes,
    sin saber el nombre,
    no eran jaramagos, desde luego, eran campos de colza…
    La naturaleza, generosa, grandiosa pero también humilde,
    al lado de cascadas maravillosas, montañas espectaculares
    y tantas otras cosas bellas, nos ofrece también sus regalos humildes,
    pero igual de bellos, como esta flor que anuncia la primavera,
    las amapolas, el romero florido, las lavandas, las margaritas…
    aunque por aquí aún no han llegado,
    pero llegarán…
    Un abrazo

    • 8 justi
      16 marzo 2013 en 00:00

      Es que nos están casi tapando el campo entre tanto cemento, Valcarce,
      de ahí que nos fijemos en las alturas edificadas y en los jardines botánicos
      más que en los jardines naturales
      entre caminos y pedregales.
      Y pasamos sin percatarnos de que hay estas flores amarillas, jaramagos
      meciéndose en el viento,
      como de las malvas frondosas, o pequeñas violetas
      que embellecen el espacio al lado de muros derruidos.
      Nuestra ajetreada vida no está para apreciar estos bellos detalles de la
      naturaleza, humana y ambiental.
      Y sin embargo ¿Qué hay de más importante que el vuelo de las abejas
      posándose sobre las flores en primavera para fructificarlas?
      ¿o una mano rugosa que pasa a nuestro lado
      aferrada a un bastón? o un pordiosero con la mano extendida?
      Probablemente no lo haya.
      Por eso, de vez en cuando es bueno que nos fijemos en este escenario natural:
      un rosal abriéndose,
      un caracol lentamente reptando,
      un rodal de minúsculas florecillas
      bordeando los caminos,
      las hojas dorados otoñales cayendo al suelo
      y bailando al viento.
      o el rumor de agua del arroyo en los días de fuerte lluvia.
      Sólo así tendremos ojos para aquél
      que pasa a nuestro lado…
      Gracias por tus palabras siempre complementando estos mis pequeños posts.
      Un abrazo.

  5. 18 marzo 2013 en 00:00

    Qué bien has desentrañado el poema, Justi. Es verdad que tenía una deuda con la vida y me liberé en parte cuando vi que me brotaban esos versos. Es como si la propia vida se encargara de encontrar armonías y belleza por sí sola, sin necesidad de aderezos, en cualquier lindero del camino o campo valdío. He seguido impactado cada Marzo con los jaramagos y han salido más versos. Este blog amigo me parece un buen lugar donde se puedan ver, con tu permiso.

    Otra vez jaramago
    vigor a toda prueba,
    de nuevo abril pletórico.
    Otro manto amarillo,
    señales que definen,
    impulsos esforzados
    no sé qué de concordias
    y armonías ancestrales.

    Horada jaramago las pupilas
    como un dardo amoroso y fulminante,
    camina hacia secretos interiores.
    ligados al latido,
    al pálpito de vida.

    Jaramago es la fuerza que va y viene
    que sale y que regresa ,
    lo mismo que una higuera
    que un monte coronado
    que un grito de dolor.

    Como si, a fin de cuentas,
    la vida sólo fuera
    un solo panorama .
    Imágenes diversas
    que confluyen en fuente en unos casos,
    o en color desbordante,
    o en fragancias,
    o en espinas en otros.

    Todas salen de la tierra,
    jaramagos al fin,
    para acoplarse al tiempo
    rebozando su cuerpo
    con el sol, con el viento, con el agua
    hasta que el devenir sin límite
    las lleva nuevamente a la semilla,
    una vez que han cubierto el ciclo de la vida.

    El nacer y el morir, que son la misma cosa.

    PERMANENTE DESAFÍO.-

    Una vez y otra vez,
    Como rueda implacable en forma de pregunta.
    ¿Es Abril? ¡Pues aquí estás!,
    Borbotón amarillo, sin que nadie te busque.

    No sé por qué me retas, jaramago.
    Se me nublan los ojos con tu flor diminuta
    Que toma posesión de los espacios, como un manto,
    Y se adueña de la tierra llenándola de vida

    Para qué tanta fuerza
    Tanta inmensa belleza inevitable
    Tanto clamor de luz por los caminos,
    Orgullo de qué objeto si nadie te ha buscado
    Si nadie te ha querido
    Si de ti sólo se espera que te vayas
    Es mas, extraños artilugios se dedican a borrarte de los mapas,
    Pero tú parece que no entiendes
    O tal vez no entendemos tu mensaje persistente
    Contra viento y marea
    Que se afirma en cualquier borde
    Aunque nadie lo busque

    Hay una cosa cierta, tu presencia.
    Apenas se anuncia Abril y no hay barrera
    ¡A cubrir el espacio como si se tratara de un mandato!

    Me niego a comprenderte
    Sé que me estás hablando. Tanto empeño no puede ser baldío.
    Lo reconozco. De acuerdo. Tú eres el más fuerte,
    Para ti la presencia y el dominio.
    Yo renuncio, no quiero competencia con tan gran enemigo.
    Pero sé que estas palabras de tu vida y de tu muerte
    Son estrictamente mías y aquí está mi venganza

    En este desafío tan desigual con ser tan poderoso
    Sólo puedo poner algunas letras para aliviar tu impacto
    Que me envuelve en Abril. Llámale canto.

    • 10 justi
      18 marzo 2013 en 00:00

      Agradecido, Antonio, por tus poemas.
      Aquí estarán para contemplación
      de todo el que pase por el blog.
      Disfrutará del sentimiento que los llena
      al mirar la luz que desprende por los caminos
      esta considerada como pobre flor.

      “Otra vez el jaramago
      vigor a toda prueba”

      La ecología, tan tristemente célebre en nuestros días por su deterioro,
      tuvo a su primer y más fiel defensor a Francisco de Asís.
      Ya ves, y este Papa Francisco lo ha sacado del templo para que nos muestre su amor por la naturaleza. a más de la pobreza (falta hace a la la Iglesia).

      “Jaramago es la fuerza que va y viene
      que sale y que regresa ,
      lo mismo que una higuera
      que un monte coronado
      que un grito de dolor”

      Francisco de Asís, hombre preocupado por el equilibrio entre animales,
      plantas y seres humanos,
      sabía que no importa cuán diferentes seamos,
      todos somos criaturas de un mismo paisaje, tierra.

      “Hay una cosa cierta, tu presencia.
      Apenas se anuncia Abril y no hay barrera.
      ¡A cubrir el espacio como si se tratara de un mandato!”

      Gracias por tu poema, Antonio,
      aquí queda
      entre pedregales, entre muros de cemento abandonados,
      cantando entre esperanzas rotas,
      como flor de Jaramago.
      Un abrazo.

  6. 11 fernandomaria
    24 marzo 2013 en 00:00

    La naturaleza revive en primavera y hasta embellece los lugares abandonados de la mano del hombre. La explosión que se vive en esta estación es digna de admirar, de disfrutar y, por supuesto, de respetar.
    Un abrazo, Justi.

    • 12 justi
      24 marzo 2013 en 00:00

      Los verdaderos brotes los tenemos en la generosa naturaleza,
      y todos aquellos que están en la calle protestando, alentando la justicia,
      alzando la voz para que los poderes estatales nos arrasen como está sucediendo.
      Y gente de la calle dignos de aplaudir. Esos son los brotes verdes.
      Y jueces que buscan resortes legales contra el desahucio, y bomberos…
      y médicos que se declaran objetores para atender a los inmigrantes en situación irregular,
      y la solidaridad en atender a los necesitados. Todo esto sí que son brotes verdes
      y no las falacias del Gobierno…
      Y funcionarios, profesores etc… que a pesar de los recortes desempeñan su trabajo con el máximo esmero.
      Un reconocimiento público para ellos.
      Un abrazo, Fernando.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Zamora, Puente de Piedra

puente pequeño

Soy lo que siento

¿Quien soy yo? soy lo que me ocurre y siento, azul, rojo, espacio, a veces niño y luego sentimiento, aroma de lejanos tiempos... La mañana es clara y el amor pasa todas las tardes ante mi casa. Soñando, esperando, asomado a la ventana estoy Justi

Justi

miro sin filoazul

Emma-la mascota de casa-

enma

Las fotos que hago

sistema floral

4003745107_a2b2cac529

4003745281_31a660479b

4003745451_1947a8c1b2

Más fotos

Archivos

Mi poemario

soy lo que siento
callar...gritar...siempre por mantener la justicia ante nuevos vendavales...Esos somos nosotros, los que resistimos como robles tras las curvas del sendero de la vida...

moldeando la luz…la imagen y mi palabra

iconodemoldeandolaluz

Historia de nuestras palabras: mis relatos

de la a a la z

El Caballero

quijote
CABALLERO DERROTADO, HAZME SITIO EN TU MONTURA, QUE YO TAMBIÉN VOY CARGADO DE AMARGURA... (leon felipe)

Traje regional de Zamora -CARBAJALES-

trajes
ARTE, COLORIDO, ESTALLIDO DE SENTIDOS EN EL TRAJE REGIONAL DE CARBAJALES-

Aguas del Duero-los arribes-

arrives del duero
Nube blanca, que vas tan sóla en el cielo y tan alta, junto a la luna de plata vendrás a parar mañana, igual que mi amor, en agua. En agua de mar honda y clara. (León Felipe)

leon felipe -monumento en Zamora-

leon felipenuevo

PIEDRAS SAGRADAS

Con las piedras sagradas de los templos caídos grava menuda hicieron los martillos largos de los picapedreros analíticos. Después, sobre esta grava, se ha vertido el asfalto negro y viscoso de los pesimismos. Y ahora... Ahora, con esta mezcla extraña, se han abierto calzadas y caminos por donde el cascabel de la esperanza acelera su ritmo. (Poema de León Felipe)

puente del Esla

puente esla
Tú, viejo Duero, sonríes entre tus barbas de plata, moliendo con tus romances las cosechas mal logradas. Y entre los santos de piedra y los álamos de magia pasas llevando en tus ondas palabras de amor, palabras.

santovenia del esla

santovenia2

MI PUEBLO

Un pueblo entre campos, pequeño, casas llenas de hermanos, una torre de iglesia, alta, y muchos tejados rojos, bajos. Un rio, encinas, una pradera para el ganado, flores, niños por las calles, los sembrados... Gentes que abren surcos en la tierra mientras miran a lo alto a ver si llueve. SANTOVENIA DEL ESLA es MI PUEBLO.

ARTESANÍA DE PERERUELA (zamora)

hornoruela-011g
marzo 2013
L M X J V S D
« Feb   Abr »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

autor JUSTI


A %d blogueros les gusta esto: