04
Oct
12

Del otoño, la infancia y otros temas; ¿hacia qué escuela nos llevan?

¿libertad?  ¿Quién apaga la luz?

Reflexiones en Otoño.

“Un bando de aves yergue

su animado griterío.

Dóciles a la luz, vendrán los cantos,

porque su don no se detiene nunca:

cantan  en libertad”

El paso del tiempo es la mejor escuela.

Y el maestro es la misma naturaleza.

Cada estación del año nos enseña materias  diferentes,  básicas y optativas.

No necesitamos ningún manual, ni ir con la mochila  sobre sus espaldas cargada de libros como van nuestros pequeños escolares a los templos del saber con el riesgo de dañar su espalda.

El Otoño es un puente entre el sesteo del verano y el rigor del frío del invierno.

Adiós a los melones y sandías de temporada estival,

bienvenidas sean las uvas, las mandarinas, las castañas, los frutos silvestres y las setas…

Otoño para apreciar,

también para hacernos reflexionar un poco  sobretodo a los que venimos de ayer,

de aquella escuela única y franquista, la misma que el ministro Wert quiere desempolvar para con ella amedrentar a nuestros pequeños escolares de nuevo.

Deplorable esta llamada a la escuela totalitaria al  que estamos asistiendo en las decisiones que quiere imponer el ministro de Educación, Cultura y…¿qué más? ah sí, creo que Deportes, (demasiadas carteras)

que nos  hace revisar nuestros años de infancia, yo en el  pueblito donde nací.

Y me viene la pregunta  a raíz del modelo que quieren imponer…¿fue mi enseñanza en libertad?

A buenas horas me hago la pregunta…

Yo, viviendo en un pueblo de tierra de campos, de apiñadas casas de adobe y  tejados rojos,

establos en las dependencias contiguas a la casa,  todas con el calor de  los corrales.
En el campo,  encinas solitarias, corros de  sombras  en verano

desde donde el pastor miraba el cielo.

¿Libertad? El trabajo y el aire  frío y seco, eso era la libertad que respiramos.

No pude entonces responder a esa pregunta, tampoco nos la plantearon ni pidieron respuesta.

Todo venía mandado. Los pequeños a la escuela única y uniforme,

chicos en una escuela y en la otra punta del pueblo la de las chicas.

No supimos lo que era tener chicas, y ellas a chicos, al lado por compañeras en el pupitre viejo de madera.  Pupitres todos ellos llenos de rayas y tintadas.  Esta es  la escuela separada la que ensalza ahora el ministro y quiere la mantengamos con nuestros impuestos.

Escuela que duraba hasta los  14 años. A partir de esa edad, ya se era mayor para lo bueno y para lo malo, para el trabajo en las labores del campo. Los chicos a arar…

Y las mozas tras los años de escuela, con pañuelos de seda que recogían sus melenas,
también a lavar y tender la ropa en el cercano lavadero público.

A regar el huerto, ir a la era… tantas y tantas faenas.

El viento jugaba con la ropa mientras la  tendían  en el prado de manzanilla.

Libertad.

Por la tarde, los perros seguían los rebaños de oveja junto al pastor por la calle arriba.

Volvían al corral.

El pastor silbando.

La libertad era el  trabajo. Nada se discutía entonces.

Tierra de campesinos, de labranza, de arrancar el pan a la seca y dura tierra para alimentar al montón de hijos alrededor de una mesa.

Este era el pueblo que yo viví. El amor se vivía en el trabajo más que se declaraba.
Y muchas plegarias en la Iglesia pidiendo la lluvia de abril,

rogativas para que las tormentas no malograsen el  fruto que llevaba el vientre de la tierra en verano

y salvar así la cosecha.

Esta fue la libertad que viví. Estudiando y ayudando a las labores de casa,

escribiendo en mi cartilla por la noche junto a la lumbre lo que el maestro nos mandaba.

Sin libros de lectura de entretenimiento y complemento en casa. Sólo uno, de poesía, y que yo recitaba con toda la  mejor entonación a mi madre. Entre tantos hermanos yo era el lector.

Ah! y en los veranos no había Colonias para los niños de los pueblos,

las Colónias era ayudar en el riego de la huerta, en la trilla dando  vueltas y vueltas  en torno a un círculo de trigo en la era… y demás típicas faenas de los pueblos del campo zamorano.

Y en Setiembre la fiesta de la Patrona,

Misa, procesión, festejos varios, baile en la plaza.

Y luego con los fríos del invierno la tan esperada matanza. Impresionante ver el cochino en canal

colgando de una escalera…

Ir al huerto a lavar las tripas del cochino y hacer los chorizos…Yo, a pincharlos mientras salían del embudo de la máquina para sacarles el aire…

Libertad de vida.

No, no me planteé entonces si había libertad en  la Educación del pueblo donde nací.
Hasta que a los once años me enviaron a estudiar a la ciudad y a dar media vuelta por el mundo.

Dijeron que valía para estudiar…  La verdad que en aquel entonces no se hacía ningún test de inteligencia.

Así que lo más seguro es que mis manos no eran lo suficientemente rudas y fuertes como para emplearlas a coger garbanzos. Tampoco me lo preguntaron.  ¿Libertad?

Fue luego, ya mayor,  cuando me  vino la pregunta que de niño no me planteé:

¿Fue libre mi enseñanza?

La pregunta  me viene ahora tras el revuelo que está creando el ministro Wert. Yo nunca me la planteé.

Viví feliz  como me marcaron. Como hacen ahora con los escolares.

Y la respuesta es que  sí, que me hubiera gustado haber tenido otro tipo de escuela. No tan marcada y guiada.

Por eso, es ahora tras ver el giro que el ministro Wert quiere dar a la escuela de nuestros escolares de hoy que me hago esta reflexión.

                             (me pregunto de qué ríen los ministros cuando ríen)

Por lo que estoy viendo Wert nos quiere españolizar, mejor dicho manipular, volver a  una escuela que pensábamos superada.

Tenían ganas. Con su mayoría en el Parlamento y aprovechando la Crisis, están echando toda su munición ideológica para reformar la estructura educativa y  demás estructuras, sin el apoyo de los otros grupos parlamentarios. Un intento de uniformar nuestros escolares.

Volver a la signatura FEN  (para los más jóvenes  traduzco: FORMACIÓN DEL ESPÍRITU NACIONAL.)

Y a memorizar la Historia de España leída según ellos,  la Faes, la Cope, la Jerarquía, Intereconomía, El Caciquismo…en la que nos volverán a repetir que el Generalísimo nos salvó de las HORDAS ROJAS.

Volver a la Cruzada Educativa con la excluyente visión de la España Única

Y sus razones son tan mentiras como variopintas.

-Que si en Cataluña el crecimiento del auge  independentista -dice el ministro-  se ha fraguado en las escuelas.

¡Por favor señor ministro! He sido Profesor en estos años de la transición y a lo que menos nos hemos dedicado los profesores es a hacer proselitismo de ninguna idea. Sí  hemos trabajado por la Educación y Cultura  independiente y democrática con Mayúsculas, respetando  la diversidad de donde se vive, realidad  de la que no podemos alejarnos. Uno  es de donde se siente a  más de donde se trabaja.

Los que venimos de aquella escuela Franquista hemos quedado vacunados para no seguir el modelo único y dirigido con que nos educaron. Y desde luego, por eso ahora estamos criticando sus miras partidistas.

No, que no vuelvan de nuevo a mal contar a los niños la historia de España en los nuevos libros de textos, con doctrinas y textos de obligado cumplimiento.

Usted señor Wert se cree estar escribiendo folletines para la FAES donde le ríen las ocurrencias

-Que si en las Autonomías con lengua propia acaban  la escuela len sin saber castellano -eso dice…

Más mentiras… Para usted, toda mentira es buena para avivar el virus de  su fundamentalismo.

En contra de lo que usted dice,  los conocimientos del Castellano en Cataluña está en el término medio del resto de Autonomías.  Y no quiero poner números a mis textos,  que este es un blog de sentimientos.

Sí pongo versos y palabras

que ya  es hora que se  nos oiga en las diversas manifestaciones de la calle.

Y ciertamente la inmersión lingüística no influye en los resultados como perversamente usted indica Eso habría que buscarlo en otros factores, equidad social,  igualdad de oportunidades en los Centros, etc. etc. No sea tan simplista.

Y no nos asusten si salimos a la calle coreando cantos de libertad y dignidad ante este deterioro progresivo de nuestra realidad social.

Cuando ustedes los actuales Gobernantes eran oposición,  salían a la calle cada dos por tres,  Sr. Rajoy a la cabeza;  y hasta bajo palio coco con codo, muy ufanos,  con los de la Jerarquía Eclesiástica  hondeando pancartas . Ahora no se les ve ni a unos ni a otros.

Entonces protestar era un derecho.

Ahora la Jerarquía se limita a hacer un llamamiento a la uniformidad  de España, Una, Grande y Rouca.  Ningún llamamiento suyo al respeto por la bella y enriquecedora diversidad y progreso de cada pueblo que la compone.  “Las acciones  unilaterales- dicen-  no son moralmente aceptables. Pero bien predican que la salvación o condena eterna son personales.

Y ahora, los entonces Opositores manifestándose hoy Gobernantes proclaman como virtud máxima la manifestación silenciosa,

en el sofá,

atontados ante los telediarios sesgados que presenta la 1ª.

Y la Delegada de Madrid pide restringir las voces de la calle… que no molesten ni al comercio ni al vecindario… (ni…ni como tienen a nuestros jóvenes)

¡por favor, griten más bajo…!

Vaya  mi admiración por los docentes, sobrevivientes de tantas reformas educativas como se les impone, de tanto politiqueo  educativo sectario como se les quiere imponer con reducción de presupuesto salarial, con asignaturas nuevas, con el devaneo caciquil de la LOMCE.

La uniformidad señor ministro Wert  es propia de sistemas tan inseguros como totalitarios.

¿De qué tienen miedo? ¿de la discrepancia, de la diversidad, de la democracia, de que el pueblo piense en alto?

Así están reforzando las medidas de represión.

Lamentable  ver tras las manifestaciones del 25 S a los antidisturbios, sin autorización judicial, entrando en los bares a la caza de sospechosos  por gritar para aporrearlos en la calle sin ninguna consideración ni verificación.

¿A dónde estamos llegando?

¡Qué ciudad tan extraña están ustedes creando! Y nosotros permitiéndolo.

Bien por el Juez Pedraz que ha hecho uso de su criterio, y no ha visto delito en los organizadores del 25 S.

Los ha soltado por sus reclamaciones… “máxime ante la convenida decadencia de la denominada clase política”.  Esto sí que es meter un dedo en el ojo de los políticos.

Las Gaviotas Azules no han tardado en salir al quite con  las expresiones de  ” pijo ácrata” y otras cagadas similares sobre su toga.

Tampoco los de la Rosa se han quedado cortos y no han tardado en abrir el Puño con mordaces  calificaciones.

Sr. Pedraz:  necesitará usted un buen paraguas y  llevar la  Toga a la lavadora.

.

Es Otoño. Las últimas lluvias animan, aunque un poco tarde, la temporada de setas.

Cogeré mi cesto de mimbre que guardo en el trastero,

mis botas de montaña,

y me acercaré a los bosques al encuentro con el aire libre,

al encuentro  con los frutos que nacen y crecen libres:

piñas, nogales, castañas,

níscalos,  rovellóns que decimos aquí.

Hasta puede que vea una ardilla que salte libremente

por las ramas de los pinos. Libertad.

No, no cogeré la Ryanair. Leo con estupor que ha aumentado

el número de viajeros en sus aviones-calabozos.

Con lo que nos estamos enterando de su Navegación, no entiendo este aumento de pasajeros que tienen  por más  de  LOW COST que sea el billete. Sin duda, nos encanta el riesgo.

Por lo demás, el Rescate se acerca. ¡Y ahora sí,  ¡ABRÓCHENSE LOS CINTURONES!

!pero sin gritar!

Dicen que el Rescate será un paraguas económico. ¿Para quién, si ya estamos empapados hasta los huesos?

Como siempre, el Sr.  Rajoy hace tarde y viene con el paso cambiado. Ahí tenemos todos los días a nuevos desahuciados de sus casas y no hay manera de ayudarles… el dinero es todo para los Bancos.

“…tranquilizaos: vendrá la primavera.

Junto a las huellas de la nieve

y los charcos del hielo,

yacéis entumecidos;

pero la savia late ya impaciente.

Disfrazada aún de guiñapos oxidados,

espera la belleza su llamada a escena.

Flores no imaginadas todavía,

y no obstante previstas,

acechan en los tallos.

Hojas plegadas, en las ramas,

se desperezarán entre gorjeos.

Estad tranquilos y salir a recibir los colores de la primavera.

¿No está el recuerdo de lo que va a venir

ya en vuestra sequedad?

Reclamadla. No os impacientéis.

En vuestras voces está afinando sus gratos instrumentos.

Vendrá y cambiará el campo para siempre”

Por Justi

.

Anuncios

10 Responses to “Del otoño, la infancia y otros temas; ¿hacia qué escuela nos llevan?”


  1. 5 octubre 2012 en 00:00

    Me sumo al apoyo a los docentes, a su dignidad, a su libertad, y a la de todo el pueblo.Vayase sr. Wert, vayase Sr. rajoy…!!!!!!!!!!!!!

    • 5 octubre 2012 en 00:00

      Hola Montse,
      lo triste es que volvemos a caer en los mismos errores,
      nunca aprendemos del pasado.
      Inventamos la rueda, la luz, internet, el iphone…
      pero nada sabemos del consenso en temas básicos como lo es la Educación.
      La ideología del que manda es lo que se quiere imponer por encima de todo.
      Cada ministrillo su librillo. Y ahora es Wert en Educación, pues como pasa con la información
      en la Televisión Estatal…que quieren avasallar.
      Normal que se ocupen las calles para protestar.
      Un abrazo.

  2. 3 Pilar
    5 octubre 2012 en 00:00

    Justi,
    según iba leyendo tu post, tu magnífico e impecable post, (impoluto que dirían nuestros gobernantes) con esa “vista atrás” y mirada “al frente-añoso” que se nos avecina… me imaginaba que todas tus palabras las estuviese leyendo Rajoy, Wert, o algunos de sus ” compañeros de banquillo”… y te dieran, nos dieran, una respuesta…, al menos por una vez, clara y sincera… Sin esconderse detrás de esas sonrisas postizas y forzadas, que imagino “ensayan” a diario, para darnos esa imagen de autosuficiencia y PODER sobre todas las cosas… El poder de hacer lo que quieran…
    (PP) Pasado y Presente, qué pocas diferencias!.. En fin, Justi. Qué estoy contigo apoyando a los sufridos profesores (y también a sus alumnos) que imagino estarán más que hartos e indignados… No encuentro la palabra exacta para definir esta “vuelta al pasado” que quieren establecer, después de todo lo luchado, padecido, y conseguido… Aunque, yo aún tengo confianza en que esta “transición” será corta.

    Con respecto al Otoño, qué quieres que te diga, Justi.. Ya sabes cómo me gusta. Tanto sus olores (humeantes chimeneas), colores (como los de los frutos de tu fotografía y hojas en los árboles) y sabores (esa ricas castañas, crudas o asadas, me gustan por igual) y hasta su “tacto”, con ese viento otoñal (que aún está por llegar, por hacerse notar…, arrastrando y levantando la “alfombra” de hojas secas) que mece las ramas de los árboles haciendo caer sus hojas, para “dar trabajo a los servicios de limpieza” … Cómo suele decirse “no hay mal que por bien no venga”… Aunque con el bajo presupuesto, y días determinados en la recogida de basuras… Esperemos que no haya muchas caídas porque se colapsaran los servicios de urgencia, y ya se sabe….
    Justi, me pregunto, con esta “vuelta al pasado”: ¿volverán los barrenderos de toda la vida también?, y ¿ los serenos? …
    Salud, serenidad, paciencia, esperanza, ilusión y que no nos quiten la sonrisa, a pesar de los pesares, ni el sentido del humor.

    Como hacía tiempo que no pasaba por tu ventana, hoy me he recreado (y, también, pasado de líneas… Lo siento)
    Un fuerte abrazo, Justi. y ¡Feliz Otoño!
    Pilar

    • 5 octubre 2012 en 00:00

      Pues sí, Pilar, una vuelta de tuerca atrás.
      Y como se les deje hacer a estos Marianistas y de la Fundación FAES, veo a los escolares
      al comienzo de la jornada cantando el himno nacional
      pero antes le han de poner letra… Mejor que no.
      Vergonzosas las declaraciones de Rajoy en EE.UU. cuando dijo aquello de
      “quiero hacer un reconocimiento a todos aquellos españoles que sufren y en cambio no se
      manifiestan en la calle” Eso, sedados en el sofá… así nos felicita.
      Sin embargo, muy a menudo estaba él en la calle cuando era Opositor…vociferando como un entusiasta revolucionario.
      Cobardía de un presidente de un país democrático.
      Manifestarse es es un derecho con el que marcamos el descontento por su gestión.

      Me preguntas si en esta vuelta atrás volverán los barrenderos, los serenos…
      Pues bien pensado, sería una buena manera de activar el empleo.
      Y que vuelvan con sus felicitaciones navideñas, aquellos mismos versos que servían para todos los gremios,
      sólo faltaba que firmar el verso. ¿Te acuerdas? algunos como este:

      “Aquí viene un servidor,
      para no perder costumbre;
      no lo tome a pesadumbre,
      recíbame, por favor.
      ¡Navidad! Dicha del alma,
      doquier alegra canciones,
      bebidas, dulces, turrones,
      paz serena, duce calma.
      Olvida el triste su llanto
      se siente al anciano, niño,
      porque es Navidad cariño,
      alegría y gozo santo.
      Y yo le deseo, señor,
      pase alegres Navidades
      salud y felicidades
      y un Año Nuevo mejor”.

      Lo mismo deseamos todos, un Gobierno mejor.
      Buen Otoño.
      Un abrazo.

  3. 7 octubre 2012 en 00:00

    COMENTARIO DE ANTONIO.

    Después de leerte vengo aquí embadurnado del marrón del otoño en su infinidad de variables, desde el amarillo claro de las hojas de los álamos hasta el oscurísimo techo de las casas en las que se colgaban en mil clavos preparados al efecto caquis, melores, racimos de uvas que íbamos viendo cada día a los que les íbamos metiendo mano a medida que el largo invierno iba pasando, que para eso estaban. Tengo metido en el sentido el olor a desinfectanta y conservante de las patatas, que se albergaban debajo de las camas con el aprovechamiento milimétrico del espacio. Los colchones eran de hojas de maiz que no paraban de chillar a cada movimiento que hacías en la cama. También se metían en los costados los nudos de las hojas. Y el frío. El frío que se te metía en los huesos y que duraba meses llenándote las orejas de sabañones, las manos de llagas que se aliviaban meándose en ellas y las piernas como el nitro porque los pantalones eran cortos y cortos tenían que ser pasara lo que pasara.
    Tiempo después he visto los otoños más hermosos en la Alpujarra, sobre todo en el otoño ya entrado, el de Noviembre con esas gamas de colores repartidos y mezclados por esos montes inacabables. Una hermosísima paleta.
    Pero no lo puedo evitar. La imagen que tengo del otoño es la de la amenaza del frío y la de tocar a muerto dos días con sus noches cada hora en el campanario de mi pueblo y recorrer el pueblo para que las gente nos diéra qué comer en una banasta mientras decíamos:
    LOS ANGELOTES,
    DEL CIELO VENIMOS.
    UVAS Y MELONES,
    DE TODO PEDIMOS
    En el campanario vivíamos y dormíamos las dos noches de 1 y 2 de Noviembre Los Santos y los difuntos en compañía de la lechuza, que tenía allí su casa y de la que guardo un hermoso recuerdo lleno de libertad, de ella naturalmente y der la suavidad de su plumaje que no he conocido otro igual.

    (Por favor te pido que me lo incluyas en tu post.)
    Un abrazo
    Antonio

    • 7 octubre 2012 en 00:00

      Hola, Antonio,
      tus comentarios siempre son bien recibidos. Poéticos e históricos de aquella época de la infancia nuestra..
      Me ha gustado hayas dejado en este blog que es de todos
      ese recuerdo del Otoño de las Alpujarras de tu infancia.
      Quien más quien menos,
      todos llevamos una alfombra de hojas pisadas, montones de hojas,
      con esa diversidad de ocres, dorados y anaranjados…
      Y me ha gustado que en la diversidad de colores y ambientes que describes
      de ese emotivo recuerdo tuyo sereno, acompañado de nocturnas lechuzas en el campanario,
      estén plasmados de libertad como dices al final,
      que no haya mención a esos otros colores
      “ácratas y de decadencia” que estos días son comentados por todas partes,
      y que el viento lleva de un lado para otro.
      Ojalá desaparecieran estas hojas con esos colores. Y que vengan hojas nuevas.
      Que las manifestaciones de hoy sean una voz unánime, tan serena como firme,
      reclamando dignidad para los ciudadanos. Que no vean en esas proclamas de hoy otro 23 F
      como interesadamente los Gobernantes compararon las del 25 S.
      .

      Los pueblos se alzan en las calles,
      la canción continúa
      con tonos fuertes,
      ensalzando y
      exigiendo la dignidad de nuestras vidas.

      Un abrazo
      y gracias por tus palabras

  4. 7 Valcarce
    7 octubre 2012 en 00:00

    En mi primera infancia, en la escuela de mi pueblo, convivimos pacíficamente niños y niñas, ¡éramos tan pocos! Y luego, ya en el internado, todo cambió.

    A nuestros pocos años ya teníamos limitado el derecho de expresión. Yo, que vengo de una familia de represaliados de Franco, tenía la mala costumbre de hablar demasiado y, a pesar de la edad, tener criterio propio en ciertos aspectos que los profesores no compartían (o tenían prohibido compartir) Eso me valió algún que otro contratiempo, lo que me enseñó a mostrarme más distante.

    Cuando veo la política de ahora, mi recuerdo vuelve a aquellos tiempos, en que solo podían estudiar los ricos y unos pocos pobres que conseguíamos una beca. Yo no lo viví, pero conozco casos en los que los pobres tenían entrada aparte de los ricos para entrar a la escuela… espero no volver a verlo.

    Pero me temo que estas trabas a la educación, a la libertad, a la diversidad, solo pretendan una mayoría inculta que se deje manejar como borregos, así nos manejarán como siervos de su finca particular…

    Muy acertado lo que has escrito, con ese retorno a la infancia, esos recuerdos, que desde la distancia, no parecen tan malos, porque dentro de nosotros va quedando lo bueno, aquello que nos hizo ser como somos. Gracias,Justi, por mostrárnoslos y por ese análisis certero de lo que está ocurriendo.
    Besos

    • 7 octubre 2012 en 00:00

      Leo con detenimiento, Valcarce, tus recuerdos de aquella escuela no tan olvidada como pudiera parecer
      a la que ahora el ministro Wert quiere hacernos retroceder a poco que le dejemos.
      Oh! aquellos recuerdos no tan azules de la infancia como recordaba Machado en Collioure.
      Si nuestros escolares leyeran estos recuerdos que dejamos por aquí en los blogs alucinarían.

      Nos tocó una escuela poco menos que militarizada.
      El régimen franquista que destruyó todo lo que la República había iniciado en pro de una Educación libre, imponiendo en la enseñanza clases obligatorias de Formación del Espíritu Nacional en las que se exponían los principios básicos de la doctrina falangista:
      “El oprobio de una escuela laica ha terminado.
      Para formar españoles hondos, creyentes y patriotas austeros España resurge, gloriosa, por el esfuerzo decidido y gigante de sus hijos, de los que murieron alegremente por ella, de los que por ella se sacrificaron y quisieron rendirle lo mejor y más espléndido de su vida. La Escuela tiene que recoger el ambiente heroico de las juventudes guiadas por el Caudillo a la victoria. (…) ”
      Vaya panfletos que tuvimos que aguantar como base de nuestra escuela. Era lo que había, por desgracia.
      Y con toda la decoración del escenario pertinente:
      el Santo Crucifijo en la pared frontal,
      el retrato del “Caudillo”, a veces la Inmaculada…y el mes de mayo mes de María…
      Y aquel saludo…”ave maría purísima…” contestado por el maestro “sin pecado concebida”
      Y aquellos himnos patrioteros.
      Y los domingos a misa, todos, con el maestro al frente…
      En fin, hemos sabido reflexionar serenamente sobre todo aquel paisaje árido de donde venimos;
      somos sobrevivientes.
      Pero que no venga ahora el ministro Wert a recobrar ciertos valores de avasallamiento educativo.
      Gracias por tu comentario. Veo que tuviste que esconder, como muchos otros, tu derecho de expresión. No dejaban cauces para ello. Que no quieran hacer ahora otro tanto. Hemos de estar atentos y saber lo que esconden las propuestas de esta contrareforma. Vuelven a leer en su provecho ideológico la Historia.
      Besos.

  5. 20 octubre 2012 en 00:00

    Hola Justi. Llevas mucha razón en cuanto dices. Para mi el modelo ideal de llevar a cabo la Escuela sería el de la Institución Libre de Enseñanza, a eso se le podía llamar calidad de enseñanza, el resto dejó mucho que desear, no digamos en los tiempos de la dictadura que era un puro adoctrinamiento.
    La Educación es de vital importancia en cualquier Estado, junto con la Sanidad. Pero ya vemos como en este país cada vez que hay cambio de Gobierno hay cambio de ley de Educación; llega un momento en que ya uno no sabe por cual regirse. Y mientras no se haga una ley consensuada entre todos no habrá calidad de enseñanza, es algo que tengo claro.
    Pero claro, hablar de Educación y pensar en el ministro que tenemos es todo uno, es decir, con Wert no se podrá avanzar en materia sino todo lo contrario. Están acabando con la Enseñanza pública, la que el Estado tiene la obligación de respaldar y trabajar por ella, es la de todos.
    Me hiciste volver a vivir aquellos inolvidables días en el pueblo los que no cambiaría si volviera a nacer.
    Un abrazo, amigo.

    • 10 justi
      21 octubre 2012 en 00:00

      Ya conozco tus ideales de de la Libre Enseñanza.
      Y ya ves donde nos quieren hacer retroceder…
      españolizar, evangelizar,
      o sea, avasallarnos más.
      Las propuestas de Wert apestan a incienso,
      y más la sonrisa de Rajoy al Rey cuando le comentó que eso no estaba bien…contento de que el tal Wert hagan lo que él quiere hacer.
      Ese ministro (los demás también) parecen tertulianos de Interconomía, o el Mundo… secarios.
      Bueno! ha ganado el PP por mayoría en la Galicia. Que no recorten más el tema social
      en vuestra Autonomía.
      Un abrazo


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Zamora, Puente de Piedra

puente pequeño

Soy lo que siento

¿Quien soy yo? soy lo que me ocurre y siento, azul, rojo, espacio, a veces niño y luego sentimiento, aroma de lejanos tiempos... La mañana es clara y el amor pasa todas las tardes ante mi casa. Soñando, esperando, asomado a la ventana estoy Justi

Justi

miro sin filoazul

Emma-la mascota de casa-

enma

Las fotos que hago

sistema floral

4003745107_a2b2cac529

4003745281_31a660479b

4003745451_1947a8c1b2

Más fotos

Archivos

Mi poemario

soy lo que siento
callar...gritar...siempre por mantener la justicia ante nuevos vendavales...Esos somos nosotros, los que resistimos como robles tras las curvas del sendero de la vida...

moldeando la luz…la imagen y mi palabra

iconodemoldeandolaluz

Historia de nuestras palabras: mis relatos

de la a a la z

El Caballero

quijote
CABALLERO DERROTADO, HAZME SITIO EN TU MONTURA, QUE YO TAMBIÉN VOY CARGADO DE AMARGURA... (leon felipe)

Traje regional de Zamora -CARBAJALES-

trajes
ARTE, COLORIDO, ESTALLIDO DE SENTIDOS EN EL TRAJE REGIONAL DE CARBAJALES-

Aguas del Duero-los arribes-

arrives del duero
Nube blanca, que vas tan sóla en el cielo y tan alta, junto a la luna de plata vendrás a parar mañana, igual que mi amor, en agua. En agua de mar honda y clara. (León Felipe)

leon felipe -monumento en Zamora-

leon felipenuevo

PIEDRAS SAGRADAS

Con las piedras sagradas de los templos caídos grava menuda hicieron los martillos largos de los picapedreros analíticos. Después, sobre esta grava, se ha vertido el asfalto negro y viscoso de los pesimismos. Y ahora... Ahora, con esta mezcla extraña, se han abierto calzadas y caminos por donde el cascabel de la esperanza acelera su ritmo. (Poema de León Felipe)

puente del Esla

puente esla
Tú, viejo Duero, sonríes entre tus barbas de plata, moliendo con tus romances las cosechas mal logradas. Y entre los santos de piedra y los álamos de magia pasas llevando en tus ondas palabras de amor, palabras.

santovenia del esla

santovenia2

MI PUEBLO

Un pueblo entre campos, pequeño, casas llenas de hermanos, una torre de iglesia, alta, y muchos tejados rojos, bajos. Un rio, encinas, una pradera para el ganado, flores, niños por las calles, los sembrados... Gentes que abren surcos en la tierra mientras miran a lo alto a ver si llueve. SANTOVENIA DEL ESLA es MI PUEBLO.

ARTESANÍA DE PERERUELA (zamora)

hornoruela-011g
octubre 2012
L M X J V S D
« Sep   Nov »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

autor JUSTI


A %d blogueros les gusta esto: