09
feb
10

PÁJAROS EN LA NOCHE…


-No enciendas la luz…! ha vuelto…!

COMO PÁJAROS EN LA NOCHE DE INVIERNO, eso somos…

Por la mañana cantan,

oigo su alboroto sobre las ramas del laurel,

vienen a bandadas,

su vuelo todavía huele a musgo, a noche,

a escarcha, a ramas de todavía deshojados almendros,

vienen, cantan, y luego se van…

su vuelo deja una herida en el espacio,

como la emoción, como el amor,

como cuando tú te vas.

Nuestras vidas son pájaros,

en la noche duermen a resguardo del frío del invierno,

y en el día derraman ríos, vuelos de sed y agua,
igual tristeza dejan cuando emigran,

igual vacío dejan cuando pasan,

la misma oscuridad,

igual silencio que cuando duermen en el alero de mi casa.

Ellos en el día cantan y cantan

pero, ¿dónde duermen en la noche estos pájaros, estas emociones, que en la mañana cantan?

Es invierno, el sol está muy lejos,

ha llovido,

los álamos del río parecen secos

y yo no tengo jaulas para ellos…

*

-!No enciendas la luz que ha vuelto…!

Dejé las bolsas del Súper en el suelo,

Tanteé la columna, y permanecí quieto…

(A mi memoria vino el invierno pasado;

también llovía,

y por no encender la luz

resbalé sobre el musgo acumulado en la escalera del jardín.)

-No enciendas la luz, que ¡ha vuelto…!

*

*

El visitante, el esperado, el miembro de la casa ha vuelto…

El que vuela y vuela de día y busca refugio en la noche fría,

busca calor,

busca la conducción del agua caliente de nuestra misma calefacción

-Es él, lo he visto en la sombra, es el mismo, ha vuelto…

-Esta primavera que apunta nos será venturosa…

Él nos escoge, aunque no seamos sus padres, quizá por eso lo esperamos.

Y ahí está ahora, como una sombra de nube, o de rosa, o de canción de otoños,

inmóvil en su noche.

De día, se acerca al cielo pero en la noche baja hasta nuestra casa,

y ya hace años que viene.

Nunca pide nada, ni pan, ni agua, él sólo busca calor.

Es de noche, el viento agita los árboles, él está a salvo, estatua en el rincón del voladizo.

-No enciendas, !ven, mira…!

No tiene brazos, sólo alas, y nos necesita …

También nosotros lo necesitamos tanto…

Arriba de nuestras cabezas nos observa, dos ojos absortos, como dos grandes rosales,

soñarán que se balancea en una rama del álamo junto al arroyo en primavera,

contemplando las margaritas que no duermen.

Puede llover o nevar, que él en la noche sigue aquí.

De día desaparece dejando el recuerdo de una sonrisa en su atalaya de la esquina.

¿Dónde buscará el grano? Hace tiempo que se secaron los girasoles…

¿Porqué siempre viene sólo? No llegamos a comprender tu ir y venir, tus fatigas…

Aunque estés lejos, 

si te asomas tú también quizá lo veas, es un ovillo de plumas,

sus patas escondidas, algo rojo el pecho,

es un pájaro,

un sueño,

una emoción,

colores ocres y amarillo el pecho

como rosa cultivada en invernadero,

vuelos de lejanía…un ángel de plumaje gris,

un sueño,

un proyecto…

Por eso hoy me han susurrado:

- !No enciendas la luz que ha vuelto…!

¿Y cuántos pájaros dormirán a nuestro lado, hoy? Hace frío.

¿Te acordarás de dejar una tubería de calor,

una ventana abierta? Quizá vuelva hoy, quizá mañana…

Es invierno, el oro ha vuelto a las hojas,

y con ellas el grito amarillo de las soledades,

las miradas invisibles,

los rostros ciegos, el pájaro que busca un alero, una ventana abierta.

Ábrela, lo celebrarás como si llegara tu turno de oro.

Es invierno, llueve y hace frío; él es libre, pero sólo aquí siente el calor,

Siente y  escucha nuestros sonidos, el aroma del café de primera hora de la mañana…

Sólo después emprenderá su vuelo,

sobrevolará campos en busca del grano enterrado,

a marcar en círculo los cielos,

-No enciendas…!que ha vuelto!

espera…,

no lo espantes,

que en sus alas trae la primavera…

Por Justi

About these ads

45 Responses to “PÁJAROS EN LA NOCHE…”


  1. 1 montse
    9 febrero 2010 en 00:00

    Me ha emocionado¡¡¡es tan dulce y humano tu amor por el pájaro…¡¡¡
    y es tan, dulce y humano el amor del pájaro por tí…¡¡¡
    Un abrazo con alas de pájaro…¡ me gustaría ser pájaro…..¡

    • 2 justi
      9 febrero 2010 en 00:00

      El pájaro, amiga Montse,
      es ruiseñor, gorrión, jilguero…
      quizá también es emoción;
      las noches de más frío viene,
      a veces se espanta por los ladridos de la perra,
      o por la luz que se enciende…
      pero a la noche siguiente, vuelve,
      pues aquí tiene calor.
      Abrazos

  2. 3 justi
    10 febrero 2010 en 00:00

    (Dejo POP, tu comentario):

    “Querido hermano poeta Justi,
    este es un post maravilloso
    que nos trae la primavera.
    Sabes querido amigo?, una de las cosas que me gusta de
    China es que el año nuevo se celebra siguiendo el calendario lunar.
    El proximo 14 de febrero se celebra la entrada del año,
    que coincide basicamente con la primavera, pues aqui ya empiezo
    a ver tambien
    a los pajaricos que vuelven.
    En mi opinión, el poeta es la voz de los pajaros en la tierra,
    nosotros no tenemos alas, por eso le damos las palabras.
    Un beso y feliz primavera,
    Popochan.

    ———[ 받은 메일 내용 ]———-
    제목 : Hola
    날짜 : 2010년 2월 09일 화요일, 오후 21시 46분 49초 +0900

    • 4 justi
      10 febrero 2010 en 00:00

      Hola Pop,
      supongo que preparando ya la fiesta del Nuevo Año Chino.
      Aquí, para la primavera,
      todavía quedan unas cuantas heladas,
      vientos
      y lluvias frías.

      Como dice la poesía china:
      “En las noches de primavera
      no se advierte el alba.
      Hasta que por doquier resuena
      el reclamo de las aves.
      Pero anoche oí el estruendo
      del viento y la lluvia
      Y me pregunté: ¿cuántos tallos de rosas
      se habrán dañado?”

      Gracias por tus palabras.
      Un abrazo, y feliz año.
      Justi

  3. 5 Agueda
    10 febrero 2010 en 00:00

    qué sensibilidad demuestras hacia los animales…hacia ese pájaro que año tras año regresa a casa..al calor del hogar en donde sabe que será bien recibido y que no pasará frío. Es como la golondrina, que año tras año vuelve a realizar un nido bajo el alero de las casas…Es cierto que no sabemos a ciencia cierta, o no lo vemos, en dónde duermen los pájaros…en mi casa…lo hacen en la cochera y se comen el pienso del perro…así que cada mañana les pongo de gato, que es más pequeño…y mejor de llevar…Somos aves, que emigramos a otros lugares…pero casi siempre regresamos al lugar en donde se nos trata con cariño…un besito

  4. 6 justi
    10 febrero 2010 en 00:00

    Bonitas palabras, Águeda,
    somos pájaros, y somos aire
    y somos montaña, depende de la mirada…

    Me has hecho recordar cuando años atrás teníamos el pastor alemán fuera, y alrededor de su pienso había siempre un grupito de gorriones…y demás bichejos. Había concordia y reparto entre ellos…siempre cada uno a su horario; !buena gente!
    La verdad que sí, que el relato va de pájaros y de emociones que buscan donde pasar la noche de los inviernos hasta que sus cantos y alas desplieguen la primavera. Que nunca falte el calor.
    Un abrazo.

  5. 7 crguarddon
    10 febrero 2010 en 00:00

    Preciosas tus palabras Justi, palabras rebosantes de sensaciones, de emociones de buenos sentimientos, bellas y cálidas. Tan cálidas como la tubería donde se protege el gorrión.
    Sin calor no hay vida, ¿verdad, poeta?
    Un beso grande.

    • 8 justi
      10 febrero 2010 en 00:00

      La verdad, Carmen, que parece gorrión. Tampoco lo he podido mirar de frente, al resplandor de la linterna, pues se iría como sucede a menudo.
      (Tampoco es mi fuerte el dominio de este tema de los pájaros, otra asignatura pendiente.)
      De noche se le ve rechoncho, con el pico grueso adaptado para comer en estos terrenos de montaña. Los colores de las plunas parecen grises y marrones.
      A veces viene otro, más estilizado, que no sé si será gorrión o de otra especie o pueblo. Tendré que investigar…
      Y como sin calor no hay vida, quizá por eso vienen cuando hace más frío hasta las tuberías de la calefacción, donde se posan para pasar las noches.
      En noches más cálidas no vienen, tendrán otros balnearios…
      Vaya disertación estoy dando, ni que fuera yo entendido en pajaritos…
      Pero me encanta que en cada invierno vengan a compartir nuestro calor.
      Y que yo sepa, estamos hablando de emociones cuando estamos hablando de gorriones.
      Gracias por tus pálabras, y ciertamente como dices:
      SIN CALOR NO HAY VIDA.
      Besos.

  6. 9 gloriainfinita
    10 febrero 2010 en 00:00

    Cada una de las frases me provoca una imagen.
    Mi casa no es una casa solitaria, conmigo habitan aquí muchos pájaros, gorriones sobre todo, han anidado en la cuadra y cada mañana salen a picotear las plantas y a robarle el pienso al chucho que corre tras ellos ladrando, como si de un juego se tratara, porque, otras veces, los deja comer de su plato mientras domita.
    Dejaremos una ventana abierta siempre para que entren nuevas emociones y tendremos preparadas unas risas para alimentarlas.
    Un abrazo, amigo.

    • 10 justi
      10 febrero 2010 en 00:00

      !Vaya! todos estamos rodeados de pájaros, gorriones, jilgueros…
      amiga Gloria.
      Con ellos vienen y revolotean las emociones, entre cuyas alas se enredan .
      Como bien dices, abramos puertas, abramos ventanas,
      y que entre la naturaleza…

      “Bajan de nueva cuenta hasta el jardín,
      bajan en grupo, solos, en parejas
      en busca de semillas o de pan,
      de agua fresca, de frutos o de insectos
      pero los amilana una mirada.

      Siguiendo los atávicos auspicios
      de su naturaleza, los gorriones
      alzan el vuelo y tímidos se posan
      en los cables de luz como si fueran
      las notas de un pentagrama.” (Alberto Blanco)
      Un abrazo.
      Me ha alegrado tu comentario, y al oscurecer,
      la hora en la que viene el gorrión cada noche buscando ese hueco que has visto en la foto. (Me costó sacarla sin que se fuera. Es esquivo a la luz del flasch,
      a las miradas como dice el poeta).
      Justi

  7. 11 zar.linda
    10 febrero 2010 en 00:00

    “Es invierno, llueve y hace frío; él es libre,
    pero sólo aquí siente el calor”
    dicen que los pájaros llevan una herencia genética
    que hace volver a sus descendientes
    al mismo sitio…
    como ese pájaro que te visita año tras año…
    que recuerda el calor bajo el alero
    en las frías noches de invierno.

    Es como la ilusión que se renueva cada año,
    que anida en los corazones cálidos
    y le cuesta irse…
    que cuando flaquea
    vuelve buscando el calor,
    quizá porque la libertad no es importante
    sin una emoción, sin un sueño,
    como tú dices en este lindo poema…

    Tantos pájaros que nos buscan…
    que esperan el desayuno por las mañanas,
    a mi me vienen a primera hora, y hasta entran en la cocina
    entre trinos y revoloteos de ramas todavía en sus alas,
    comen migajas que les doy…
    luego se van y siempre vuelven…cada mamana.
    Son esos sueños
    que llenan nuestras noches…
    que se acurrucan en nuestro corazón,
    que van y vienen,
    mezclándose con realidades…

    ¡Qué bonita historia, Justi!
    los pájaros anidan donde encuentran una sonrisa…
    en forma de calor y alimento…
    Un abrazo.
    Estrella

    • 12 justi
      11 febrero 2010 en 00:00

      Pues será lo de la herencia genética…
      Gracias por la aclaración, Estrella.
      El caso es que desde hace años sigue posando,
      en las noches de invierno, y en ese lugar, el mismo pájaro (el mismo o mejor dicho su heredero genético)
      Bonitas palabras las tuyas, que siguen en el mismo vuelo del texto.
      Son estampas típicas del invierno.
      Esto es montaña baja, húmeda, hay el cauce de un arroyo.
      Y muchos pinos…
      Los pájaros grandes, las urracas, las torcaces, vuelan lejos,
      pero los pequeños gorriones, tan débiles como tiernos,
      cuando llega el atardecer buscan refugio en los árboles más cercanos a la casa, lejos de la carretera y de la curva del arroyo.

      En esa hora crepuscular, en el laurel hay cantos y bailes de plumas,
      la noche penetra entre las ramas, (también el frío),
      y siempre el mismo pájaro que busca la tubería de la calefacción
      para dormir. Prefiere sentir el espacio de una casa, alejado de los suyos,
      sentir sus emociones entre paredes blancas y cálidas.
      Es la escena de cada noche fría, y este año hay muchas…
      Es buen augurio, pues como digo en el texto, en sus plumas anida la primavera
      que luego, ya en marzo, brotará en rosales.
      Gracias por tus palabras, veo por lo que dices que también
      te visitan. Que no les falten migajas de pan en tu cocina, o en tu mano.
      Te traerán coloridas primaveras…
      Besos

  8. 11 febrero 2010 en 00:00

    Hola Justi, el texto no puede ser más bello…
    sí que está cargado de poesía…de emociones…de imaginación…

    Los poetas sois la releche…
    Menos mal que Zar apunta por ahí una idea más lógica…porque eso de que todos los años es el mismo pájaro…jejeje…

    Me gusta mucho la métafora. Caro que sí. Todos, gorriones y personas, acudimos al “calor” que calienta las tuberias y…al calor humano en sus diversas manifestaciones…

    Un beso.

    • 14 justi
      11 febrero 2010 en 00:00

      !vaya!… Otro comentario que me da caña con lo del MISMO pájaro…
      Gracias, Lola, por tus amistosas palabras.
      La verdad que no soy experto en Pajarería, tampoco en temas de Reencarnación, pero seguro que debe ser así como decís, aunque poéticamente queda más bonito eso de:
      mismo tejado,
      mismo alero,
      mismo techado,
      misma casa
      y un mismo pájaro…
      (Es proverbial la tendencia que tienen los malos poetas-yo no llego ni a eso- a desfigurar la realidad)
      Así que…!vale! admitido científicamente que será otro gorrión,
      pero para mi será el mismo gorrión,
      sempiterno y lastimero gorrión…
      símbolo de la necesidad de la comunicación que todos tenemos en las noches de invierno.
      Un beso.
      Justi

  9. 11 febrero 2010 en 00:00

    Lo importante es como tu lo veas, y como gran poeta que eres lo “ves así”…Rafael Alberti los ve en el mar…
    A fin de cuentas Justi, lo importante es “volar”….

    A volar

    Leñador,
    no tales el pino,
    que un hogar
    hay dormido
    en su copa.

    —Señora abubilla,
    señor gorrión,
    hermana mía calandria,
    sobrina del ruiseñor;
    ave sin cola,
    martín-pescador,
    parado y triste alcaraván:

    ¡a volar,
    pajaritos,
    al mar!

    De: Marinero en tierra

    RAFAEL ALBERTI

    • 16 justi
      11 febrero 2010 en 00:00

      Bonita esa canción marinera de nuestro admirado Alberti.
      Gracias, Lola.
      Yo pondré esta otra de Pablo Neruda, titulada… PÁJARO PABLO:

      “ME llamo pájaro Pablo,
      ave de una sola pluma,
      volador de sombra clara
      y de claridad confusa,
      las alas no se me ven,
      los oídos me retumban
      cuando paso entre los árboles
      o debajo de las tumbas
      cual un funesto paraguas
      o como una espada desnuda,
      estirado como un arco
      o redondo como una uva,
      vuelo y vuelo sin saber,
      herido en la noche oscura,
      quiénes me van a esperar,
      quiénes no quieren mi canto,
      quiénes me quieren morir,
      quiénes no saben que llego
      y no vendran a vencerme,
      a sangrarme, a retorcerme
      o a besar mi traje roto
      por el silbido del viento.
      Por eso vuelvo y me voy,
      vuelo y no vuelo pero canto:
      soy el pájaro furioso
      de la tempestad tranquila.”
      Al final, la metáfora del pájaro… vuela
      y se cobija en cada uno de nosotros.
      Un abrazo.
      Justi

      • 19 febrero 2010 en 00:00

        Pues si Justi, todos pudimos comprobar alguna vez y lo hacemos en nuestro día a día, que hay otros “pájaros” que en nada se parecen al tuyo ni al PÁJARO PABLO, esa bellísima metáfora de PABLO NERUDA…

        También hay pájaros, y a las pruebas me remito que:

        que son aves , como mínimo de dos plumas,
        que en vez de volar renquean de forma oscura…
        y sus trinos ahuyentan y son siempre confunsos,
        y sólo se les pueden ver alas desplumadas
        porque bajo ellas esconden la cabeza…y también sus miserias
        pajarracos que …pretenden e intentean que a otros
        los árboles le impidan disfrutar de la frescura del bosque.

        un beso lola

      • 18 justi
        19 febrero 2010 en 00:00

        Hola, lola,
        todos conocemos , por desgracia ese tipo de pájaros que hablas…
        hay pajaritos y hay pajarracos.
        Hoy hablamos de los pájaros que anidan en las emociones de las personas,
        que buscan cobijo en las noches frías, en los momentos de necesidad.
        Gracias por tus palabras.
        Y de esos pajarracos de espeso plumaje, pico destrozador, y que en vez de volar
        se rastréan, mejor alejados de ellos.
        Un beso
        Jussti

  10. 19 Manuel Rodríguez
    12 febrero 2010 en 00:00

    Precioso poema. No importa qu sea o no el mismo pájaro cada año, lo importante son los sentimientos y emociones que provoca en quien lo recibe o acoge en su alero, pajar o cocina…
    Todo ser busca el calor en invierno, la buena acogida en todo momento, la mano tendida…
    Cuántos “pajaros” abandonados necesitan de nuestro calor, acogida, sentimientos, generosidad… algunos vuelan desde muy lejos, otros los tenemos muy cerquita, en el barrio..
    Démosles al menos calor.
    Saludos

    • 20 justi
      12 febrero 2010 en 00:00

      Hola Manolo,
      me encanta entres comentando…
      tus palabras penetran dentro de las guaridas de esos pájaros,
      de las emociones que duermen en los inviernos.
      Sin duda, en alguna rama de un arbol, tuvimos clases compartidas…
      y sentimos la misma brisa de mar entre mareas altas y bajas !y eso se nota!

      Hablamos de pájaros pero hablamos de nosotros,
      Y es que, a duras penas conocemos el canto de los pájaros, vecinos nuestros.
      De niños, los pájaros -sentimientos- fueron objeto de tiro, piedra o escopeta,
      hasta nos contaron que de guerras vecinales. Y poco más nos dijeron,
      el resto lo aprendimos sólos.
      Lo del respeto a la naturaleza vino más tarde.
      Sabemos ahora más que antes,
      intentamos descifrar el cantar del mal agüero del cuco,
      y las melodías deliciosas del jilguero…,
      la vida es un bosque, una calle, una plaza, una selva,
      y se escuchan todas las canciones, unas limpias, otras desafinadas.
      Por eso hablamos de pájaros,
      y más ahora en invierno que buscan alero.
      Abrazos

  11. 13 febrero 2010 en 00:00

    Un agradable y tierno texto el que acabo de leer, y que me lleva, no sé si con alas o no, a mi casa del pueblo en época de primavera cuando las golondrionas anidaban debajo de los aleros. ¡Qué alegría verlas surcar el cielo! ¡Cuánta compañía nos brindaban!
    Me encanta pasear y ver en el cielo bandadas de pájaros, me entusiasma contemplarlos en el parque acudiendo a las fuentes a beber en silencio. Y qué tristeza produce cuando un día te das cuentas de que ya no están hasta la nueva primavera.
    Los pájaros son una alegría.
    Un abrazo, Justi.

  12. 17 febrero 2010 en 00:00

    Tanto tu comerntario como las fotos que dejas me recuerdan a los años de vida en el pueblo, cuando llegada lam primavera nos empezaban a visitar las golondrinas que anidaban en los aleros de mi casa. Un símbolo de alegría a la vez que de buen tiempo. Todavía hoy me encanta mirar al cielo y ver como los pájaros lo cruzan sin cesar.
    Un placer leer estos renglones.
    Un abrazo, Justi.

  13. 19 febrero 2010 en 00:00

    Las fotos y tus renglones me llevan a rememorar la alegría con la que contemplaba la llegada de las golondrinas a los aleros de mi casa. Todavía hoy me encanta ver los pájaros surcando el cielo con la llegada de los primeros calores. Y después de esta larga invernía deseo con ansiedad la llegada de los primeros pájaros, señal de bonanza climatológica.
    Un placer leer aquí.
    Un abazo, amigo Justi.

  14. 19 febrero 2010 en 00:00

    Maravillosos renglones los que dejas aquí escritos que a la vez me recuerdan la llegada de las golondrinas a los aleros de mi casa en aquellas primaveras en el pueblo, algo inolvidable.
    Un abrazo, Justi.

  15. 25 crisdul
    24 febrero 2010 en 00:00

    Qué lindo, Justin. las fotos so una preciosidad y tu prosa…¿ que decirte que no sepas?…
    No me has avisado del cambio de avtar y no te encontraba.
    Un abrazo.

    • 26 justi
      24 febrero 2010 en 00:00

      Hola, Carildul, ¿no me encontrabas?
      estaría camuflado como esos pájaros de la foto
      que en la noche parecen hojas, parecen sombras.
      Pero con la luz de la mañana… diste con mi avatar.
      Y es rojo, como un sol rojo.
      Gracias por tus palabras,
      y por tus abrazos.
      Ahí vuelan los míos…

  16. 26 febrero 2010 en 00:00

    A ver si de esta me queda el comentario escrito, espero que sí.
    Al leer tus renglones me recordaban la la llegada de las golondrinas a los alertos de mi casa cada primavera. Y qué alegría verlas surcar el cielo de un lado a otro.Me gusta sentir lo pájaros revolotear entre las ramas de los árboles cuando se recogen al atardecer, con ese sol de poniente q

  17. 26 febrero 2010 en 00:00

    Amigo justi, sigo el comentario aquí. Quería acabar conesa estampa de los pájaros con el sol de poniente de fondo, una preciosa postal que la naturaleza nos otorga.
    Un abrazo, amigo.

    • 29 justi
      8 marzo 2010 en 00:00

      Hola, Fernando,
      al fin he podido ver tus comentarios, todos.
      Me sabe mal, pero son cosas que pasan en este mundo virutal.
      Ahí estaban, junto a otros, también ocultos (vete a saber cómo ha podido suceder…)
      Lo bueno es que no se hayan perdido.
      Gracias por traer aquí tus recuerdos de infancia.
      Pájaros y golondrinas formaban parte del entorno rural donde crecimos los de pueblo.
      Por tu blog sé que siempre tienes presente aquellas estampas
      que viviste en tus años de niño-joven.
      Buen recurso para la escritura,para expresar los sentimientos que perduran.
      Gracias, nos seguiremos comentando.
      Un abrazo.

  18. 30 Pilar
    28 febrero 2010 en 00:00

    Hola Justi,
    cuántas emociones nos haces sentir con este relato, casi he visualizado esos pasos silencios que dabáis en la semioscuridad por no espantar al pájaro, ese’inquilino’ anual que siempre os visita anunciando la primavera… buscando el calor del hogar y de esa agradable temperatura que debe encontar en vuestra tubería.

    Me has hecho sonreír imaginándo tu resbalón del año pasado por no enceder la luz…

    Le imagino en estos momentos protegido del viento y acurrucada su cabeza entre su plumaje como suelen dormir…

    A mí también me anidan todos los años en el pared de la cocina (en el hueco de la rejilla)
    No sé cómo se meten, pero un año que tuve que abrirlo, me quedé impresionada de todo lo que con su pequeño pico pueden traer hasta allí…

    Buenas noches Justi.
    Un beso fuerte.
    Pilar

    • 31 justi
      28 febrero 2010 en 00:00

      Hola Pilar,
      gracias por tu comentario.
      Aquí donde vivo estamos rodeados de pájaros también, y muy diversos,
      en vuelos y trinos,
      alborotan alegremente.
      En primavera y verano cantan de noche,
      De mañana dialogan en lenguajes que no entiendo.
      En Otoño vienen a desgranar las semillas de los girasoles
      que cultivo para ellos, a compartir nuestra mesa.
      Y en invierno, en las noches más frías,
      por aquí aparecen buscando el calor de las tuberías de la calefacción,
      a compartir nuestro calor.
      Su presencia es un mensaje de paz,
      como el rocío de las madrugadas,
      una siembra colorida de plumas…
      !Que no nos falten!
      Un beso

  19. 32 Pilar
    28 febrero 2010 en 00:00

    Su presencia es un mensaje de paz…
    Bonita frase Justi, como las que has dejado en mi blog…
    Me alegra haber coincidido.
    Gracias por tu visita, y estoy contigo… ¡Qué no nos falten!
    En esta ocasión, ¡un beso con alas!
    Buenas noches de nuevo, Justi.
    Pilar

  20. 1 marzo 2010 en 00:00

    Las jaulas son alas que nunca nacieron y por eso son prisiones donde ha de dormir el otro, la otra mitad de cada quien. Pájaros en la noche tiene el dulce aroma existencialista en el que te desenvuelves con destreza.

    Me gusta tu blog Justi, he estado aquí más veces de las que imaginas…

    Saludo aleteando cariño.
    Rosa.

  21. 1 marzo 2010 en 00:00

    La llegada de los pájaros con la primavera es símbolo de alegría y de la llegada del buen tiempo. Las imágenes que nos dejas me devuelven a la mente cuando las golondrinas volvían a sus nidos en los aleros del tejado de mi casa. Me sigue gustando verlos surcar el cielo y cobijarse en los árboles al atardecer. Bonitos renglones los que nos dejas.
    Un abrazo, Justi.

  22. 35 justi
    1 marzo 2010 en 00:00

    Hola, Rosa,
    sí que ha llegado tu comentario,
    y como siempre,
    envuelto entre palabras de color:
    una, dos, tres, veinte y más palabras crecientes,
    palabras que estallan de día, en vuelo, como bengalas,
    y en la noche duermen, como pájaros, en las ramas,
    como niños en los brazos que los retienen…
    Gracias.

    • 3 marzo 2010 en 00:00

      Que las palabras nos abrasen con su calor en vez de dejarnos temblorosos de soledad en medio de la estepa de nuestras emociones.

      Buen amanecer Justi.
      Abrazo que vuela.

      Rosa.

      • 37 justi
        8 marzo 2010 en 00:00

        Como puedes ver, Rosa, tus comentarios llegaron,
        pero permanecieron ocultos no sé porqué motivo.
        Ya etán visibles.
        Aquí están, en su sitio, palabras que unen a pesar de la distancia.
        Gracias por pasearte por aquí.
        Me alegra hayas reiniciado tus publicaciones de nuevo,
        un placer leerte, y contemplar tu especial arte para la pintura.
        Un abrazo.

  23. 1 marzo 2010 en 00:00

    Gracias a todos;
    por vuestra lectura
    y por vuestros comentarios-
    Justi

  24. 2 marzo 2010 en 00:00

    Justi, bello escrito. Parece que con él ya llegó el buen tiempo y un poquito de calor; nos trae además la fiesta de los colores florales, la transformación del paisaje, la música de los ríos que bajan más cargados que antaño, la luz, que clarea más temprano el día y lejana està la noche.
    Bienvenida sea la primavera que nos prolonga el día y las horas de luz.
    Feliz semana.

  25. 7 marzo 2010 en 00:00

    Justi, mis comentarios son como los pájaros que buscan su nido y no lo encuentran. Venía a leerte la respuesta y a seguir leyéndote y veo que el escrito ha debido migrar. Ahora no recuerdo exactamente la composición que te dejé; pero en el texto loaba tu escrito y las fotos que tímidamente mostraban el pico y los ojillos vivaces de los pájaros. Te escribo otra, también al vuelo:

    Deja que sus alas
    Desplieguen la noche
    Aciaga de lunas
    De escarcha y luceros.

    Deja que sus alas
    Desplieguen la vida
    Cada amanecer
    Cada nuevo día.

    Deja que de nuevo
    Recorra el alero
    Busque protección
    Calor y silencio.

    Deja que el invierno
    Abandone el cielo
    Para recorrernos
    Senderos y pueblos.

    • 41 justi
      8 marzo 2010 en 00:00

      Cosas del invierno, Paco.
      Tus comentarios, como pájaaros en vuelo y como bien dices habían migrado,
      pero no muy lejos,
      pues han vuelto ya.
      No sé donde trasnocharon para ya están en su jaula de palabra.
      Gracias por tu evocación a la ya cercana primavera, a pesar de que este invierno
      se nos presenta largo, lluviosos y muy nevado.
      Gracias por el poema:

      Deja que sus alas
      Desplieguen la vida
      Cada amanecer
      Cada nuevo día.

      Así hemos de hacer, volar…en cada nuevo día.
      Un abrazo.
      Justi

  26. 8 marzo 2010 en 00:00

    Cuando se tiene un corazón tan grande como el tuyo, Justi,
    es normal que los pájaros acudan a tus brazos,
    brazos que toman la forma de tubería de calefacción
    para que se calienten,
    de laurel, para que ojeen el mundo de alrededor
    o de girasol, para que se alimenten.
    Este año ser alargará la estancia del pajarillo,
    el invierno está siendo duro
    y necesitará abrigarse en el calor de tu casa…
    ¡cuídalo bien!

    Te dejo un bonito poema de Gloria Fuertes…

    “Los pájaros anidan en mis brazos,
    en mis hombros, detrás de mis rodillas,
    entre los senos tengo codornices,
    los pájaros se creen que soy un árbol.
    Una fuente se creen que soy los cisnes,
    bajan y beben todos cuando hablo,
    las ovejas me pisan cuando pasan,
    y comen en mis dedos los gorriones;
    se creen que soy tierra las hormigas
    y los hombres se creen que no soy nada”

    Besos.

    • 43 justi
      8 marzo 2010 en 00:00

      Gracias ZarLinda
      por el poema que me dejas de Gloria Fuertes,
      poeta de lo cotidiano, de lo rozamos, vemos y sentimos,
      “se creen que soy tierra las hormigas
      y los hombres se creen que no soy nada”

      En cuanto a mis brazos… !bueno! más cómodos están los pájaros
      en las ramas del laurel. Allí cantan, otéan el paisaje, cazan insectos.
      En mis brazos…, calor y poco más,
      y para calor ya les permito que pasen mejor las noches frías en las
      tuberías de la calefacción.
      Ya estoy preparando el semillero para plantar pronto los girasoles.
      Allá por el otoño cuando hayan madurado, sus pipas serán el banquete
      más preciado. Y ellos lo saben y lo esperan.Cada año vienen más y más. Esto parece ya un albergue del camino de Santiago.
      Los peregrinos son los pájaros. Yo soy el hostelero.
      Gracias por tus palabras,
      besos.

  27. 11 junio 2010 en 00:00

    Justi, Ya te he enviado un par de comentarios que me apetecían, pero, la verdad, no sé si te habrán llegado. Como tienes este laberinto que tienes………Quería agradecerte el repaso que has hecho a mis trabajos y los comentarios que has dejado en ellos. Me parecen lúcidos, entrañables y estimulantes. A pesar de que me pierdo un poco en tu forma de presentarte, mi determinación es leerte y me comprometo a ello para intercambiar aportaciones. Concretamente me parece rico, sugerente y que te recreas en la vivencia que describes y, al hacerlo, transmites el gozo y el descubrimiento que ha significado para tí. Te felicito. Seguramente tendré que preguntarte de vez en cuando alguna observación técnica porque me siento torpe en este mundo.Un abrazo

    • 45 justi
      11 junio 2010 en 00:00

      Pue sí, Antonio, a todos nos ha pasado, nos pasa lo mismo, autodidactas en este mundo bloguero. Nos ha llegado el inventi ya maduros, pero lo sabemos coger entre las manos, por los cuernos como se dice,y lo moldeamos aunque nos cueste. De batallas mayores venimos,
      que sobrevivientes somos.
      La primera vez que comentas en este blog se ha de aprobar el omentario como he hecho,
      las veces siguientes si pones el mismo correo ya no hará falta.
      Como ves, las palabras llegan, unas veces en tren, otras a lomo de una nube de lluvia
      como hoy, otras al abrigo del vuelo de los pájaros como en este post, pero llegan.
      A todos nos cuesta dominar los medios, pero lo conseguiremos.
      Un abrazo, y gracias por meterte en el sentimiento de este blog.
      Si no compartimos lo que sentimos, ¿para qué vivir?
      Justi


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Zamora, Puente de Piedra

puente pequeño

Soy lo que siento

¿Quien soy yo? soy lo que me ocurre y siento, azul, rojo, espacio, a veces niño y luego sentimiento, aroma de lejanos tiempos... La mañana es clara y el amor pasa todas las tardes ante mi casa. Soñando, esperando, asomado a la ventana estoy Justi

Justi

miro sin filoazul

Comentarios recientes

justi on Juan Gelman
justi on Juan Gelman
justi on ¿Arde Burgos?
Valcarce on ¿Arde Burgos?
lolita on Juan Gelman
Valcarce on Juan Gelman

Emma-la mascota de casa-

enma

Las fotos que hago

sistema floral

4003745107_a2b2cac529

4003745281_31a660479b

4003745451_1947a8c1b2

Más fotos

Archivos

Mi poemario

soy lo que siento
callar...gritar...siempre por mantener la justicia ante nuevos vendavales...Esos somos nosotros, los que resistimos como robles tras las curvas del sendero de la vida...

moldeando la luz…la imagen y mi palabra

iconodemoldeandolaluz

Historia de nuestras palabras: mis relatos

de la a a la z

El Caballero

quijote
CABALLERO DERROTADO, HAZME SITIO EN TU MONTURA, QUE YO TAMBIÉN VOY CARGADO DE AMARGURA... (leon felipe)

Traje regional de Zamora -CARBAJALES-

trajes
ARTE, COLORIDO, ESTALLIDO DE SENTIDOS EN EL TRAJE REGIONAL DE CARBAJALES-

Aguas del Duero-los arribes-

arrives del duero
Nube blanca, que vas tan sóla en el cielo y tan alta, junto a la luna de plata vendrás a parar mañana, igual que mi amor, en agua. En agua de mar honda y clara. (León Felipe)

leon felipe -monumento en Zamora-

leon felipenuevo

PIEDRAS SAGRADAS

Con las piedras sagradas de los templos caídos grava menuda hicieron los martillos largos de los picapedreros analíticos. Después, sobre esta grava, se ha vertido el asfalto negro y viscoso de los pesimismos. Y ahora... Ahora, con esta mezcla extraña, se han abierto calzadas y caminos por donde el cascabel de la esperanza acelera su ritmo. (Poema de León Felipe)

puente del Esla

puente esla
Tú, viejo Duero, sonríes entre tus barbas de plata, moliendo con tus romances las cosechas mal logradas. Y entre los santos de piedra y los álamos de magia pasas llevando en tus ondas palabras de amor, palabras.

santovenia del esla

santovenia2

MI PUEBLO

Un pueblo entre campos, pequeño, casas llenas de hermanos, una torre de iglesia, alta, y muchos tejados rojos, bajos. Un rio, encinas, una pradera para el ganado, flores, niños por las calles, los sembrados... Gentes que abren surcos en la tierra mientras miran a lo alto a ver si llueve. SANTOVENIA DEL ESLA es MI PUEBLO.

ARTESANÍA DE PERERUELA (zamora)

hornoruela-011g
febrero 2010
L M X J V S D
« ene   mar »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728

autor JUSTI


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: