30
Oct
09

Hoy viene el sol a contraluz, sombras de una fiesta…

Que no se entere la primavera que soñamos cielo…Y nos hacemos tierra…

OTOONARCISO

La imagen es de NARCISO DEL RÍO y este post ha sido publicado en mi página de “Moldeadores de la Luz” – Red Social de José Luis Cuendía (Guendy).

OTOÑO
**
Soñar cielos y
morir en tierra.
Pero para enraizarse en suelo
antes hay que elevarse,
soñar cielos,
y como nubes, dar sombra y acabar regando la hierba:
colores, retrato cromático de la materia,
ser luz, y luego, rota ya, convertirse en pálida tierra.!Mira!…Tantos colores ocres en el suelo como notas musicales del aire…
Hojas que lo fueron todo sobre el árbol,
ayer besadas por la luz solar
y hoy sólo humedad,
páginas de un libro fugaz, temporal,
imágenes, inmóviles ya, que alguien arrancó en noche de vendaval…

Se nace entre cunas verdes de primavera,
te emborrachas de rojo fuego de verano, sol y azúcar de frutas,
de besos de amantes,
para acabar más tarde girando sobre ventanas, senderos y terrazas,
bailando el vals de las nostalgias.
.
Todo pasa:
Y ya sólo guardamos el color del trigo, oro,
amarilla alfombra que pisamos.
Adiós al verde cesped que acompañó el remanso del agua
poblada de peces y flores,
adiós a la salmodia del caminante,
al árbol que nos anunciaba el azul surcado por las aves,
adiós a las nubes blancas.

Fueron otros tiempos, allá por Mayo…
Y hoy aquí, en la noche fría de este otoño,
cual fantasmas,
montón de hojas con formas de rosas,
de animales,
de casas, de sueños,
de luces apagadas de la ciudad.

Hoy viene el sol a contraluz,
los árboles se desvisten,
acabó la función;
hojas que se descuelgan cual perchas vacías,
sombras de una fiesta,
geometría muerta.

pero tú, !calla!
que no se entere la primavera
que soñamos cielo
Y nos hacemos tierra…
.
Por Justi ( lectura de la foto de Narciso, titulada Otoño)

****

Anuncios

41 Responses to “Hoy viene el sol a contraluz, sombras de una fiesta…”


  1. 1 justi
    30 octubre 2009 en 00:00

    Hola,
    una reflexión más de las muchas que todos nos hacemos en el Otoño, metáfora de vida.
    Soñamos cielo azul y acabamos siendo tierra coloreada…
    Un saludo a todos los que pasáis por mi blog.
    Justi.

  2. 2 gloriainfinita
    31 octubre 2009 en 00:00

    Era mayo… parece que cantáramos a coro. Pero hoy me estoy preguntando que será lo que le ocurre a mi corazón que no quiere enterarse de que estamos en otoño y cada mañana me grita: es primavera. Yo quiero ser tierra pero él se empeña en ser cielo azul.
    Precioso poema, Justi, pero no, no sombras de una fiesta, luces seremos esta tarde en la mani contra la corrupción valenciana… a prepararme voy. Besos.

    • 3 justi
      31 octubre 2009 en 00:00

      …grita fuerte contra la corrupción
      hasta que el cielo se vuelva de rojo y oro
      como es el cielo de este otoño que tenemos, amiga Gloria.

      Poema Otoño de José Hierro:

      “Otoño de manos de oro.
      Ceniza de oro tus manos dejaron caer al camino.
      Ya vuelves a andar por los viejos paisajes desiertos.
      Ceñido tu cuerpo por todos los vientos de todos los siglos.

      Otoño, de manos de oro:
      con el canto del mar retumbando en tu pecho infinito,
      sin espigas ni espinas que puedan herir la mañana,
      con el alba que moja su cielo en las flores del vino,
      para dar alegría al que sabe que vive
      de nuevo has venido.
      Con el humo y el viento y el canto y la ola temblando,
      en tu gran corazón encendido.”

      Ya contarás, Gloria.
      Gracias por tus palabras, y
      besos.

  3. 4 Pop
    31 octubre 2009 en 00:00

    Un saludo desde la incomprensión de un país (China) que crece y crece en lo material y se olvida
    de la poesía y de lo espiritual.
    Los poetas somos la mosca cojonera de los mastodontes!
    Pop.

  4. 5 justi
    31 octubre 2009 en 00:00

    “Un saludo desde la incomprensión de un país que crece y crece en lo material y se olvida
    de la poesía y de lo espiritual. Los poetas somos la mosca cojonera de los mastodontes! ”
    Pop.

    Hola Pop…
    hablas de la poesía y de lo espiritual,
    arrojadas como envoltura desechada a la cuneta.
    Quizá estemos hablando del famoso eslabón perdido…¿lo encontraremos?

    “Pájaro enorme, abres
    tus alas silenciosas
    y dejas
    que el viento
    te eleve.
    Tú, estás quieto, impasible,
    y las ciudades
    giran bajo tu vientre, pasan
    rápidas, desaparecen por el otro extremo
    del horizonte
    rayando
    con sus veletas y su altas cruces
    el aire enrojecido de la tarde…”
    (ÁNGEL GONZÁLEZ)

    Sólo tú, poesía, sigues quieta, oteando…
    impasible…
    Un abrazo.
    Justi

  5. 6 Rafael
    31 octubre 2009 en 00:00

    soñamos cielo y nos convertimos en tierra… da que pensar y mucho. Esa frase es un gran hallazgo, Justi, un hallazgo de poeta, felicidades.
    El paso del tiempo nos da la nostalgia, y la nostalgia nos hace estar más vivos, percibirlo todo con más intensidad; curioso que sólo al morir podremos decir con justicia: “sé que he vivido”.
    Un abrazo.

    • 7 justi
      1 noviembre 2009 en 00:00

      Hola, Rafael,
      pues sí, la nostalgia nos calienta a veces la casa,
      es como pasearnos por paisajes conocidos, sin obsesiones, sin miedos, sin rencores,
      es un pasado que forma parte de un presente. Y de un futuro.
      O como tú dices, para hacernos estar más vivos.
      Un abrazo.

  6. 31 octubre 2009 en 00:00

    “soñamos cielo y nos hacemos tierra”
    ¡qué bonito!
    es buena época el otoño,
    el otoño de todos nosotros
    hemos ido creciendo,
    hemos ido cubriéndonos de hojas,
    nos han salido flores,
    hemos tenido frutos
    y ahora nos desnudamos…
    nos hacemos tierra…
    para renacer en primavera,
    y soñamos cielo
    para poder volar en el largo invierno.
    Y revivimos emociones
    soñamos de nuevo,
    reímos,
    amamos…
    nuestra primavera en otoño,
    seremos tierra, pero tierra fructífera,
    y soñaremos cielos azules,
    sin nubes, radiantes…
    y sol y lluvia también,
    para que nuestra tierra sea fértil…
    Como el árbol,
    una parte convertido en tierra,
    en este otoño primaveral,
    y otra parte,
    elevándose al cielo,
    esperando volar…

    Una foto muy bonita, y un texto precioso para acompañarla, Justi…
    “soñamos cielo y nos hacemos tierra”
    Besos
    Estrella

    • 9 justi
      1 noviembre 2009 en 00:00

      Un buen comentario, Zarlinda, también poético…
      otoño,
      contacto de la naturaleza,
      revivir, y soñar de nuevo otras primaveras.
      Ahora toca disfrutar del otoño,
      el olor de las castañas recién sacadas de las brasas,
      el crujir sonoro de nuestras pisadas sobre las hojas húmedas
      del álamo en el suelo…
      reposar blandamente en la tierra
      reviviendo instantes que sin duda han de resucitar de nuevo…
      Agradecer la vida.
      Gracias por tus comentarios.
      Besos

  7. 2 noviembre 2009 en 00:00

    hola Justi
    “soñamos el cielo y nos hacemos tierra…”
    !que belleza encierran esos versos!!

    Bonita imagen de Narciso, pero lo es aún más tu evocador poema…del que elijo una estrofa:

    “…
    Hoy viene el sol a contraluz,
    los árboles se desvisten,
    acabó la función;
    hojas que se descuelgan cual perchas vacías,
    sombras de una fiesta,
    geometría muerta…”

    Ya que cantamos al otoño , te dejo un poema que también me ha gustado mucho de Ruben Dario…espero te guste..

    —-

    CANCIÓN OTOÑO
    Ruben dario

    Tú, que estás la barba en la mano
    meditabundo,
    ¿has dejado pasar, hermano,
    la flor del mundo?

    Te lamentas de los ayeres
    con quejas vanas:
    ¡aún hay promesas de placeres
    en los mañanas!

    Aún puedes casar la olorosa
    rosa y el lis,
    y hay mirtos para tu orgullosa
    cabeza gris.

    Huyendo del mal, de improviso
    se entra en el mal,
    por la puerta del paraíso
    artificial.

    Y no obstante la vida es bella,
    por poseer
    la perla, la rosa, la estrella
    y la mujer.

    Lucifer brilla. Canta el ronco
    mar. Y se pierde
    Silvano, oculto tras el tronco
    del haya verde.

    ¿Para qué las envidias viles
    y las injurias,
    cuando retuercen sus reptiles
    pálidas furias?

    ¿Para qué los odios funestos
    de los ingratos?
    ¿Para qué los lívidos gestos
    de los Pilatos?

    ¡Si lo terreno acaba, en suma,
    cielo e infierno,
    y nuestras vidas son la espuma
    de un mar eterno!

    Cojamos la flor del instante;
    ¡la melodía
    de la mágica alondra cante
    la miel del día!

    Amor a su fiesta convida
    y nos corona.
    Todos tenemos en la vida
    nuestra Verona.

    ¡Desventurado el que ha cogido
    tarde la flor!
    Y ¡ay de aquel que nunca ha sabido
    lo que es amor!

    Gozad de la carne, ese bien
    que hoy nos hechiza,
    y después se tornará en
    polvo y ceniza.

    Gozad del sol, de la pagana
    luz de sus fuegos;
    gozad del sol, porque mañana
    estaréis ciegos.

    Gozad de la tierra que un
    bien cierto encierra;
    gozad, porque no estáis aún
    bajo la tierra.

    El corazón del cielo late
    por la victoria
    de este vivir, que es un combate
    y es una gloria.

    Pues aunque hay pena y nos agravia
    el sino adverso,
    en nosotros corre la savia
    del universo.

    Nuestro cráneo guarda el vibrar
    de tierra y sol,
    como el ruido de la mar
    el caracol.

    La sal del mar en nuestras venas
    va a borbotones;
    tenemos sangre de sirenas
    y de tritones.

    A nosotros encinas, lauros,
    frondas espesas;
    tenemos carne de centauros
    y satiresas.

    En nosotros la vida vierte
    fuerza y calor.
    ¡Vamos al reino de la Muerte
    por el camino del Amor!

    • 11 justi
      2 noviembre 2009 en 00:00

      Gracias Lola,
      ya sabes que un post dura lo que duran los comentarios,
      y vuestra participación es siempre lo mejor.
      Muy bonito el poema que dejas de Rubén Darío, canción al otoño…

      “¡Desventurado el que ha cogido
      tarde la flor!
      Y ¡ay de aquel que nunca ha sabido
      lo que es amor!”

      Yo pongo este otro, de Octavio Paz, no tan de poesía modernista como la de Darío, pero entrañable y selecto:

      “En llamas, en otoños incendiados,
      arde a veces mi corazón,
      puro y solo. El viento lo despierta,
      toca su centro y lo suspende
      en luz que sonríe para nadie:
      ¡cuánta belleza suelta!
      Busco unas manos,
      una presencia, un cuerpo,
      lo que rompe los muros
      y hace nacer las formas embriagadas,
      un roce, un son, un giro, un ala apenas;
      busco dentro mí,
      huesos, violines intocados,
      vértebras delicadas y sombrías,
      labios que sueñan labios,
      manos que sueñan pájaros…
      Y algo que no se sabe y dice «nunca»
      cae del cielo,
      de ti, mi Dios y mi adversario. ”

      Gracias por acompañarme por el blog, Lola.
      Besos.

  8. 4 noviembre 2009 en 00:00

    Oh, las musas Justi te llenaron de su aliento para
    crear esa oda al otoño…Pero quién puede quedar
    impacible ante el paso de la vida…?
    Y una imágen así también, como la de nuestro amigo, despierta reflexiones…

    Yo te dejo un poema de Juan Ramón sobre el “Otoño”,

    Esparce octubre, al blando movimiento
    del sur, las hojas áureas y las rojas,
    y, en la caída clara de sus hojas,
    se lleva al infinito el pensamiento.

    Qué noble paz en este alejamiento
    de todo; oh prado bello que deshojas
    tus flores; oh agua fría ya, que mojas
    con tu cristal estremecido el viento!

    ¡Encantamiento de oro! Cárcel pura,
    en que el cuerpo, hecho alma, se enternece,
    echado en el verdor de una colina!

    En una decadencia de hermosura,
    la vida se desnuda, y resplandece
    la excelsitud de su verdad divina.

    Besos para ti

    • 13 justi
      4 noviembre 2009 en 00:00

      Buen poema este de Juan Ramón, poeta grande entre los grandes,
      amiga ILONA,
      “Encantamiento de oro! Cárcel pura,
      en que el cuerpo, hecho alma, se enternece,
      echado en el verdor de una colina!”
      !cuánta cosa nos quiere decir!
      Nosotros, tú, yo, lo decimos de otro modo…:

      “Porque yo también soy hoja emborradada de oro,
      al viento me tambaleo,
      y me descuelgo.
      nadie para el vuelo,
      y en el suelo, barro y pisadas asesinando el oro amarillento
      que lució en el árbol.
      Pero me aguanto,
      no reclamo.
      Está lloviendo, !ojo! que no te salpique el agua de las charcas,
      hay miles de hojas, como tú como yo, pudriéndose,
      hay ratas, plásticos, deshechos humanos…
      Unos esperan resucitar al tercer día,
      yo esperaré hacerlo por primavera,
      allá por el mes de Mayo.
      Seré flor silvestre del campo,
      o quizá la brisa que roce tu mano
      !Silencio! nueva vida se está engendrado,
      es Otoño.” (versos de Justi)

      Besos, Ilona

  9. 14 Pilar
    4 noviembre 2009 en 00:00

    Hola Justi. Preciosa entrada a un otoño primaveral! Para nada la nostalgia es sinónimo de melancolía, y a mí también me gusta pasearme con ella, quizá sí, quizá nos hace sentirnos como en ‘casa’…

    Vengo del blog de Estrella, me ha gustado tu comentario… y al verte, he querido volar hasta aquí… Ya no he visto tu cometa, pero también me han gustado esas hojas secas (resistentes a los azotes del viento otoñal) que me han acercado hasta aquí.

    Un abrazo Justi.
    Pilar

    • 15 justi
      4 noviembre 2009 en 00:00

      Hola Pilar,
      pues sí,
      cometas y hojas volando al viento
      traen hasta aquí.
      Bienvenida a mi terraza.
      Busca un lugar frente a estas montañas que conducen al mar:
      “He visto el mar en calma
      soportando su inconmensurable silencio,
      y con tormenta, luchando por violentar
      el misterio de su propia profundidad…
      He mirado la tierra en su pródiga fiesta juvenil
      y en sus lentas horas de sombras meditabundas.
      Los que iban a la siembra han oído mi saludo,
      y los que volvían con su cosechas o con sus canastos vacíos
      han pasado junto a mis canciones.
      Así mi día ha terminada al fin,
      y ahora que anochece canto mi última canción
      para decir que he amado tu mundo.”
      (Hasa aquí Tagore),
      que con su lírica especial habla de los sucesivos
      pasos de los días,
      de las primaveras y de los otoños,
      de los días soleados y los de cielo húmedo y bajo…
      Gracias por tus palabras, Pilar.
      Un beso,

  10. 16 Popochan
    4 noviembre 2009 en 00:00

    “Un saludo desde la incomprensión de un país que crece y crece en lo material y se olvida
    de la poesía y de lo espiritual. Los poetas somos la mosca cojonera de los mastodontes! ”
    Pop.

    • 17 justi
      4 noviembre 2009 en 00:00

      Hola Pop…
      hablas de la poesía y de lo espiritual,
      arrojadas como envoltura desechada a la cuneta.
      Quizá estemos hablando del famoso eslabón perdido…¿lo encontraremos?

      “Pájaro enorme, abres
      tus alas silenciosas
      y dejas
      que el viento
      te eleve.
      Tú, estás quieto, impasible,
      y las ciudades
      giran bajo tu vientre, pasan
      rápidas, desaparecen por el otro extremo
      del horizonte
      rayando
      con sus veletas y su altas cruces
      el aire enrojecido de la tarde…”
      (ÁNGEL GONZÁLEZ)

      Sólo tú, poesía, sigues quieta, oteando…
      impasible…
      Un abrazo.
      Justi

  11. 18 ana rodrigo
    4 noviembre 2009 en 00:00

    Los amigos y las amigas de este foro ya saben de mi incapacidad casi genética para la poesía, así como de mis temores a la hora de entrar en el banquete poético como una profana absoluta.

    Soy receptiva a lo que la poesía sugiere de esa forma tan bella, sutil como sólo la poesía sabe hacerlo, siempre preñada de contenido, ya sea en forma de caricia a nuestros pensamientos ya a nuestras emociones, ya sea en forma de brusco despertar de nuestro mundo interior. De ahí a que yo sea capaz de hilar un simple pareado, hay un abismo. De ahí mi respeto a quienes escribís en este foro, especialmente al autor del mismo.

    Así que voy a, quizá, patear inconscientemente el aire que se respira en este post. Dice Maruja Torres que dice Wikipedia que la nostalgia es “una obsesión aflictiva de estar en otra parte”, la misma autora sugiere que también es posible la añoranza sin dolor. Aquí está la clave para mirar al pasado, con dolor o con añoranza.

    Estamos escuchando estos día al centenario y fallecido Francisco Ayala en múltiples entrevistas, y me ha llamado la atención la chispa que desprenden sus ojos, un hombre que ha narrado el pasado, que ha vivido el presente y que siempre esperaba la sorpresa del siguiente minuto.

    Definitivamente (si no lo digo, reviento) este año, siento un cierto rechazo hacia el otoño como metáfora de la vida, es posible que me esté suponiendo una “obsesión aflictiva” y voy a ver si consigo que sea una añoranza sin dolor.

    • 19 justi
      4 noviembre 2009 en 00:00

      Hola, Ana Rodrigo, los que te leemos y te escuchamos sabemos de tu capacidad para comunicar, sea en soneto, en verso libre, prosa…elcaso es usar bien la herramienta…y darse a entender. Así que no hables de incapacidades…
      Agradezco tus palabras sobre Francisco Ayala, grande de nuestras letras,
      un saludo para él allá donde esté, y un recuerdo de su prosa, espero te guste su lectura que en prosa nos dice muchas cosas, habla de primaveras, de verdades creadas por nosotros, pintadas y colgadas en ramas de los árboles… (te lo copio):

      “Otro pájaro azul”

      “Mira, mira qué pájaro tan hermoso, allí, en el árbol,
      allí arriba; qué colores”,
      casi gritaste corriendo hacia la ventana,
      llamándome a la ventana.

      Habíamos pasado un rato en silencio,
      y escuchábamos a los pájaros cantar fuera, en aquella neblina,
      con aquel viento.
      “Esos pobres petirrojos se obstinan en cantar –había observado yo-.
      Por más que llueva y haga un viento frío, ellos cantan:
      reclaman la primavera prometida.”
      Y fue entonces cuando viste tú agitarse allá al fondo,
      grande,
      azul,
      en lo alto de una rama,
      a ese pájaro de belleza única,
      y me atrajiste a compartir tu admiración,
      tu júbilo.

      Pero en seguida pudimos darnos cuenta de que no era tal ave. Lo que se movía en el árbol extendiendo y agitando con frenesí su oscuro azul, no era un ave; era quizá un trapo, un girón de tela prendido a las ramas en el viento.

      Por consolarte, te dije yo (y así lo sentía): “Querida: es más hermoso y me gusta más que si hubiera sido de verdad, porque ese pájaro lo has creado tú, tú lo has inventado, es obra tuya.” Pero al mismo tiempo que te lo decía me acudió este pensamiento: Si no seré yo también una invención de tus ojos magos, y algún día, en algún momento…
      (Hasta aquí Ayala, !qué buena frase final!…
      un maestro que se nos fue pero nos dejó su grandiosa obra)
      Un beso, Ana, y gracias por pasearte por esta terraza, no se divisa la nieve
      de Sierra Nevada, pero se aspira el aroma de las palabras…
      Justi
      .

  12. 20 lolita
    4 noviembre 2009 en 00:00

    Buenas tardes Justi, te admiro muchisimo, pero tambien a tus lectores.
    Estas poesias tan bonitas, dan estos primeros frios del otoño,felicidades a todos, es un placer leeros
    un abrazo LOLI……….

    • 21 justi
      5 noviembre 2009 en 00:00

      Gracias por tus palabras, Lolita, siempre tan agradecidas y además para todos.
      Un placer que estés entre nosotros leyendo poesía.
      Para ti, que tanto te gusta leer los versos que dejamos en el post
      te dedico este poemita de Tagore,
      es precioso, y lo podríamos titular CANCION DE OTOÑO

      Me dijo bajito: “Amor mío, mírame en los ojos.
      “Le reñí, agria, y le dije: “Vete.” Pero no se fue.
      Se vino a mí y me cogía las manos… Yo le dije: “Déjame.”
      Pero no se fue.

      Puso su mejilla en mi oído. Me aparté un poco,
      me quedé mirándolo, y le dije: “¿No te da vergüenza?”
      Y no se movió. Sus labios rozaron mi mejilla. Me estremecí,
      y le dije: “¿Cómo te atreves, di?” Pero no le dio vergüenza.

      Me prendió una flor en el pelo. Yo le dije: “¡Es en vano!”
      Pero no cedía. Me quitó la guirnalda de mi cuello, y se fue.
      Y lloro y lloro, y le pregunto a mi corazón:
      “Por qué, por qué no vuelve?”
      **
      Un abrazo, Lolita, de parte de todos a los que lees y admiras.
      Justi

  13. 22 Pilar
    5 noviembre 2009 en 00:00

    Gracias Justi, por los versos de Tagore y por los tuyos… Me han encantado!
    También me ha gustado la frase que has dicho, en el comentario de mi blog, con respecto a Tagore: ‘nos llevamos bien’. Como yo también ‘me llevo bien’, me siento muy a gusto ‘a su lado’… te dejo aquí estas palabras suyas:

    ‘Pájaros perdidos de verano vienen a mi ventana, cantan,
    y se van volando.
    Y hojas amarillas de otoño, que no saben cantar,
    aletean y caen en ella, en un suspiro’.

    Un abrazo Justi. Me siento siempre muy a gusto paseándome por tu casa. ¡Gracias!
    ¡Feliz noche!

    Pilar

  14. 23 Pilar
    5 noviembre 2009 en 00:00

    Justi, en mi blog te dejo un enlace algo ‘especial’… espero, que si no lo habías visto antes, te guste. No te lo he querido enlazar aquí, prefiero que lo veas antes…

    Un beso
    Pilar

    • 24 justi
      5 noviembre 2009 en 00:00

      Gracias Pilar por el enlace, suponía lo que era…: TAGORE.
      Te cuento:
      Tenía yo 18 años,
      me regalaron el primer libro que recuerdo…
      nervios,
      mis dedos rasgan el celofán rojo…
      y desde su interior un volcán de sentimientos que explota:
      tapas color verde, y
      un montón de caricias azules y de todos los colores me salpicaron los ojos,
      rebotaron,
      se incrustaron en el alma…:
      RABINDRANAZ TAGORE , OBRA ESCOjIDA ( traducción de Zenobia Camprubí, esposa de Juan Ramón Jimenez…)
      Desde entonces el libro no se aleja ya de mi, es mi libro de cabecera,
      me hace sentir el amor por la vida, por eso te dije que nos llevamos bien:

      “Mucho me has dado, pero aun te pido más.
      No vengo a ti sólo a beber el agua
      que vengo por el manantial;
      no porque me lleves solamente hasta la puerta,
      sino a la sala del Señor;
      no sólo por la dádiva del amor,
      sino por el amante mismo”
      (Tagore. Lírica breve. Tránsito)

      Gracias por tu comentario, Pilar,
      Un beso

  15. 25 Agueda
    5 noviembre 2009 en 00:00

    Maravilloso poema acompañado de una música celestial y una fotografía de ensueño…mis felicitaciones. Un besazo
    El otoño se acerca con muy poco ruido:
    apagadas cigarras, unos grillos apenas,
    defienden el reducto
    de un verano obstinado en perpetuarse,
    cuya suntuosa cola aún brilla hacia el oeste.

    Se diría que aquí no pasa nada,
    pero un silencio súbito ilumina el prodigio:
    ha pasado
    un ángel
    que se llamaba luz, o fuego, o vida.

    Y lo perdimos para siempre. Ángel González

    • 26 justi
      5 noviembre 2009 en 00:00

      Hola Agueda, bienvenida a esta nuestra casa:
      poesía, sentimiento en palabras…
      el otoño es esperanza.

      “Soy como un jirón de una nube de Otoño
      que vaga inutilmente
      por el cielo.
      !Sol mío, glorioso eternamente;
      aún tu rayo no me ha evaporado,
      aún no me has hecho uno con tu luz!
      Y paso mis meses y mis años alejado de ti.
      Se abren los años y luego se mustian como flores.
      Pero tú, sabes esperar…” (Tagore)

      Besos.

  16. 6 noviembre 2009 en 00:00

    Amigo Justi, qué bien describes el otoño y lo que el conlleva en estos versos. Es verdad que el otoño está lleno de color y que las hojas forman alfombras sobre los campos, pero uno espera con ansiedad ver reververar la naturaleza de nuevo.
    Desde luego la naturaleza es sabia y cada ciclo está perfectamente definido, y nosotros tendríamos que mimarla.
    Un abrazo, amigo.

    • 29 justi
      6 noviembre 2009 en 00:00

      Es el otoño, Fernando,
      colores ocres, marrones,
      dorados, amarillentos,
      buscando refugio entre la tierra.
      Una época más del año natural
      y de nuestras vidas.
      Ya pasó el verano,
      el pájaro canta solitario en las ramas desnudas,
      las hojas del álamo murmullan contra el suelo.
      Y yo, tras la ventana, observo y recuerdo…

      Un abrazo.

  17. 30 Agueda
    6 noviembre 2009 en 00:00

    Hace apenas unas horas que he publicado 2 noticias muy importantes para mi….y que deseo compartirlas con todos mis amigos..entre ellos estás tu. Un dulce fin de semana. Besos

    • 31 justi
      6 noviembre 2009 en 00:00

      Felicidades, Águeda, te dedico este texto poético….

      Mediodía por
      Rabindranath Tagore

      -Mamá, me gustaría muchísimo dejar mis lecciones. No me he separado de mi libro en toda la mañana.
      Dices que sólo son las doce.
      Bueno, aunque efectivamente no sea más tarde, ¿no podemos suponer que, aun siendo mediodía, ha empezado ya la tarde? A mí me es muy fácil imaginar que el sol ha llegado ya al otro extremo del arrozal, y que la vieja pescadora anda recogiendo hierbas para su cena junto a la laguna.
      Cierro los ojos y me parece estar viendo las sombras, cada vez más oscuras, bajo el madar, y el agua del estanque reluce con toda su negrura.
      Si también en plena noche son las doce, ¿por qué ahora que suenan las doce no puede ser de noche? ”

      Felicidades y besos,
      la vida es tuya,
      atrápala,
      justi

  18. 8 noviembre 2009 en 00:00

    Justi, hermosas fotos con las que ilustras el colorido del otoño y maravillosos versos, de maestro, con que explicas la foto. Da gusto visitarte y leerte.

    Canción De Otoño de Paul Verlaine

    Los sollozos más hondos
    del violín del otoño
    son igual
    que una herida en el alma
    de congojas extrañas
    sin final.

    Tembloroso recuerdo
    esta huida del tiempo
    que se fue.
    Evocando el pasado
    y los días lejanos
    lloraré.

    Este viento se lleva
    el ayer de tiniebla
    que pasó,
    una mala borrasca
    que levanta hojarasca
    como yo.

    • 33 justi
      8 noviembre 2009 en 00:00

      Gracias, Paco, por tus palabras
      y por estos versos de Paul Verlaine…
      (es recomendable leer a los grandes de la palabra)

      “…una mala borrasca
      que levanta hojarasca
      como yo”

      Yo pondré esta canción lírica de Tagore,
      con sentimientos apropiados también a este tiempo:

      “Cuando, anochecido, voy sola a mi cita de amor, los pájaros no cantan, el viento no alienta y a ambos lados de la calle las casas están silenciosas.

      A cada paso mis pies se hacen más pesados, y me da vergüenza.

      Cuando, sentada en el balcón, espero oír si se acerca mi amado, las hojas se callan en los árboles y el agua está inmóvil en el río, como la espada en las rodillas del centinela dormido.

      Mi corazón, en cambio, late desordenadamente. No sé cómo apaciguarlo.

      Cuando mi amado llega y se sienta junto a mí, tiembla todo mi cuerpo, los párpados me pesan, la noche se oscurece, el viento apaga la lámpara y las nubes extienden un velo sobre las estrellas.

      Sólo la joya de mi pecho brilla y esparce su claridad; no sé cómo esconderla.”
      ( R. Tagore)
      Un abrazo,
      Justi

  19. 9 noviembre 2009 en 00:00

    Gracias Justi por tu cultura literària y por la generosidad con que la compartes con los profanos que te seguimos.
    Que tengas una feliz semana.

    • 35 justi
      9 noviembre 2009 en 00:00

      Gracias a ti, Paco, y a cuantos hacéis aportaciones
      en mis posts.
      Por aquí, todos trabajadores de las emociones de la palabra.
      Feliz semana también para ti.

  20. 36 lolita
    11 noviembre 2009 en 00:00

    Buenas tardes Justi,estoy aqui otra vez, me gusta lo que leo y tambien la musica , hoy me perdonaras , pero encontre un poema muy corto, dice asi.

    ! Desventurado el que ha cogido
    tarde la flor
    Y! Ay de aquel que nunca ha sabido
    lo que es el amor!

    gracias Justi LOLI…….

    • 37 justi
      11 noviembre 2009 en 00:00

      Buen verso el que nos dejas, Lolita:
      “desventurado el que ha cogido tarde la flor…”,

      y el que no ha regalado flores…
      Acerquémonos a la naturaleza,
      aunque no seamos los dueños,
      y llenemos las manos de flores para regalar…
      que nunca es tarde para coger una flor,
      nunca será tarde para el amor.
      Gracias por tus palabras.
      Justi

  21. 38 ana rodrigo
    11 noviembre 2009 en 00:00

    He encontrado este poema de autor desconcido aunque se lo atribuyen varios.
    Da igual la autoría, lo veo muy real. Espero que os guste.

    Muere lentamente quien no viaja,
    quien no lee,
    quien no oye música,
    quien no encuentra gracia en sí mismo.
    Muere lentamente
    quien destruye su amor propio,
    quien no se deja ayudar.
    Muere lentamente
    quien se transforma en esclavo del hábito
    repitiendo todos los días los mismos
    trayectos,
    quien no cambia de marca,
    no se atreve a cambiar el color de su
    vestimenta
    o bien no conversa con quien no
    conoce.
    Muere lentamente
    quien evita una pasión y su remolino
    de emociones,
    justamente estas que regresan el brillo
    a los ojos y restauran los corazones
    destrozados.
    Muere lentamente
    quien no gira el volante cuando esta infeliz
    con su trabajo, o su amor,
    quien no arriesga lo cierto ni lo incierto para ir
    detrás de un sueño
    quien no se permite, ni siquiera una vez en su vida,
    huir de los consejos sensatos…
    ¡Vive hoy!
    ¡Arriesga hoy!
    ¡Hazlo hoy!
    ¡No te dejes morir lentamente!
    ¡NO TE IMPIDAS SER FELIZ

    • 39 justi
      11 noviembre 2009 en 00:00

      “Muere lentamente quien no viaja,
      quien no lee,
      quien no oye música
      quien no encuentra gracia en sí mismo…”

      Hola, Ana,
      gracias por la poesía, por esta bella poesía, que es o se le atribuye a Pablo Neruda.
      Puede que alguien haga versiones, pues dan para ello estos versos,
      para personificar los sentimientos de cada uno ante la vida,
      pero este poema en concreto
      parece ser tal cual del poeta.
      Gracias por tu gusto real ante la vida, a mi también este texto me dice mucho. Lo volveré a sentir mío.
      Besos

  22. 40 crguarddon
    12 noviembre 2009 en 00:00

    Que no se entere la primavera Justi, porque sentirá celos de ti, de tus colores y de tus versos, que no se entere…
    Un beso en otoño.

    P.D. La fotografía de Narciso es simplemente una belleza.

    • 41 justi
      12 noviembre 2009 en 00:00

      Carmen, gracias por tus saludos, tus palabras.
      !Qué estación tan bonita el otoño…!
      Las hojas se caen y predomina una cálida, amarillenta y dorada, nostalgia,
      a veces emparentada con cierta tristeza.
      Hay momentos en la vida que nos saben a eso,
      a puro otoño de dorados, y uno de ellos es el colorido atardecer.
      Y toda la naturaleza nos muestra como debe amarse la vida cuando cambia.
      La fuerza del otoño es esa, el recogimiento, la reflexión, la contemplación …
      bella estación.
      Un beso.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Zamora, Puente de Piedra

puente pequeño

Soy lo que siento

¿Quien soy yo? soy lo que me ocurre y siento, azul, rojo, espacio, a veces niño y luego sentimiento, aroma de lejanos tiempos... La mañana es clara y el amor pasa todas las tardes ante mi casa. Soñando, esperando, asomado a la ventana estoy Justi

Justi

miro sin filoazul

Emma-la mascota de casa-

enma

Las fotos que hago

Archivos

Mi poemario

soy lo que siento
callar...gritar...siempre por mantener la justicia ante nuevos vendavales...Esos somos nosotros, los que resistimos como robles tras las curvas del sendero de la vida...

moldeando la luz…la imagen y mi palabra

iconodemoldeandolaluz

Historia de nuestras palabras: mis relatos

de la a a la z

El Caballero

quijote
CABALLERO DERROTADO, HAZME SITIO EN TU MONTURA, QUE YO TAMBIÉN VOY CARGADO DE AMARGURA... (leon felipe)

Traje regional de Zamora -CARBAJALES-

trajes
ARTE, COLORIDO, ESTALLIDO DE SENTIDOS EN EL TRAJE REGIONAL DE CARBAJALES-

Aguas del Duero-los arribes-

arrives del duero
Nube blanca, que vas tan sóla en el cielo y tan alta, junto a la luna de plata vendrás a parar mañana, igual que mi amor, en agua. En agua de mar honda y clara. (León Felipe)

leon felipe -monumento en Zamora-

leon felipenuevo

PIEDRAS SAGRADAS

Con las piedras sagradas de los templos caídos grava menuda hicieron los martillos largos de los picapedreros analíticos. Después, sobre esta grava, se ha vertido el asfalto negro y viscoso de los pesimismos. Y ahora... Ahora, con esta mezcla extraña, se han abierto calzadas y caminos por donde el cascabel de la esperanza acelera su ritmo. (Poema de León Felipe)

puente del Esla

puente esla
Tú, viejo Duero, sonríes entre tus barbas de plata, moliendo con tus romances las cosechas mal logradas. Y entre los santos de piedra y los álamos de magia pasas llevando en tus ondas palabras de amor, palabras.

santovenia del esla

santovenia2

MI PUEBLO

Un pueblo entre campos, pequeño, casas llenas de hermanos, una torre de iglesia, alta, y muchos tejados rojos, bajos. Un rio, encinas, una pradera para el ganado, flores, niños por las calles, los sembrados... Gentes que abren surcos en la tierra mientras miran a lo alto a ver si llueve. SANTOVENIA DEL ESLA es MI PUEBLO.

ARTESANÍA DE PERERUELA (zamora)

hornoruela-011g
octubre 2009
L M X J V S D
« Sep   Nov »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

autor JUSTI


A %d blogueros les gusta esto: