18
Oct
09

Hombres que no regalaban rosas a las mujeres. Sala n.6

y lo que sucede dentro, dentro se queda… (cinco historias)

V

 

 

 Letra “V” de “violencia…” (De nuestras palabras, de la “A” a la “Z”)

.

En la  SALA n. 6:

 banco_solitario

          Mar, pero sin el azul del mar,

Un bote de pintura,

Son vendedores ambulantes,

Pintura del color de  las rosas,

El dice que ella tampoco es manca… Un bar.

Un mechero tras la ventana.

Ya no vive aquí…

Y  la próxima vez, será gasolina…

***

 CINCO  HISTORIAS:

*****

1ª historia… SE LLAMA MAR, pero sin el azul del mar…

Son las 11.

ella se llama MARolas-rocas1

A la denunciante le dan arcadas,

está de 4 meses.

La juez  tuvo ganas de zarandearla cuando la oyó decir:

_ lo  único que quiero es que no le pase nada a Juan_

La tarde última le había propinado una brutal paliza.

La tiró al suelo. Le dio patadas mientras el gato le lamía los pies…

Ella se llama Mar, pero sin el azul del mar, embarazada de 4 meses,

y dice que está muy enamorada.

Esta denuncia llegó al Juzgado por los vecinos, pero ha habido muchas y muchas más… -más de tres al mes- según confiesa Mar, sin el azul del mar… Ella no quiere acusar, -estoy muy enamorada- dice.

Y no hay prisión preventiva. Salen de la sala.

Ya a la dos de la tarde, en la cafetería de la esquina, una trabajadora los ve…

Sí, son ellos… Agresor y víctima tomándose unas cañitas con una doble ración de pescaditos fritos y gambas.

***********

No fueron los violines los que me taponaron los oídos,

violines de tardes pasadas juntas.

Ni fue el jazmín de nuestra alcoba

el que me nubló los ojos,

que fueron sólo sus manos,

convertidas en puños de metal duro y frío.

No.

No fue el sonido de los violines.

Hiciera medio frío, hiciera mucho  calor, fui rosa en la mañana,

y ahora en la tarde, estoy siendo golpeada …

***

2ª historia… LUCIA SE FUE A LA COSTA

Son las 12 en el reloj de la sala del Juzgado.

Lucía no se ha presentado. Había pedido protección por los maltratos de su actual pareja, comercial ambulante. Pero son las 12 y no se ha presentado.

Puso la denuncia y despareció.

Se acerca un oficial al domicilio.Pregunta por ella.

 -Esa zorra ya no vive aquí. -¿ Y quien es usted?

 -¿Yo? pues su ex marido.

Dejó una dirección falsa. Su hija dice que se fue a la costa, que vive ahora con un vendedor, y que no la esperen…

***

3ªhistoria… DENUNCIAS SUPERPUESTAS.

Ella le acusa a el de agredirle.

5-pañuelo sangre

El dice de ella que no es manca, que es fuerte y violenta.

Aportan ambos sus respectivos partes de lesiones…

El reconoce que cuando empinan se lían a golpes.

Ella araña y muerde,

y él la golpea con los puños, ante la presencia de los hijos.

La juez dictamina alejamiento;

pero ella, renuncia, unan vez más, no quiere la protección.

***

¿Fueron acaso estos hombres, aquellos

niños que pateaban a los más débiles, a los chivatos en el colegio?

Qué difícil perfilar el asesino, cuán difícil resulta saber de antemano

los rasgos de la mujer maltratada o muerta.

Porque la mano de la persona amada, la mano buscada para compartir su vida,

fue  al final la que apuñaló a la mujer elegida, la mujer de sus sueños…

¿Más juzgados solucionarían el tema?

Habrá que ir primero a las causas,  al cultivo de la tolerancia y los valores de la persona.

***

4ª historia… UN MECHERO TRAS LA VENTANA.

Ya es la una en el reloj de la iglesia cercana, ya han sonado las campanadas…

4-mechero-camara-lenta_4_imagenGrande

Y siguen pasando las visitas.

Concha pide protección contra el hombre con el que tuvo una breve relación.

-“El es muy celoso. Hace un mes me arrojó a la cara un bote de pintura”

– dice Concha-,

cosa que él reconoce…

 amenazándola que “la próxima vez será gasolina”,

cosa que él ahora ante el Juez niega.

Ella se ratifica, y dice que el,  desde la calle, (vive en una casa baja),

golpea la ventana, mostrándole un mechero encendido… Viven en un pequeño pueblo, a 150 metros uno del otro…

La juez dicta contra él orden de alejamiento a 50 metros.

***

DENUNCIAS.  Ellas utilizan la justicia con la intención que ellos cambien.

Ante el más leve y fingido arrepentimiento, retiran la denuncia y se echan de nuevo a sus brazos…desisten de cualquier acción.

Por amor? 

Dependencia sicológica o económica?

Sumisión?

Miedo al vacío o al qué dirán?

Los niños?

¿Relación enfermiza?

Las estadísticas dicen que tras algunas fechas señaladas, Navidad, días de fiesta,

15 de febrero, resaca del día de los enamorados…

las denuncias se disparan…

***

5ª historia… SE LLAMABA VILMA

El, fue condenado a 4 meses de cárcel, 16  de alejamiento,

y prohibición de tenencia de armas.

vilma- historiasplatos rotos2

Vilma, ucraniana, lo había denunciado tras haberla amenazado con un cuchillo. Atrás quedaban cientos de palizas…piernas y brazos rotos y puñetazos en los ojos… Pero un docto juez suspendió el ingreso en prisión a cambio de clases de rehabilitación, clases que nunca se impartieron en ese pueblo…

Era martes, Vilma tomaba un café con sus amigas, cuando A. se le acercó.

– Sabes que no puedes estar aquí. O te alejes o llamo a la Policía…-le advirtió ella-

(ella es la ucraniana).

Y  el, sin mediar más palabras, le replicó con un tiró abriéndole el pecho…

Los testigos lo vieron alejarse con el arma humeante calle abajo.

 ****

Aceptamos  el calor agradable que recorre el cuerpo

cuando estamos al lado de la persona amada,

alegría al despertar a su lado por las mañanas,

y compartir, hijos, casa, perros, y hasta pájaros…

Y viene la convivencia, y se instauran los roles,

y compartimos puertas y ventanas. El mobiliario se cubre con el polvo de la rutina,

de relaciones cariñosas y también las despectivas,

y una vida nueva surge dentro de las paredes compartidas,

y  lo que sucede dentro, dentro se queda,

hasta que un día los alaridos tras las paredes alertan a los vecinos,

y una llamada a la policía derriba luego esa puerta mal compartida.

Y ahí están las más de 70 muertes al año, víctimas de sus parejas.

(A nadie le gusta que airéen sus trapos sucios de dentro de casa).

.

banco2

Y la Ley contra la violencia, no logra frenar esta marea de sangre.

¿Tan difícil es cortar esta gangrena?

La mujer que denuncia sabe que no está a salvo de no ser acuchillada en su casa.

pero  nadie tenemos excusa para hacer oídos sordos ante los gritos del apartamento de al lado…

SON HISTORIAS DE HOMBRES QUE NO REGALAN ROSAS A LAS MUJERES.

Por Justi

Anuncios

30 Responses to “Hombres que no regalaban rosas a las mujeres. Sala n.6”


  1. 1 justi
    21 octubre 2009 en 00:00

    Hola, un tema muy comentado, y cruel, el que hoy pongo,
    hasta a veces pienso que tanta explicitación como se le da en la tele envalentona al agresor, pues las estadísricas no bajan.
    Las historias no son mías ni inventadas, o quizá sí,
    que están sacadas de entre tantas historias de las salas de los juzgados.
    La forma de contarlas, y la reflexiòn que hago, esta sí que es mía…
    El comentario, tuyo.
    Un abrazo.
    justi

  2. 21 octubre 2009 en 00:00

    Pues vamos a ello amigo.

    Es verdad que el tema es difícil y controvertido…y sobre todo de una incidencia social y cultural tremenda…

    Es posible que los medios no siempre aborden el tema de la forma más adecuada…pero no creo que deba evitarse la difusión…es más la considero necesaria…

    Tampoco estamos tratando hechos novedosos , todo lo contrario: la violencia machista existió siempre y mucho más que hoy en día , pero se acallaba…y si me apuras se llegó a ver hasta normal en determinados ámbitos culturales…

    Por eso me inclino por la necesidad de difusión de los hechos…puede que en algún caso sirva para “dar ideas”…pero en mucha mayor medida sirve para concienciación social…

    Yo no me considero feminista…ni ahora ni lo fui nunca…Creo ante todo en las personas y me da igual el sexo…

    Con eso no quiero decir que en determinados temas _ ESTE ES UNO _ deban desarrollarse actuaciones de discriminación positiva . En la violencia de género la parte femenina es evidetentemente la más perjudicada , luego estoy de acuerdo en singularizar actuaciones, cuando corresponda hacerlo, a favor de la mujer…Pero también existe vilencia en sentido contrario…y de esa no se habla..

    Para mi , este problema sólo puede afrontarse debidamente desde su raiz…LA EDUCACIÓN…y no sólo en la escuela sino FORMANDO A ADULTOS EN CENTROS ESPECIALIZADOS…

    TAMBIÉN CONSIDERO IMPRESCINDIBLE LA CREACIÓN DE CENTROS ESPECIALIZADOS DE ACOGIDA DONDE ATIENDAN A MUJERES MALTRATADAS Y LA MODIFICACIÓN DE LA LEY PARA QUE HAYA CASTIGOS EJEMPLARES PARA QUIENES COMETAN EL DELITO…sea hombre o mujer…

    Para mi, la mujer en un % muy alto de casos , más del que creemos, tiene el 50% de la culpa….

    Que las causas de deban : a falta de educación, falta de dignidad, falta de medios económicos…miedo…una sociedad irresponsable (el vecino que escucha y calla lo que pasa al otro lado del tabique)…no lo dudo…

    Pero es la REALIDAD …y con todos esos factores hay también que contar a la hora de promulgar una ley o establecer unos medios…

    En definitiva estamos hablando de políticas eficaces en distintos ámbitos, fundamentalmente en el de la Educación, protección social y Justicia que partan de la raiz del poso machista que aún arrastran las sociedades moderna…MCHISTA TANTO EN LA MENTE DE LA MUJER COMO DEL HOMBRE….QUE CONSTE!

    Y el tema no es redundante Justi, todo lo contrario, estos temas hay que sacarlos , otra forma de contribuir a acabar con la lacra…MUY BUEN TRABAJO BASADO EN HECHOS REALES…

    besos

    • 3 justi
      21 octubre 2009 en 00:00

      Gracias Lola por tu exposición.
      Tengo claro que el post lo estás, lo estáis, desarrollando, complementando, vosotr@s ahora con vuestros comentarios.
      Yo haré de lector, que seguro me daréis lecciones. Me gusta leeros.
      Hablas de la Educación, y de roles del pasado, de siglos de historia, que han marcado estas diferencias simplemente por el sexo de las personas.
      Mal para ellas, para las mujeres, por su trato discriminatorio, y mal para ellos pues se han, nos hemos, perdido muchos valores por un machismo asfixiante y mutilante.
      Pero estamos en una época en que la “tolerancia cero” ha de tener un significado real.
      No consentir la más mínima actitud de menosprecio de la dignidad de la persona, sea de la índole que sea, sexo o condición..
      La Sociedad entiende que no podemos ser tolerantes con un hombre que mate a su mujer. Pero que tampoco hemos de ser tolerantes con otras faltas de menosprecio menores, pues unas llevan a otras. Empiezas ridiculizando a tu pareja… y el monstruo crece y acabas asesinando, como ha pasado.
      La tolerancia cero es no admitir que más del 90 por ciento de los puestos de PODER lo ocupen todavía exclusivamente los hombres,
      como el que la publicidad siga “corporizando” a las mujeres como ideal supremo,
      y que las mujeres en el poder sigan amparando y copiando el rol machista que criticamos. Para eso no hace falta recurrir a la Estadística.
      Y esto, está sucediendo, se está tolerando…
      Estamos todavía lejanos de la compresión de la igualdad en dignidad entre hombres y mujeres..
      Mucho ha de cambiar la Sociedad, y luego como dices la educación,
      y la propia mujer en no entregarse a estos roles de inferioridad, a veces tan sutiles que ni nos percatamos.
      Ya no es el hombre el guerrero, el destinado a grandes gestas… Triste encargo nos dió también la Historia, el ser los machitos… !Las cosas que nos estamos perdiendo…!
      Me gusta la exposición que haces,
      para mi es un placer leeros, leerte Lola, y más que sabéis más que yo de lo que estáis hablando.
      Gracias,
      un beso
      Justi.

  3. 4 crguarddon
    21 octubre 2009 en 00:00

    Buenos días Justi, he leído las cinco historias y tu reflexión sobre los hombres que no regalan rosas a las mujeres y sobre las mujeres que no reciben rosas de regalo. Sí. Creo que es necesario hablar de ello, aunque sólo sea porque de lo que no se habla es como si no exisitiese. Y esas mujeres y esos hombres existen, a veces y sin saberlo, muy cercanos a nosotros, porque es un problema que se da en todos los ámbitos de la sociedad.
    Estoy de acuerdo con Lola en una cosa fundamental, por encima de todo lo demás: la educación.
    Pienso que la mayor parte de nuestros problemas actuales, tanto sociales como personales, provienen de la falta de educación. No hablo de la enseñanaza reglada, sino de lo que aprendemos en nuestras casas, de la visión del mundo que vamos absorbiendo a través de nuestra experiencia y a través de los ojos de las personas que nos educan, ya sean nuestros padres, nuestros abuelos u otras personas.
    Y esa educación atañe a ellas y a ellos, cuando una mujer aguanta el primer grito o la primera falta de respeto con resignación y estoicismo, por educación o por el motivo que sea, está abriendo una puerta muy peligrosa con unas consecuencias imprevisibles.
    Hoy día una mujer ya no necesita a un hombre a su lado para sobrevivir, las herramientas del pasado ya no sirven. Ninguna persona, hombre o mujer, debería permitir que otro ser humano le subyugue o le maltrate, ya sea física o emocionalmente.
    Una última cosa, sobre la que escribí un post en su día, el machismo no es sólo cosa de hombres, el machismo también atañe a las mujeres, de hecho, durante mucho tiempo la carga de la educación recaía más en las madres que en los padres. El machismo es una enfermedad que en muchos casos ha sido transmitido por mujeres.
    Aunque no nos guste verlo escrito.
    Muchas gracias Justi por recordar, por tu reflexión…y por tantas otras cosas.
    Un beso grande.

    • 5 justi
      21 octubre 2009 en 00:00

      “…Y esa educación atañe a ellas y a ellos, cuando una mujer aguanta el primer grito o la primera falta de respeto con resignación y estoicismo, por educación o por el motivo que sea, está abriendo una puerta muy peligrosa con unas consecuencias imprevisibles…” -son tus palabras, Carmen,-
      Mucho tengo que aprender de tu comentario.
      Mejor hubiera sido hacer yo el post después de haberos leído.
      Pero !bueno! cada uno lo hace desde su punto de vista, y el final será más completo.
      Muy real todo lo que afirmas.
      La tradición, la familia…todos hemos perpetuado el rol este del encasillamiento de cada sexo.
      La sociedad ha educado a los varones para que sean conscientes de su superioridad en dirigir las vidas de los demás…que estén destinados a grandes hazañas, etiquetando la vida de las mujeres en meras acompañantes.
      Así se escribió la Historia salvo algunas excepciones.
      Se empieza por magnificar la sexualidad masculina y se acaba aceptando frases menospreciantes, como hace Berlusconi, o como el que Fraga considere una menudencia los tocamientos íntimos de un alcalde a una oficinista, como ha sucedido.
      Se le da el poder al hombre , el ser cabeza de familia, y demás atributos de superioridad y ya se cree con derecho a todo, hasta hacer suyo el mando de la tele…y hasta de disponer de la vida de los demás, de su pareja…como narro en las historias de esta entrada. Hombres que no regalan precisamente rosas a las mujeres, sino golpes…
      Así es como nos han educado…La Sociedad empezó por dar a los hombres el bastón de mando y el título de cabeza de familia y acaba por considerar legítimo un “empujón” a quien tiene a su lado para hacerse con el mando a distancia de la tele. Y se olvidan que las mujeres tienen misma dignidad, que también existen.
      Que conste que estoy criticando la Historia, la educación recibida.
      Ojalá sepamos rectificar por el bien de todos.
      Y es que ya se sabe, se empieza empujando por el mando de la teles y se acaba golpeando…
      (Espero no haber estropeado tu bello comentario). A quien lo lea, le hará reflexionar, como el comentario anterior de Lola
      A mi me están haciendo reflexionar.
      Un beso, Carmen, y gracias por hablar claro y alto.
      Justi

  4. 6 María,Carisdul2
    21 octubre 2009 en 00:00

    ¡¡Madre mía que preciosidad.

    ¡Y qué me dices de los que regalan rosas con espinas?.
    La mujer bien tratad no necesita rosas ni regalos, un abrazo cálido y comprensión vale por un jardín.
    Beso justi. Este tu blog, cada vez es más lindo.

    • 7 justi
      21 octubre 2009 en 00:00

      Pues sí, Carisdul,
      también hay quien regala rosas con espinas,
      y los que regalan sólo espinas.
      Las rosas es la metáfora. No son rosas del jardín precisamente lo que no regalan…
      si no que no regalan el trato merecido, el trato adecuado.
      Como bien dices tú, la mujer necesita (pues como el hombre):
      abrazos,
      dignidad,
      comprensión,
      igualdad…
      Me ha gustado verte por aquí.
      Un beso.
      justi

  5. 8 ana rodrigo
    21 octubre 2009 en 00:00

    Introducción a mis siguientes comentarios.

    En primer lugar, gracias Justi por poner en la plaza pública la escenificación de la desgracia que cada día ocurre en miles de hogares españoles y a millones de mujeres en todo el orbe y ha ocurrido a lo largo de toda la historia.

    Yo me confieso ser feminista militante y activista incansable durante muchísimos años. Mi profesión ha sido la docencia, y la esencia de esta profesión ha sido para mi la educación de mi alumnado en todos los aspectos a mi alcance ,y especialmente en el tema de la igualdad; de forma trasversal, en asignaturas de Ética y Educación para la Ciudadanía (ésta poco tiempo), en el estudio de la mujer en la historia, en los libros de texto, en el hogar, en las religiones, etc.etc., además de en un taller específico que teníamos en mi centro escolar sobre educación para la igualdad.

    Quizá esta circunstancia personal me lleve a participar en este post en varias ocasiones (de ahí este comentario a modo de introducción). Lo haré desde distintas perspectivas sin que, por ello, quisiera abusar e invadir este espacio con mis intervenciones. Dejaré unas sencillas pinceladas, y si alguien quiere saber más acerca de lo que pienso sobre este tema, les remito al blog ATRIO donde publiqué cinco post temáticos con innumerables intervenciones en respuesta a los comentarios de los y las intervinientes.

  6. 9 ana rodrigo
    21 octubre 2009 en 00:00

    1.-La mujer es la víctima, el hombre (algunos) es el verdugo

    Con todo mi respeto para quienes hacen culpables de su propia desgracia a las mujeres, yo manifiesto estar en contra ABSOLUTAMENTE de esta afirmación. Y no planteo debate alguno, porque lo tengo CLARÍSIMO, CLARÍSIMO. Una mujer puede tener, y de hecho los tiene, comportamientos inadecuados e indignos, podrá ser malvada, inconsciente, analfabeta de sus derechos y de los derechos de los demás, podrá ser una auténtica escoria humana, pero no por ello merece ser agredida, insultada, humillada, maltratada o asesinada. Si a un hombre no le interesa o no le gusta esa mujer, que la deje, que se vaya, que se busque a otra con la que pueda vivir. ¿Quién es un hombre para convertirse en juez, ejecutor y verdugo de una mujer que no le gusta o que no le interesa? Cuándo no me gustan mis vecinos o me molestan continuamente, o me rayan el coche, o no me dejan dormir ¿acaso los insulto o los asesino? Quien lo haga, muy mal, para eso está la justicia.

  7. 10 ana rodrigo
    21 octubre 2009 en 00:00

    2.- Vivimos en sociedades machistas

    A los niños desde pequeñitos se les regalan juguetes de fuerza o de guerra, en las familias se ve muy mal que un niño juegue con muñecas, con cocinitas, con biberones, y se les educa para machitos fornidos, con monstruos, dinosaurios, camiones, y un sin fin de juguetes que son exclusivos para niños. De mayores los niños quieren ser bomberos, toreros, médicos, tractoristas, jefes, oficios de poder.

    Las niñas, en cambio jugarán a mamás, harán comiditas, cambiarán pañales a sus muñecos, los cuidarán, los dormirán en sus cunitas. A las niñas se le contarán cuentos de princesas deseadas por príncipes, o de lobos que comen a caperucitas solas en el bosque, y cosas semejantes.

    Durante la adolescencia reproducirán el vivo reflejo del cortejo de algunas especias animales, se evidencian y se consolidan la adjudicación de roles a cada sexo conforme a la costumbre del entorno. El chico acompañará a su chica a su casa, la protegerá, se convierte en “su dueño”. El padre y la madre no dejarán que la niña vaya sola por la calle, una chica sola en una calle oscura será, con frecuencia, objeto de deseo sexual por cualquier desaprensivo que pase por allí. Los niños pueden volver a casa solos o acompañados a la hora que quieran, sus progenitores están tranquilos de que se saben defender y, además no van a ser objeto de ataques sexuales.

    Perdón, por hoy lo dejo,propmeto seguir….

    • 11 justi
      21 octubre 2009 en 00:00

      Y qué digo yo ahora, Ana, si todo lo dices tú?, !y bien que lo dices!
      Me siento alumno asistiendo a tu clase magistral, sin tarima, pero con argumentos de feminista activa. Alumno en tu clase, de los de la última fila
      pero atento a tus comentarios.
      Tus pinceladas que dices son bien nítidas. Así las veo yo. Ojalá todos las consideren de igual modo, razón no te falta en lo que expones.
      Todos los que venimos de ayer llevamos encima esa educación sesgada desde niños, así nos intentaron modular:
      en el tono en que nos hablaban a niños y niñas,
      en los juegos,
      en las lecturas,
      en los trabajos,
      en los sueños inculcados…sueños de heroes para ellos y de princesas para ellas;
      príncipes ellos y cenicientas ellas… así eran los cuentos,
      así es como nos limitaron.
      Algo o mucho hemos cambiado esta concepción, o al menos lo intentamos,
      pues los clichés arraigados y seculares cuenta de erradicarlos.
      En ello estamos…
      Me contaba una abuela amiga …que su nieto, 5 años, en estos últimos Reyes Magos pidió una muñeca, del estilo de las que había visto a su hermana o amiguitas. Por supuesto que Los Reyes Magos le trajeron la muñeca.
      Algo impensable en mi infancia, primero porque ni se me habría ocurrido…,
      (bueno! no era tiempo ni de muñecas ni de otras veleidades, que eran más bien tiempos de hambre). Pero un buen bofetón me hubiera ganado de haberlo solicitado…
      Algo va cambiando, quizá lento y mal orientado, pero algo intentamos cambiar.
      Hemos de incidir en lo que dices, en la educación a través de la Sociedad,
      la escuela, la familia, la tele, la prensa, las costumbres.
      por unos supuestos de igualdad de derechos y demás perspectivas, hombres y mujeres, mujeres y hombres.
      !Ya está bien! me callo, que tu lo haces mejor que yo, y además como dices, prometes volver con otras consideraciones.
      Bienvenida seas. Que aunque no entremos en debate, está bien leer las opiniones de todos en este tema que he titulado LOS HOMBRES QUE NO REGALAN ROSAS… es decir, de los hombres que no comparten derechos…más bien los machacan.
      Un beso,
      Justi

  8. 12 gloriainfinita
    21 octubre 2009 en 00:00

    Tremendo tema el que nos traes, Justi, tratado con mucha delicadeza, con mucha ternura pero… seguirá habiendo muertas. La ley de violencia de género no es útil, ya lo vemos. No es en los juzgados donde está la solución a ese problema. Cambiar la forma en la que nos relacionamos, la forma en la que queremos, los presupuestos en los que nos basamos para juntarnos. Muchas veces lo he visto (creo que ya he dicho otras veces que trabajé un tiempo en uno de esos juzgados, a raíz de su creación), mujeres que no querían mantener la denuncia (no importa si el Fiscal acusa), parejas que después de una situación de violencia extrema, una orden de alejamiento y una condena… vuelven a estar juntas. Mujeres que vienen a testificar a favor del maltratador (la siguiente víctima), cuando la anterior sí denuncia. En fin… y no es problema de incultura o de dinero, creo, sucede en parejas de bien diversa extracción social. ¿Remedio eficaz? Pienso que otra cultura que está por venir, quizás. Un abrazo.

    • 13 justi
      21 octubre 2009 en 00:00

      Me gusta tu comentario, Gloria, como testigo que has sido de esos juzgados
      de donde intento entresacar mis relatos.
      Justo lo que dices es lo que he insinuado en la primera historia…MAR, PERO SIN EL AZUL DEL MAR…que al final no quiere denunciar y acaban tomando sus gambitas en la mesa del bar… (hasta la próxima incidencia… que se producirá seguro…)
      Así es, la mujer suele ser muchas veces la doble víctima de esta historia,
      víctima física y emocional.
      Algo hemos de intentar cambiar en nuestra educación y comportamientos de la Sociedad para que la mujer se sienta libre para actuar ante casos de violencia.
      Y hablamos de igualdad económica y social, sin dependencias ni victivismos.
      Gracias por tu aportación que sin duda ha de hacer pensar a cuantos te lean.
      Como dices, otra Ley ha de ser posible.
      Esta no funciona, y lo hemos de saber gritar.
      Besos
      Justi

  9. 21 octubre 2009 en 00:00

    Voy a cambiar un poco el tono de los comentarios,
    y voy a hablar de lo que me ha parecido tu post.
    Viniendo de un hombre sensible como tú,
    no podía dejar de ser fantástico…
    solo tú eres capaz de lograr belleza,
    en la denuncia de un tema tan escabroso como este…

    Al leerlo despacio, analizando el fondo y las palabras…
    me quedo profundamente dolorida
    porque dices tanto o más entre líneas
    que en el propio texto…
    Se nota el transfondo en cada historia,
    lo que hay detrás…
    el sentimiento de culpa, o de sumisión,
    o de amor mal entendido,
    de dependencia, de miedo…
    Yo he leído mucho más de lo que escribes,
    he leído todo lo que has dejado en el tintero,
    pero que asoma entre esas palabras tuyas,
    palabras tan bellas para algo tan cruel y sangrante,
    habría para escribir un libro…

    Y he pensado…
    ¿qué pasa por la cabeza de esas mujeres?,
    ¿qué manipulación hacen de su sentimiento,
    hasta conseguir que se sientan culpables?
    ¿qué lavado de cerebro, para que no se den cuenta
    que es un infierno su vida?
    ¿cómo, personas inteligentes, incluso mucho más que sus verdugos,
    pueden sumirse de tal manera en la nada?
    porque “nada” se sienten estas personas…
    están anuladas, están vencidas, destruidas…
    ya no miran alrededor, su mundo es su cárcel…
    para ellas no existe otro.
    Algo sé de eso… y no tiene explicación.

    Y hay un maltrato que no está en esas historias,
    y que es más frecuente y más sutil,
    que quizá no quita la vida,
    pero mata por dentro…
    es la humillación, el desprecio,
    el ninguneo, el insulto…
    Y ese maltrato lo padecen también muchos hombres,
    yo he conocido alguno,
    pero está mucho más escondido…

    Y es que mientras no haya respeto,
    mientras no se cree una relación de igual a igual…
    mientras uno de la pareja se sienta por encima del otro,
    seguirá pasando…
    Creo, como se ha dicho en otros comentarios,
    que la educación desde la cuna es fundamental,
    y que hay que cambiar la mentalidad
    de mucha gente, de demasiada gente…
    y lo peor… es que no vamos por muy buen camino,
    a veces, me parece percibir, incluso un retroceso…

    Justi, gracias por este post,
    bello, por cómo lo dices…
    pero contundente y claro, en lo que dices.

    Un beso.

    • 15 justi
      22 octubre 2009 en 00:00

      Hola, Zarlinda,
      y gracias por ese buen comentario siguiendo el guión de los relatos que
      se exponen.
      Son relatos que de algún modo reflejan una parte ínfima de la realidad.
      Cada suceso tiene sus raíces particulares.
      Pero tú, subrayas cosas que en el post están sugeridas, y lo haces de buen tono.
      Nunca el verdadero amor ha de ser dependencia, como sucede en muchos casos de violencia,
      por más que la sociedad y cultura arrastren este estigma.
      Yo también me pongo en el caso de esas mujeres, como dices te pones tu,
      y cuesta entrar en su mundo interno por el que se amoldan a ese estado de aguante. Difícil de comprender. Y sucede hasta en mujeres con libertad y autonomía supuesta. Cierto que también puede haber, y hay, hombres aguantando maltrato emocional y síquico . Son roles que se copian.
      Pero el físico es más cruel. Contra el emocional se podría con ayuda revelar,
      pero ante el maltrato físico, mejor alejarse. Va a más, hasta que puede suceder lo inevitable.
      Es un tema educacional de todos los sectores.
      No puede ser que una madre, o un padre, superprotejan al niño de tal modo que no permitan que nadie se dirija al hijo ni para recrininarles una acción fea.
      Y esto, está sucediendo, así pasa lo que pasa luego en los colegios, en la calle, en las relaciones de amistad y pareja…. jóvenes que son bombas de relogería por una mala educación.
      En fín, que da pena que en estos casos de violencia que vemos por la tele se da también en generaciones jóvenes, señal de que algo no estamos haciendo bien. No sólo en generaciones en las que la educación rígida estuvo más marcada, sino también en las de ahora que debería ser de igualdad y tolerancia.
      Gracias por tu comentario,
      seguro que a todos nos hace pensar. Que sea para mejorar.
      Besos

  10. 16 ana rodrigo
    22 octubre 2009 en 00:00

    Tenía preparados diversos comentarios sobre el gravísimo problema de la violencia contra las mujeres, como es el tema de la educación, cómo se llega al fracaso de pareja y a la violencia, la mujer y las religiones, el lenguaje sexista, los chistes machistas, la mujer en otras culturas, la mujer en los países empobrecidos, en fin todo un estudio de las causas que llevan a la violencia machista.

    Pero me he dado cuenta que no es éste el lugar, el espíritu de este blog va por otros derroteros, estaba equivocada y he pensado cambiar de dirección y dejar el tono discursivo que suelo utilizar habitualmente, para irme al mundo de los sentimientos. Perdí la perspectiva que da el “soy lo que siento…” que título y pauta a este blog.

    ¡Qué paciencia vas a tener que utilizar conmigo, querido Justi! Te pido perdón y procuraré cambiar el chip dentro de mis pobres posibilidades.

  11. 17 ana rodrigo
    22 octubre 2009 en 00:00

    ¡Nuestro mundo interior, tan recóndito, tan nuestro, tan intransitable, tan complejo…! Ahí nos la jugamos: sentimientos hermosos como el amor, la compasión, la ternura…, pero también sentimientos de miedo, de odio, de venganza, de rencor…

    Y eso que llevamos dentro se ha generado a partir de una mentalidad, de unos pensamientos, de unas costumbres. Una vez que se han generado los sentimientos negativos, se ha generado un veneno que produce una infección generalizada del alma y que invade la persona en su totalidad.

    Pero un día u otro esos sentimientos saldrán afuera, se proyectarán contra alguien. Cuando esa otra persona es aquella a la que has amado, con la que has hecho un proyecto común de vida, y hasta tienes la convicción de que es tuya, de que tú eres su dueño, puedes hacer con ella lo que te apetezca, “o mía o de nadie”, “la maté porque era mía”, tenemos la tragedia, tenemos la violencia. Si es contra una mujer, es contra todas las mujeres, pues no se trata de esa mujer, se trata de millones de mujeres las que sufren la violencia por parte de los hombres con las mismas ideas, mujeres cosificadas, propiedades de sus hombres.

    Mujeres lentamente anuladas, incapaces de salir de esa cárcel, de esa sociedad machista, de ese hogar-infierno, trastornadas hasta confundir el odio con el amor, culpabilizadas, ignorantes de su situación.

    La leyes sancionan al infractor, pero no cambian el corazón de nadie. Por eso debemos hablar, escribir e insistir en este tema, será la manera de que nuestras palabras y nuestras reflexiones lleguen allí donde no llegan las leyes.

    • 18 justi
      22 octubre 2009 en 00:00

      Hola Ana,
      el tono de este blog es el que tu veas y sientas.
      Cada uno miramos la realidad desde un determinado prisma, y !es tan compleja…!
      el mío es desde los sentimientos. Pero la verdad no se abarca con los sentimientos sólo, por eso está la variedad de blogs, cada uno con su tinte y marco. Y todos necesarios
      Yo lo hago desde lo que sé y siento.
      Otra cosa son los comentarios, que ahí tienen cabida otras formas y modos, y es bueno que cada cual haga su exposición desde el perfil que sienta.
      Por eso es de agradecer todas vuestras intervenciones, aunque luego no haya foro de debate. Todo lo que escribimos es base de un análisis para todo aquel que paseando por interner se acerca hasta nuestros comentarios. Y te puedo decir, por la estadística que se nos muestra, que son muchos, aunque no comenten. Todos ellos hacen su reflexión al respecto aunque no lo expliciten. Todas, pero todas, las aportaciones son dignas de consideración, aun sabiendo que la verdad se nutre de un montón de apreciaciones.
      Por eso, gracias.
      Sobre el tema que hablamos, el de la violencia:
      resulta, en cualquier caso, estimulante y sano para nuestra sociedad comprobar cómo los temas relacionados con las mujeres tienen por fin un espacio en los medios de comunicación y en la charla de la vida cotidiana, también en nuestros blogs.
      Todo ello contribuirá a considerar y reconocer los derechos de todas las mujeres, y demás colectivos, asignatura todavía pendiente para una auténtica proclamación de los derechos humanos de toda persona.
      No se puede reaccionar ante esta exigencia de igualdad con locura, con odio de género, y hablo tanto de mujer como de otros colectivos que reclaman sus plenos derechos, p.e, los gays, a los que pegan y matan también.

      La cultura y la educación son básicas; la cultura también la damos con nuestra forma de actuar y de callar, también la dan los padres y las madres quienes no han de seguir continuando roles de desigualdad entre ellos y ellas (hijos-as de lo que habría mucho que hablar) algo dices en tu comentario

      Lamentablemente, en los episodidos de maltrato hay buen porcentaje de
      jóvenes también.
      Algo no estamos haciendo bien…
      Gracias,
      y besos

  12. 19 ana rodrigo
    23 octubre 2009 en 00:00

    Una vez que hemos conocido, lamentado y condenado los casos que aparecen en este post y tantos otros que conocemos con demasiada frecuencia, ¿qué?.

    Yo siento rabia, impotencia, al mismo tiempo que ganas de luchar con todas mis fuerzas para que de una vez por todas las mujeres seamos tratadas como personas, con todos los derechos de las personas, entre ellos el de no ser propiedad de nadie, el que ningún hombre piense que, por ser mujer, puede maltratarla, humillarla, inutilizarla, mutilarla, asesinarla.

    Qué contradicción más atroz, las mujeres que gestamos la vida, que parimos la vida, que alimentamos la vida, que mimamos la vida, se nos niega la vida digna, la vida plena, la vida misma.

    Y pienso en esas niñas que en su más tierna edad se las mutila para imposibilitarles el placer sexual cuando sean adultas sometiéndolas al más cruel rito machista, a aquellas niñas que son entregadas a desalmados varones para utilizarlas como juguete sexual, o las que son vendidas por sus propios padres para que se las utilice como prostitutas cuando tenían que disfrutar de su inocencia, del amor y ternura de quienes las rodean, en la edad en la que tendrían que jugar y soñar, estudiar y aprender, crecer y formarse.

    Mi recuerdo y solidaridad para las mujeres engañadas por las mafias para que, una vez que las han llevado a otros países, obligarlas a practicar la prostitución.

    Mi recuerdo y solidaridad con aquellas mujeres que, en las llamadas sociedades civilizadas, son meros objetos de usar y tirar por parte de sus llamados maridos.

    Y mi rabia, mi condena y mi desprecio para esos hombres que abusan de las niñas, para los que frecuentan por millones los prostíbulos, para esos hombres que impiden que sus hijas vayan a la escuela, a esos hombres que en nombre de no sé qué dios ponen a la mujer en un escalón inferior al hombre, a esos hombres, en fin, que maltratan y asesinan a las mujeres.

    Uf, qué fuerte es esta triste realidad, universal en el tiempo y en el espacio!!! No me resigno a pensar que este problema no se puede resolver. ¿Tan difícil es entender que las mujeres somos personas, tan personas como los hombres?

    Sigamos en la lucha con todas nuestras fuerzas y todos nuestros recursos.

    • 20 justi
      24 octubre 2009 en 00:00

      Una vez que hemos conocido, lamentado y condenado los casos que aparecen en este post y tantos otros que conocemos con demasiada frecuencia, ¿qué?
      -es tu pregunta- Ana.
      Y también es nuestra pregunta… ¿Qué?
      Sin duda que lo primero es manifestar y hacernos eco de este problema. Que quien nos lea, sienta lo que decimos al respecto. De ahí vendrá luego la fuerza para denunciarlo
      y para exigir diligencias sociales.
      Sin duda que entre todos, a la manera que podamos, hemos de actuar para aumentar su repulsa, y dar confianza y valentía a todas las maltratadas y maltratados, para que de una vez por todas se revelen contra esta degradación sin el miedo que les atenaza.
      Sabemos que en todas los épocas la mujer ha sido objeto de subordinación al hombre, también en la actualidad, y que la mujer sigue sufriendo maltratos, de un modo o de otro, y que está cuestionada en algunos puestos de trabajo.
      Y esta animadversión contra la mujer en la sociedad, desgraciadamente, viene de antiguo, se remonta a los principios de la humanidad donde prevalecían otros valores.
      Todavía hoy en ciertos países, el nacimiento de una niña no se ve con buenos ojos. Ello explica, en parte, que los trabajos más innobles eran y son desempeñados por la mujer.
      Y en el Cristianismo, sin ir más lejos, no quedaba la mujer ajena a esta corriente de subordinación al varón, tampoco quedaba bien parada:
      “hijas del demonio” y “vasos de impurezas” (San Agustín);
      hasta el punto que a María, madre de Jesús la han querido envolver en el misterio de la “inmaculada concepción”, como separándola del concepto del resto de “mujeres”.
      Creo fue en el concilio de de Nicea donde se aceptó, en apurada votación, que la mujer tenía alma.
      Luego, se ha ido corrigiendo algo… La Iglesia nos decía al final en el sacramento del matrimonio: “Compañera te doy y no sierva”. Menos mal…
      Este discurso diferencial de la mujer con respecto al hombre es el que ha envalentonado históricamente a la subordinación, al sentido de posesión, al maltrato.
      Y la cultura y la tradición siguiente ha seguido de una manera más o menos explicitada esta desigualdad, y no sólo física, entre el hombre y la mujer.
      Y esto provoca que sea subyugada en contra de su voluntad (indígenas, refugiadas, mafias de inmigrantes, violaciones, niñas, y podemos seguir enumerando…)
      Pero el artículo III de los Derechos Humanos dice textualmente: “Las mujeres tendrán derecho a ocupar cargos públicos y a ejercer todas las funciones públicas establecidas por la legislación nacional, en igualdad de condiciones con los hombres, sin discriminación alguna”.
      Y la violencia es la más cruel de las discriminaciones.
      Hay que denunciar, y no rendirse.
      Y exigir actuaciones contundentes, en las leyes y en sus aplicaciones en la sociedad y juzgados. Y que la mujer tenga la valentía y el apoyo de todos para denunciar, que no admita perpetuar esta injusticia cruel.
      Gracias por tu comentario, Ana.
      Besos

  13. 26 octubre 2009 en 00:00

    Justi…has dejado acá unas escenas muy bien presentadas y estremecedoras…¡Cuántos daños nos infringimos…y no cesa la violencia!
    No quiero repetir cosas ya bien despeluzadas con las que estoy de acuerdo también, pero cuando se tratan estos temas (como otras tantas relacionadas), me quedo perpleja y me pregunto; ¿no vemos el bosque por el árbol..?? Lo mismo cuando hablamos y nos quejamos de la educación… Pienso que las sociedades se han desarrollado hacia el egoismo producto de las leyes de propiedad…¡Lo que es mío, es sólo mío!
    Y cuando chocan intereses materiales…surge la violencia. Y la mujer durante mucho tiempo fue un objeto de propiedad.., sin voz ni voto, sólo obligaciones. Eso se ha impregnado profundamente en la mente…, siempre alejada de todo que le pudiera proporcionar libertad y derechos (las excepciones refuerzan la regla). Por quedarse fuera de ellos ha acrecentado su dependencia…que aún hoy lamentablemente arrastran muchas por falta de educación y cultura.
    Lo mismo merma en su autoestima…
    Y en una sociedad tan materialista donde las propiedades se sobreestiman, no es nada extraño econtrar ese cuadro.
    Es curioso..,mi experinecia de otras latitudes, con un sistema social y sistema de valores diferente estos sucesos no presentan un problema social…
    ¿No se entienden.., ya no se aman? Pues se divorcian sincillamente con una facilidad espasmótica y cada uno sigue su camino, y rehace su vida….Ambos, hombre y mujer, tienen los mismos derechos, los mismos salarios, las mismas posibilidades para emprender una nueva vida, sin hipocrecias, engaños y sin necesidad de violencia.
    Creo y estoy convencida que el quid de la cuestión radica ahí.., nuestra sociedad le da más valor a las cosas materiales y se olvida por completo del desarrollo espiritual, de los sentimientos.
    Cantinflas decía muy acertadamente;
    “Yo amo, tu amas, él ama, nosotros amamos, vosotros amáis, ellos aman.
    Ojalá no fuera conjugación, sino realidad.”
    …y Jefferson;
    “No son la riqueza ni el esplendor,
    sino la tranquilidad y el trabajo los que
    proporcionan la felicidad.”
    …y G.García Márquez;
    …”El sexo es el consuelo que uno tiene cuando no le alcanza el amor.”
    Las tres citas de diferentes épocas, sobre las cuales valdría la pena reflexionar.

    Gracias por esa entrada Justi…Un beso.

    • 22 justi
      26 octubre 2009 en 00:00

      “Yo amo, tu amas,
      él ama, nosotros amamos,
      vosotros amáis,
      ellos aman.
      Ojalá no fuera conjugación, sino realidad.”
      Ojalá…
      Gracias Ilona por tu comentario,
      su lectura como el resto de comentarios, dará valentía a quien lo padece
      para denunciarlo. Tema cruel, sí.

      Las mujeres víctimas de violencia de género suelen tardar según los que han estudiado estos casos, de media ocho años en denunciar a su pareja desde que se producen los primeros síntomas de maltrato,
      y al comienzo, muchas veces, no son conscientes de ello…
      por eso toda reflexión que se haga en voz alta ayudará al respecto.
      Ya, cada vez más mujeres acuden a las dependencias adecuadas para esta problemática, para que los expertos detecten que son víctimas de violencia de género. Y les ayuden en sus denuncias.
      Esperemos que la igualdas y la dignidad sea para todos, que sea realidad.
      Gracias Ilona,
      un beso
      justi

  14. 23 Agueda
    26 octubre 2009 en 00:00

    Hola Justin…horribles y reales historias que vemos cada día….A mí esas mujeres, sinceramente, no me dan pena…denuncian y después desaparecen o se van a tomar una caña?…esas no son mujres maltratadas..esas no saben lo que es tener miedo…Cuando se falta al respeto la primera vez…habría que denunciar y no sentir pena ni remordimiento…porque el maltratador no la tiene cuando lo hace…es un tema muy duro…como bien sabes yo lo fui..y sobreviví de milagro…por lo que esas mujeres no deberían de burlarse de las que de verdad mueren a manos de los que decían amarlas….un besito

    • 24 justi
      26 octubre 2009 en 00:00

      Gracias Agueda por tus palabras, por tu testimonio,
      tus palabras tienen reflejos de realidad.
      Tambien es cierto que sí que han aumentado las denuncias,
      pero hay que reconocer que muchas las retiran, como el caso que he reflejado,
      un caso sacado de los muchos casos que pasan por los juzgados,
      y en esos casos en que retiran la denuncia, habrá de todo, miedo seguro que también por las represalias luego, o una falsa creencia de que la pareja maltratadora puede cambiar…

      En fin, que es un tema donde ha de haber valentía, y tolerancia cero
      desde el primer maltrato, para evitar daños mayores posteriores.
      Besos, y gracias por tu aportación.
      justi

  15. 25 ana rodrigo
    26 octubre 2009 en 00:00

    Las religiones y la mujer

    Para llegar a esta sociedad machista se ha hecho un largo recorrido histórico en contra de las mujeres. Y este recorrido ha configurado las mentes y los corazones de los hombres y las mujeres que componen nuestra sociedad. Entre otras y quizá el factor más sutil pero más influyente ha sido y es la religión, cuyos efectos en ningún caso benefician a las mujeres y en muchos casos las perjudica gravemente.

    Hablemos del Occidente de tradición cristiana aunque aparentemente laica y liberada de la influencia religiosa, y analicemos someramente algunos iconos religiosos.

    Primer icono: la creación, primero del hombre y a partir de él de la mujer. La mujer, un producto derivado del hombre.

    Segundo icono religioso, Eva, la pecadora, la culpable del pecado de Adán y con él del pecado en el mundo…¡qué fuerte! ¡Licencia para insultar, humillar, culpabilizar, matar….!

    Tercer icono, María, virgen y madre sin intervención de varón. ¡Vaya modelo para el resto de las mujeres! Que solamente podemos ser o vírgenes o madres, siempre con preferencia de dios por las vírgenes. De hecho la mayor parte de las santas eran vírgenes. ¿Se habrá derivado de ahí el calificativo de puta a toda mujer que hace uso libre de su sexualidad, aunque sea en ínfimos casos en relación a los hombres? ¿Será por eso lo bien visto que están los hombres promiscuos y socialmente no se descalifica a los millones de hombres que frecuentan los prostíbulos?

    ¿Se habrá derivado de esta idea la negación del placer sexual a las mujeres mutiladas? De hecho los mitos ancestrales son comunes y se los han apropiado interesadamente todas las religiones. La moral sexual para las mujeres derivadas de este mito ha sido terrible. Las jerarquías de todas las religiones son hombres y ellos marcan la moral.

    En la Iglesia católica, a la mujer teóricamente se le reconocen la misma dignidad que al hombre pero no los mismos derechos. Donde se deciden doctrinas, dogmas, normas y obligaciones no hay ni una mujer, todo lo hacen los hombres. Así le luce el pelo a esta Iglesia anclada en siglos pasados e incapaz de ponerse al día en derechos tan elementales como la igualdad entre hombres y mujeres sin restricciones. Lo del sacerdocio femenino es anecdótico, si bien es verdad que es a través del sacerdocio por donde se llega a los órganos de decisión.

    No hablemos de los consejos de resignación y de ofrenda a dios de los sufrimientos de las mujeres maltratadas por parte de los clérigos en vez de aconsejarles el divorcio.

    En conclusión, quizá no seamos conscientes de cómo esta cultura, aún en una sociedad laica, ha configurado nuestras relaciones de desigualdad.

    Perdón por la extensión de mi comentario, me ha sido imposible reducirlo más.

    • 26 justi
      27 octubre 2009 en 00:00

      Hola, Ana,
      leyéndote he visto que has ido desenmascarando
      aquellos textos y gestos históricos que han contribuido a este sistema
      desigual de caminar en la sociedad.
      Tenemos la obligatoria tarea de hacerlo,
      y todos hemos de ser partícipes de esta transformación hacia la digna igualdad, en el colectivo de mujer y en otros colectivos también.
      La igualdad ha de imperar en todo el planeta. Faena queda… son largos siglos
      de historia desigual.
      Que en todos lo sectores, político, económico, religioso, educativo,
      no se hagan diferencia de la aplicación de los Derechos por el género de las personas o por su orientación,
      orígen en algún modo también de los maltratos.
      Un beso,
      Justi

  16. 27 octubre 2009 en 00:00

    Todo lo que aquí escribes, Justi, para mi tendría una solución posible que sería más y mejor EDUCACIÓN. Una educación basada en el respeto, en la tolerancia; una educación rica en valores. Por supuesto una educación igual sinn distinción de sexos. Pero, algo falla en el mundo de hoy porque se ven muchos hechos como los que aquí dejas escritos que, ojalá, sólo fueran escritos y no reflejo de la relidad, de esta sociedad que falla, que entre todos construimos. Pero la EDUCACIÖN no sólo se enseña en las aulas, que también, sino que debe tener como pilar fundamental la familia. Por desgracia veo mucha desestructuración familiar en el centro; hacemos lo que buenamente está en nuestras manos, pero si el fallo reside en el hogar y ahí no se toman medidas nuestra labor de nada sirve. Es insoportable escuchar tanto caso de malos tratos, de abusos y de asesinatos, y a esto hay que buscarle un fin ya. Me rio de las sentencias de alejamiento, ¿quién lo controla? En fin, es un tema que da mucho para pensar y para el que hay que buscar soluciones desde muchos flancos.
    Un abrazo, Justi

    • 28 justi
      27 octubre 2009 en 00:00

      La Educación, amigo Fernando, es primordial.
      Y a veces hemos visto que esta Educación ha sido discriminatoria
      según fuera dirigida para unos o fuera dirigida para otras.
      Tanto en el ámbito social, escuela o familia, ha habido, hay, fallos todavía.
      Lo estamos viendo a diario.
      Sigue faltando perspectiva de igualdad en prensa, televisión…etc
      que a veces tampoco ayudan en la hora de enfocar el maltrato.
      Se fijan más en el lado dramático, de lo que le pasó a la maltratada, olvidándose del seguimiento al maltratador, juicio o pena impuesta…
      Y desde luego la frase esa de “eran muy normales”, mejor evitarla.
      En fin, que como dices y digo, la Educación tiene recorrido largo para
      educar en igualdad, cosa que a menudo no se ha hecho…
      Un abrazo, y gracias por dejar aquí tus palabras.
      Justi

  17. 29 ana rodrigo
    27 octubre 2009 en 00:00

    De nada nos sirve que nos enseñen a curar las cornadas si dejamos que los toros anden sueltos. Y estos toros son todos los que venimos mencionando: machismo, patriarcado, androcentrismo, religiones, lenguaje sexista, chascarrillos populares machistas, leyes injustas, etc.

    Ciertamente que nadie tenemos la barita mágica para hacer desaparecer esta lacra social, pero no es menos cierto que la necesidad de una educación para la igualdad es apremiante y urgente para aminorar la violencia de género. Digo aminorar porque he conocido jóvenes que han tenido una concienzuda educación para la igualdad en su centro escolar y posteriormente daba la impresión en su conducta de que no se habían enterado de nada, aunque muchísimos sí han aprendido otra manera de vivir en igualdad.

    De hecho, por lo menos en Andalucía, se da una enorme importancia a este aspecto educativo, y en España es obligatoria la asignatura de Educación para la Ciudadanía en la que se hace hincapié especial en este capítulo.

    Pero algo pasa cuando y, a pesar de este esfuerzo desde la educación escolar, la violencia de género sigue intacta. Las costumbres ancestrales que siguen vigentes en nuestros ambientes familiares, la publicidad, los programas basura de la televisión, y etcétera largo.

    Por tanto no debemos atacar sólo las consecuencias, es decir los hechos dados, sino las causas, algunas tan sibilinas como mencioné ayer al hablar de las religiones. Debemos ir cambiando los paradigmas en los que nuestra mentalidad se ha ido alimentando y contrarrestar esta situación impregnando la sociedad con una nueva forma de relación entre hombres y mujeres, la del respeto entre hombres y mujeres como seres humanos que somos todos y todas.

    • 30 justi
      27 octubre 2009 en 00:00

      Hola Ana, por supuesto que luchamos contra textos centenarios…
      y no tan centenarios…
      Aquí pongo unas joyas:

      “La mujer deber adorar al hombre como a un Dios. Cada mañana debe arrodillarse 9 veces consecutivas a los pies del marido y con los brazos cruzados preguntarle: Señor ¿qué deseáis que haga?”
      (Zaratustra, filósofo s. VII a.c)

      “Los niños, los idiotas, los lunáticos y las mujeres no pueden y no tienen capacidad para efectuar negocios”
      (Enrique VII, rey y jefe iglesia Anglicana…)

      “Los hombres son superiores a las mujeres porque Alá les otorgó la primacía sobre ellas. Dio a los varones el doble de lo que dio a las mujeres.
      Los maridos que sufrieran desobediencia de sus mujeres pueden castigarlas , abandonarlas en sus lechos e icluso golpearlas. No se legó al hombre mayor calamidad que la mujer”
      (El Corán, s. VI)

      “Que las mujeres estén calladas en la Iglesia, porque no les es permitido hablar. Si quisieran ser instruidas sobre algún punto, pregunten en sus casas a sus maridos”
      (San Pablo apóstol cristiano, año 67 D.C.)

      “El peor adorno que una mujer puede querer usar, es ser sabia”
      (Lutero, teólogo reformador. s. XVI)

      “La naturaleza hace mejeres cuando no puede hacer hombres. La mujer es por tanto un hombre inferior”
      (Aristóteles, filósofo s. IV A.C.)

      Y no pongo LOS TEXTOS DE LA SECCIÓN FEMENINA DE LAS JONS,
      de fecha más reciente, porque esos seguro que los recordáis todavía)

      A la vista de estos textos que nos invitan a la sonrisa, sabemos que hay culturas en esta situación todavía…
      Mucho camino por recorrer. La ideología heredada no favorece.
      Besos


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Zamora, Puente de Piedra

puente pequeño

Soy lo que siento

¿Quien soy yo? soy lo que me ocurre y siento, azul, rojo, espacio, a veces niño y luego sentimiento, aroma de lejanos tiempos... La mañana es clara y el amor pasa todas las tardes ante mi casa. Soñando, esperando, asomado a la ventana estoy Justi

Justi

miro sin filoazul

Emma-la mascota de casa-

enma

Las fotos que hago

Archivos

Mi poemario

soy lo que siento
callar...gritar...siempre por mantener la justicia ante nuevos vendavales...Esos somos nosotros, los que resistimos como robles tras las curvas del sendero de la vida...

moldeando la luz…la imagen y mi palabra

iconodemoldeandolaluz

Historia de nuestras palabras: mis relatos

de la a a la z

El Caballero

quijote
CABALLERO DERROTADO, HAZME SITIO EN TU MONTURA, QUE YO TAMBIÉN VOY CARGADO DE AMARGURA... (leon felipe)

Traje regional de Zamora -CARBAJALES-

trajes
ARTE, COLORIDO, ESTALLIDO DE SENTIDOS EN EL TRAJE REGIONAL DE CARBAJALES-

Aguas del Duero-los arribes-

arrives del duero
Nube blanca, que vas tan sóla en el cielo y tan alta, junto a la luna de plata vendrás a parar mañana, igual que mi amor, en agua. En agua de mar honda y clara. (León Felipe)

leon felipe -monumento en Zamora-

leon felipenuevo

PIEDRAS SAGRADAS

Con las piedras sagradas de los templos caídos grava menuda hicieron los martillos largos de los picapedreros analíticos. Después, sobre esta grava, se ha vertido el asfalto negro y viscoso de los pesimismos. Y ahora... Ahora, con esta mezcla extraña, se han abierto calzadas y caminos por donde el cascabel de la esperanza acelera su ritmo. (Poema de León Felipe)

puente del Esla

puente esla
Tú, viejo Duero, sonríes entre tus barbas de plata, moliendo con tus romances las cosechas mal logradas. Y entre los santos de piedra y los álamos de magia pasas llevando en tus ondas palabras de amor, palabras.

santovenia del esla

santovenia2

MI PUEBLO

Un pueblo entre campos, pequeño, casas llenas de hermanos, una torre de iglesia, alta, y muchos tejados rojos, bajos. Un rio, encinas, una pradera para el ganado, flores, niños por las calles, los sembrados... Gentes que abren surcos en la tierra mientras miran a lo alto a ver si llueve. SANTOVENIA DEL ESLA es MI PUEBLO.

ARTESANÍA DE PERERUELA (zamora)

hornoruela-011g
octubre 2009
L M X J V S D
« Sep   Nov »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

A %d blogueros les gusta esto: